Última hora

Última hora

Historia de una inmigrante: la rumana que huye de la hostilidad del Brexit

Historia de una inmigrante: la rumana que huye de la hostilidad del Brexit
Derechos de autor
REUTERS/Alecsandra Dragoi
Tamaño de texto Aa Aa

Unos meses después de que Reino Unido votara a favor de abandonar la Unión Europea, María estaba esperando para ver a un médico en un hospital de Londres cuando una anciana inglesa le dijo que se volviera a su Rumanía natal.

"Usted es extranjera", recuerda María, que estaba muy embarazada en ese momento. "Tu lugar no está aquí", la espetó.

María se quedó aturdida. Hasta ese momento, nunca había sufrido un abuso directo por su nacionalidad en sus 10 años en el país.

¿Eres un extranjero residente en el Reino Unido que está pensando en marcharse por culpa del Brexit? Queremos saber tu historia. Contacto: marta.rodriguez@euronews.com

REUTERS/Alecsandra Dragoi
Adi y María llevan a sus hijas a dar un paseo por Hampstead HeathREUTERS/Alecsandra Dragoi

Pero desde la campaña de Brexit de 2016 - cuando algunos partidarios del "divorcio" de la UE dijeron que querían que Reino Unido tomara más control de la inmigración - María dijo que la hostilidad hacia los ciudadanos de la UE como ella ha salido a la luz.

La joven de 31 años, que pidió usar sólo su nombre de pila, dijo que ahora se estaba preparando para dejar el país a finales de este año con su marido y sus dos hijas, harta de lo que describió como xenofobia, así como del aumento del coste de la vida en Londres.

REUTERS/Alecsandra Dragoi
Elena juega en Hampstead HeathREUTERS/Alecsandra Dragoi

"Después del Brexit, todos pudimos sentir la obvia sensación de que no somos bienvenidos aquí", dijo María. "No quiero que mis hijos crezcan en este tipo de ambiente".

Le preocupa que sus hijos sean intimidados en la escuela. El año pasado, su niñera rumana y su hija de dos años estaban jugando en un parque cuando una mujer las acusó públicamente de ser ladronas.

REUTERS/Alecsandra Dragoi
María lleva a su hija en brazos.REUTERS/Alecsandra Dragoi

El Brexit se encuentra aún en una situación de gran incertidumbre, con políticos divididos entre una serie de opciones, incluyendo la de cancelar totalmente la salida de la UE. Pero muchos europeos ya están votando con los pies y eligiendo mudarse.

En el año transcurrido hasta finales de junio del año pasado, 145.000 ciudadanos de la UE abandonaron el Reino Unido, lo que supone un incremento del 18 por ciento respecto al año anterior, mientras que el número de personas que llegaron se ha ralentizado.

Políticos de todo el espectro político dicen regularmente que están orgullosos de la composición diversa de Reino Unido. Y el gobierno ha aprobado una ley que permite a los ciudadanos de la UE que viven en el país solicitar la residencia después de la división.

REUTERS/Alecsandra Dragoi
Adi trabaja con su colega Alexandru para una empresa de mudanzas.REUTERS/Alecsandra Dragoi

Pero muchos inmigrantes de la UE, en particular los de los Estados miembros más pobres del este, como Polonia y Rumanía, se quejan de que no se les hace sentir bienvenidos.

Dicen que se les acusa de robar puestos de trabajo a los británicos, sobrecargar los servicios de salud y de rebajar los salarios, a pesar de que el desempleo en Reino Unido es el más bajo de los últimos cuatro decenios.

Las cifras oficiales muestran que los delitos motivados por el odio en Reino Unido aumentaron a un nivel récord el año pasado, en casi un quinto, con la votación del Brexit citada como un factor significativo.

Adi juega al escondite con su hija Elena.

María vino a Reino Unido en 2008 para trabajar en una casa de acogida y esperaba ganar lo suficiente para comprar un coche. Inicialmente planeaba quedarse un año, pero luego conoció a su marido rumano y decidió quedarse más tiempo.

En un buen mes de su trabajo en una empresa de mudanzas, pueden ahorrar alrededor de 500 libras, suficiente para comprar una casa en Rumanía, mientras viven de forma ahorrativa en un pequeño estudio en Hampstead, Londres, con sus dos hijas.

REUTERS/Alecsandra Dragoi
Elena y su hermanita duermen la siesta de la tarde.REUTERS/Alecsandra Dragoi

Comparten con su hija mayor una gran cama doble que ocupa la mayor parte del piso. Hay una pequeña mesa en la esquina de la habitación donde comen.

"Es muy difícil porque si uno de los niños llora, despertará al otro", dijo. "No se puede socializar con mucha gente porque (el apartamento) es muy pequeño".

REUTERS/Alecsandra Dragoi
Adi y María llevan a sus hijas a dar un paseo por Hampstead Heath.REUTERS/Alecsandra Dragoi

María dijo que inicialmente estaba siguiendo todas las noticias sobre el Brexit, pero ahora lo encuentra desconcertante.

"Creo que el Brexit es una locura", dijo. "No creo que necesitaran salir de la UE. Es muy triste que el Brexit esté destruyendo el Reino Unido".

"Nos hemos visto afectados por esta incertidumbre. Hay mucha incertidumbre y sólo queríamos irnos a casa".

Escrito por Andrew MacAskill