Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El infierno de ser refugiado en Libia

El infierno de ser refugiado en Libia
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Cuando la guerra se acerca demasiado, huyes, a menos que no te lo permitan. Estas imágenes muestran como varios migrantes y refugiados recluidos en un centro de detención son sorprendidos por los ataques de las milicias libias, supuestamente al servicio de la ofensiva de Khalifa Haftar.

Munir y su hijo Murad, de siete años, lo vieron todo.

"Vino gente armada hacia nosotros, querían llevarse nuestros teléfonos y nuestro dinero. Nos dividimos en 3 grupos. En la primera habitación, se llevaron los teléfonos y el dinero. En la segunda sala, donde un grupo de cristianos estaba orando con el sacerdote, los hombres armados irrumpieron y les dijeron que se detuvieran. Ellos se negaron. Y fue entonces cuando empezaron a disparar. 18 ó 20 personas resultaron heridas de bala. La gente empezó a gritar. Y luego tomaron sus ametralladoras y rociaron la habitación con balas".

Se cree que han muerto siete personas. Varias docenas resultaron además heridas. . Al menos cinco de esos centros están ubicados en Trípoli y sus alrededores, y desde el 4 de abril han estado expuestos repetidamente al recrudecimiento de los combates.

Euronews ha solicitado a las autoridades libias el acceso a estos centros para comprobar de primera mano cómo son las condiciones en las que viven actualmente estos hombres, mujeres y niños.

Las organizaciones humanitarias dicen que la situación es desesperada.

"Los centros de detención no fueron construidos para albergar a la gente. A menudo son almacenes que ahora se han utilizado para el meter personas en lugar de mercancías. A veces a las celdas las llamamos hangares, debido a que son habitaciones grandes, largas y abiertas, donde cientos de personas están hacinadas y encerradas. La gente está durmiendo en el suelo, a veces en un colchón muy delgado, y tienen muy poco acceso al mundo exterior", dice el jefe de misión de Médicos Sin Fronteras en Libia, Sam Turner.

Después de sobrevivir al ataque, Munir y su familia escaparon del centro de detención y se les dio refugio en esta escuela del centro de Trípoli. Pero no tienen idea de lo que sucederá después.

"No puedo elegir un país. Iría a cualquier país que me llevara. Un país seguro donde mis hijos puedan recibir una educación. Mi única ambición es llegar a un país seguro donde pueda hablar libremente y expresarme. Si fuese yo quien eligiese iría a Estados Unidos, Canadá o Inglaterra. Si fuera por mí, iría a Canadá".

Por ahora, Canadá es un sueño muy lejano. Si la batalla en Trípoli termina, y esta escuela vuelve a abrirse para los estudiantes, es muy probable que a Munir y a su familia les mandasen a otro centro de detención. Entonces seguirían afrontando las dificultades de una realidad que desearían que no fuera la suya.