Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

EEUU castiga a Turquía sin F-35 por comprar a Rusia su sistema antimisiles

EEUU castiga a Turquía sin F-35 por comprar a Rusia su sistema antimisiles
Derechos de autor
REUTERS/Andrea Shalal
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos ha suspendido la venta de cazas F-35 a Turquía como castigo por la decisión de Ankara de comprar a los rusos su sistema antimisiles S-400. Según la Casa Blanca, ambos programas son "no pueden coexistir".

"La compra del S400 por parte de Turquía es incompatible con sus compromisos con la OTAN y tendrá un impacto negativo en la interoperabilidad de Turquía con la alianza (atlántica) -apuntó la subsecretaria de Defensa estadounidense Ellen Lord-. Pese a la decisión de Turquía de proceder a la adquisición del sistema ruso, la asociación internacional F35 es fuerte y resistente".

Turquía califica la medida de "injusta" y "unilateral"

Turquía ha reaccionado de inmediato, calificando la decisión estadounidense de "injusta" y "unilateral". En un comunicado, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu, afirma que esta medida "no respeta el espíritu de la OTAN" y no se basa en "razones légitimas".

Washington presionó a Ankara durante meses para que no hiciera efectiva la compra del sistema antimisiles ruso, pero el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan se mantuvo firme y la semana pasada recibió la primera entrega de S-400, insistiendo en que habían recurrido a Moscú al fracasar en su intento de adquirir los Patriot estadounidenses.

Una decisión con un alto coste para Turquía

La decisión de Estados Unidos de excluir a Turquía del programa F-35 (en el que participaba desde su lanzamiento) tendrá importantes consecuencias.

En concreto, supondrá la exclusión de los pilotos turcos que se entrenan actualmente en Estados Unidos en los F-35. También quedará anulada la entrega de los cuatro aparatos comprados por Ankara pero que aún están en suelo estadounidense.

Además, el personal turco del consorcio internacional que fabrica los F-35 será reemplazado y los contratos atribuidos a empresas turcas para fabricar numerosas piezas, serán atribuidos a otras compañías.