Última hora
This content is not available in your region

El deshielo del Ártico supera las previsiones más pesimistas según dos estudios internacionales

euronews_icons_loading
Zonas más afectadas por el derretimiento del casquete de Groenlandia
Zonas más afectadas por el derretimiento del casquete de Groenlandia   -   Derechos de autor  ESA/NASA/IMBIE/Planetary Visions
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras los líderes mundiales deciden cómo enfrentar el cambio climático en la COP 25 de Madrid, los científicos continúan aportando pruebas de la urgencia de actuar.

Esta semana dos estudios alertan de la situación alarmante a la que se enfrenta el Círculo Polar Ártico por el calentamiento global.

El primer informe advierte que el derretimiento del hielo de Groenlandia se está produciendo a un ritmo siete veces superior al de los años 90. La pérdida de hielo equivale al peor de los escenarios posibles presentados por los expertos de Naciones Unidas.

ESA/NASA/IMBIE/Planetary Visions
La línea azul representa el derretimiento actual, en línea con el peor de los escenarios de los expertos (rojo)ESA/NASA/IMBIE/Planetary Visions

Bajo este escenario el nivel de los océanos podría subir 150 milímetros adicionales a los 60 centímetros que se calculan actualmente para el año 2010.

ESA/NASA/IMBIE/Planetary Visions

Esto afectaría a unos 400 millones de personas a inundaciones costeras.

Además el derretimiento a los niveles actuales tiene efectos en el clima, las corrientes marinas y atmosféricas o en la composición de los océanos que aún se desconocen. "Es un área de investigación muy activa" nos dice Ruth Mottram del Instituto Meteorológico Danés "los efectos todavía no son muy obvios y son motivo de discusión entre los expertos. En el Ártico, por ejemplo los grandes ríos siberianos ya vierten grandes cantidades de agua dulce así que el sistema puede gestionarla en cierta medida. Está menos claro cuales son los efectos por ejemplo en el Atlántico".

La dificultad de medir la pérdida de hielo neta radica en el complejo sistema de Groenlandia, donde de forma natural el derretimiento de los meses más cálidos es compensado por las nevadas. El estudio muestra un claro déficit uq se está acelerando

El estudio -el más completo hasta la fecha- ha sido realizado por un consorcio de 96 científicos polares de 50 organizaciones internacionales y publicado en la revista Nature.

El permafrost del Ártico, una nueva fuente de gases de efecto invernadero

El segundo estudio, no menos preocupante, es la el informe anual sobre el Ártico que elabora cada año la agencia medioambiental estadounidense NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration).

La "tarjeta" de este 2019 advierte de que con el calentamiento global el permafrost se está convirtiendo en una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los suelos helados cubren el 24% de la superficie del hemisferio norte, principalmente en Siberia, Groenlandia, Canadá o Alaska y encierran grandes cantidades de metano y CO2, siendo uno de los "sumideros" de dióxido de carbono, como los océanos o los bosques.

Durante el verano las plantas absorben CO2, pero al ser tan corto se estima que las emisiones que se producen el resto del año superan la absorción, según un nuevo estudio.

El saldo total estimado es de unos 600 millones de toneladas de carbono emitidas anualmente.

La principal fuente de emisiones es la actividad de los microbios. Con temperaturas más frías esta actividad se ve reducida.

NOAA
Emisiones de CO2 estimadas entre octubre y abril entre 2003 y 2017.NOAA

Se trata de un peligroso proceso de retroalimentación: los gases liberados aceleran el calentamiento y el calentamiento acelera la liberación de gases. Es uno de los fenómenos que más temen los científicos en el actual contexto de crisis climática y estas conclusiones apuntarían a que ya se está produciendo.

En la temporada 2018/ 2019 la temperatura anual al norte del Paralelo 60º (el Círculo Polar Ártico) ha sido la segunda más cálida desde el año 1900. "El calentamiento de la temperatura del aire está provocando cambios en el medio ambiente del Ártico que afectan a los ecosistemas y las comunidades a escala regional y mundial" concluye el informe.