Última hora
This content is not available in your region

Francia venderá en farmacias un potente sedante para enfermos terminales

Francia venderá en farmacias un potente sedante para enfermos terminales
Derechos de autor  Midazolam
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras España ha abierto la vía hacia la regulación de la eutanasia, la vecina Francia no aborda claramente el debate, pero avanza en mejorar las condiciones de los enfermos terminales.

El Ministerio de Salud galo ha seguido la recomendación de la Alta Autoridad de Salud y ha anunciado esta semana que permitirá la venta en farmacias de midazolam, un compuesto que se inyecta para sedaciones largas y continuas hasta la muerte del paciente y que actualmente sólo se utiliza en los hospitales.

Aunque en teoría la ley permitía esta práctica en el domicilio, en la práctica actualmente sólo se puede practicar este tipo de cuidados paliativos en los hospitales, porque solo ellos tienen acceso al medicamento.

La Agencia de Medicamentos gala cambiará la autorización para la comercialización del midazolam dentro de cuatro meses y el Ministerio permitirá acceder al medicamento a los médicos generalistas que tengan a su cargo a pacientes terminales.

Para muchos, es un discreto paso hacia la eutanasia. Países vecinos de Francia como Bélgica, Suiza y ahora España el suicidio asistido y/ o la eutanasia son legales.

El Gobierno quiere no obstante reforzar el marco legal y propone que sea necesario “firmar un acuerdo con un equipo o un servicio de cuidados paliativos del hospital para garantizar la colegialidad de la decisión, así como el acompañamiento y el seguimiento de los pacientes".

Algunos colegiados consideran insuficiente esa normativa y creen que también habría que regular la prescripción.

Otros médicos de familia consideran absurdo que tengan que consultar con sus colegas la decisión de recurrir a estos cuidados paliativos.

El caso de Jean Méheut-Ferron, un médico de Le Havre el pasado mes de noviembre había puesto de relieve las dificultades para administrar este tipo de tratamiento.

El facultativo había sido juzgado y se le había prohíbo ejercer por haber administrado este medicamento a cinco ancianos. Se exhumaron siete cadáveres de antiguos pacientes para la investigación.

A pesar de la sanción, contó con el apoyo de muchos de sus colegas.