Última hora
This content is not available in your region

¿Fumar mata... el coronavirus? Lo que dice la OMS sobre el tabaco y el COVID-19

Una joven fumadora en Chicago
Una joven fumadora en Chicago   -   Derechos de autor  Nam Y. Huh/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

El consumo de tabaco mata a unos ocho millones de personas al año, así que el estudio francés publicado la semana pasada que afirma que los fumadores son menos propensos a contraer el coronavirus dejó a muchos boquiabiertos.

En el estudio preliminar, realizado por el Hospital Pitié-Salpêtrière de París, se afirma que "la condición de fumador parece ser un factor de protección contra la infección por el SARS-CoV-2" y que "se puede sugerir la nicotina como posible agente preventivo contra la infección por el COVID-19", basándose en la literatura científica y las observaciones del propio hospital.

El célebre neurólogo Jean-Pierre Changeux tiene la hipótesis de que la nicotina utiliza los mismos receptores ACE2 que utiliza el SARS-CoV-2 para entrar en las células, e impediría la propagación del nuevo coronavirus.

Los médicos del hospital parisino creen que el coronavirus podría estar infectando las neuronas del sistema ofativo y / a través de los pulmones, provocando síntimas diferentes, en contraste con la hipótesis comunmente aceptada de que los receptores ACE2 son la principal vía de entrada del nuevo virus en las células.

Además la nicotina evitaría la "tormenta de citocinas" la reacción descontrolada del sistema inmune que está provocando los casos más graves y la mayoría de muertes.

Un estudio chino también concluyó que en una muestra de 1.000 personas infectadas sólo el 12,6% eran fumadoras, mientras que la proporción de infecciones entre la población general era del 28%.

Se ha previsto poner en marcha un estudio clínico con parches de nicotina para investigar esta teoría. Se probará como método de prevención para personal sanitario, en enfermos hospitalizados y en personas en cuidados intensivos.

El estudio advierte que "la nicotina es una droga de abuso responsable de la adicción al cigarrillo" y añade que "fumar tiene graves consecuencias patológicas y sigue siendo un grave peligro para la salud".

El director general de Salud Jerome Salomon advierte que "hay que tener mucho cuidado. No hay que olvidar los efectos nocivos de la nicotina (...) lo que está comprobado es que los fumadores sufren casos graves de Covid", continuó, aconsejando no volver a fumar a los exfumadores y recordando que "el tabaco es el asesino número uno en Francia con 75.000 muertes al año".

Advirtió que "los que no fuman no deben recurrir en absoluto a los sustitutos de la nicotina", que causan efectos secundarios, principalmente cardiacos, y adicción.

A pesar de las advertencias, la nueva información ha creado confusión sobre la relación entre el tabaquismo y COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Entonces, ¿qué dicen los expertos en salud mundial? ¿Los fumadores son menos propensos a contraer el virus?

No. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los fumadores son más vulnerables a la infección.

"El acto de fumar significa que los dedos (y posiblemente los cigarrillos contaminados) están en contacto con los labios, lo que aumenta la posibilidad de transmisión del virus de la mano a la boca", dijo la OMS.

"Los productos para fumar, como las pipas de agua, a menudo implican compartir boquillas y mangueras, lo que podría facilitar la transmisión del COVID-19 en entornos comunitarios y sociales".

"Los fumadores también pueden tener una enfermedad pulmonar previa o una capacidad pulmonar reducida, lo que aumentaría enormemente el riesgo de padecer manifestaciones graves".

Recuerdan que el tabaco y otras condiciones que aumentan la necesidad de oxígeno o reducen la capacidad del cuerpo para usarlo eficientemente "pondrán a los pacientes en mayor riesgo de enfermedades pulmonares graves como la neumonía".

Los estudios también muestran que los fumadores tenían más probabilidades de morir que los no fumadores durante el brote del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) en 2012.

En otra declaración a Euronews, la Organización Mundial de la Salud dice que actualmente están revisando las investigaciones y estudios sobre el tabaquismo y la nicotina.

"La evidencia actual sugiere que la gravedad del COVID es mayor entre los fumadores".

"Las únicas personas que deberían estar usando parches de nicotina en este momento son las que necesitan usarlos para dejar de fumar".

En un informe publicado en marzo por el Centro Europeo para el Control de las Enfermedades (ECDC) también se ha identificado a los fumadores como un "grupo vulnerable" a la infección por COVID-19.

El ECDC asegura que una mayor expresión del gen ACE2 (enzima convertidora de angiotensina II) en los tejidos pulmonares, algo que aumenta con el consumo de tabaco, puede estar relacionado con una "mayor susceptibilidad" al coronavirus, al contrario de lo que afirma el estudio francés.

Aunque los datos disponibles pueden ser limitados, los estudios científicos citados por la OMS y el ECDC afirman que fumar puede hacer a las personas más susceptibles a complicaciones graves de una infección por coronavirus.

Las autoridades nacionales de toda Europa también se adhieren a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Una fundación ligada al Sistema Nacional de Salud del Reino Unido ha publicado información sobre el coronavirus según la cual existe "un mayor riesgo para las personas que fuman".

"Si vas a dejar de fumar, este es un muy buen momento para hacerlo", dijo el Director Médico, Prof. Chris Whitty.

Las directrices del NHS también establecen que fumar aumenta el riesgo de "más de 50 enfermedades graves".

El Ministerio de Salud francés en su información sobre la epidemia dice que los fumadores no tienen más riesgo de contaminación, pero sí "más riesgo de desarrollar enfermedades graves" y que fumar daña los tejidos pulmonares y los hace más vulnerables al COVID-19

En medio del revuelo causado por el estudio Francia ha restringido duramente la venta de productos sustitutivos del tabaco.

Las farmacias solo pueden vender suministros para un mes como máximo de cualquier producto de nicotina destinado a frenar la dependencia de los cigarrillos.

La venta de productos en línea ha sido prohibida por completo.

El Ministerio de Salud dijo que las medidas se adoptaron para "prevenir el riesgo para la salud relacionado con el consumo excesivo o el uso indebido" de productos de nicotina por parte de las personas que esperan protegerse de COVID-19.