Última hora
This content is not available in your region

La vida después del confinamiento: ¿Cambiarán nuestros hábitos sociales para siempre?

Emmanuel Macron,Narendra Modi
Emmanuel Macron,Narendra Modi   -   Derechos de autor  AP Photo/Kamil Zihnioglu, Archivo
Tamaño de texto Aa Aa

Cambios drásticos en nuestras rutinas nos han obligado a alterar nuestros hábitos sociales y a reevaluar nuestras relaciones de forma rápida y repentina. Pero sus efectos podrían continuar en nuestras vidas de manera más permanente después del confinamiento, según los expertos con lo que ha hablado Euronews.

Estos cambios también podrían tener un impacto significativo en nuestra salud mental, incluso mientras las estrictas medidas confinamiento en casa están empezando a relajarse en Europa.

"Los niveles masivos de estrés y ansiedad son un gran factor", dijo el psicólogo clínico Eddie Murphy a Euronews. "Impactará a diferentes poblaciones de diferentes maneras, pero el estrés individual ha ido en aumento".

El psicólogo, que reside en Irlanda, señaló que cada nación buscará sus propias protecciones para la salud mental en medio de la pandemia, pero subrayó que serán necesarios primeros auxilios psicológicos. "Este sería un enfoque inmediato y único, y estaría a disposición del público en general para que lo utilice si está angustiado".

Según Murphy, las intervenciones que se están elaborando se construyen en torno a tres etapas específicas: la primera es de base amplia para el estrés y la ansiedad, la segunda para la ansiedad generalizada y el "duelo interrumpido", y un nivel máximo para aquellos que podrían estar experimentando el trastorno de estrés postraumático.

Dijo que las intervenciones se extenderían a toda la población, pero que estarían en alerta especial para los niños, los discapacitados y los vulnerables.

Habrá mucho duelo

Al comienzo de la crisis, "tuvimos la fase de preparación con mucha ansiedad", dijo el doctor Murphy, añadiendo que desde entonces habíamos pasado por una "fase heroica, en la que todo el mundo se une".

"Ahora estamos en la fase de desilusión, donde habrá mucho agotamiento".

Después de esto, Murphy dijo que viene la "fase de recuperación", que traerá "mucho duelo" y "dolor interrumpido".

AP/Francisco Seco

Esto se refiere, en parte, a los rituales de luto que han sido completamente trastocados por el COVID-19, ya que los amigos y parientes no han podido despedirse adecuadamente de sus seres queridos debido al peligro de contagio de la enfermedad.

"Desde una perspectiva irlandesa, tienes un velatorio donde puedes observar el cuerpo", dijo Murphy. "Pero el COVID-19 detiene la estructura [del duelo] para ese grupo de personas, y puede ser muy significativo para algunos".

AP/LaPresse/Claudio Furlan
Reunión después de un servicio fúnebre en Milán, Italia.AP/LaPresse/Claudio Furlan

Es "tiempo de re-priorizar" lo que importa en las relaciones

El efecto de los confinamientos en toda Europa no siempre es negativo. Para muchos, también habrán demostrado ser una buena oportunidad para reevaluar las relaciones personales.

Para las parejas que cohabitan, la psicóloga social y científica de las relaciones, Verónica Lamarche, dijo que podrían usar el encierro para trabajar para "re-priorizar lo que quieren obtener de estas relaciones".

"Piensa en el confinamiento como un borrón y cuenta nueva. Las cosas que no funcionaban bien antes, podemos centrarnos en ellas y reinvertirlas".

Luego señaló que algunas parejas sentirían una tensión debido a circunstancias inusuales "que sacan a la luz temas" cuando pasan mucho tiempo juntos.

"Algunos países dirán que ha habido un aumento repentino en la tasa de divorcio, lo cual es en parte natural porque uno se ve obligado a evaluar y volver a priorizar lo que importa", dijo.

Pero otros, agregó, "realmente valoran y aprecian el tiempo que pueden pasar con sus parejas".

"Antes del confinamiento, [los factores] externos pueden haber estado dañando la relación".

AP/Emilio Morenatti
Una pareja camina de la mano por la playa de Barcelona, España.AP/Emilio Morenatti

Según Lamarche, algunas acciones fuera de lo común de los políticos en la televisión o el hecho de ver a la gente violar las pautas de distanciamiento social también pueden ser un factor de acercamiento.

"Cuando un político se comporta de una manera que no esperamos, puede hacer que nos inclinemos más hacia nuestra relación y nos centremos en las cosas buenas de nuestra pareja y restablecer el orden".

"Cuando ves a un vecino que tal vez esté ignorando el distanciamiento social, podemos recurrir a nuestras relaciones para tener una sensación de normalidad y estabilidad durante esos momentos", añadió.

El "valor" de la interacción cara a cara

En términos más generales, una falta extendida de comunicación física cara a cara podría hacer que las personas se dieran cuenta de "lo valioso" que pueden ser las interacciones sociales, según el psicólogo del comportamiento Benjamin Voyer.

"Los humanos son muy sociales por naturaleza", dijo a Euronews. "Las cosas que encontramos para reemplazar estas [interacciones] tienen su mérito, pero la gente está descubriendo lo agotadora que puede ser la comunicación virtual".

"Con la comunicación cara a cara, podemos sentir y comunicarnos de una manera mucho más sutil.

"Pero con la interacción en línea, necesitamos compensar la falta de pistas que normalmente usamos para señalar que estamos comprometidos, felices, etc".

"Esto lo hace más cansado".

AP/Marco Ugarte
Las interacciones virtuales han crecido en importancia.AP/Marco Ugarte

¿Un cambio cultural?

Voyer dijo que los confinamientos también podrían conducir a un cambio en los valores de la mentalidad de la cultural tradicional de Europa, de una en la que "se espera que todos se cuiden a sí mismos" a otra en la que "lo normal por defecto es cuidar de los demás porque esperas que los demás te cuiden a ti".

"Es probable que la gente desarrolle estos valores a medida que se ve obligada a tomar la perspectiva de los demás y a comprender sus dificultades - ver a los padres darse cuenta de que enseñar a los niños es mucho más difícil de lo que parece".

Ejemplos de este nivel de empatía pueden verse ampliamente en medio de la pandemia, como las campañas en las redes sociales en diferentes países europeos animando a la gente a quedarse en casa para proteger las vidas de los más vulnerables.

A medida que los países empiezan a suavizar gradualmente sus medidas, Voyer dijo que no está inmediatamente claro lo que podría suceder socialmente - pero que probablemente implicaría tratar de recrear cómo era la vida antes del confinamiento, mientras que también se acepta el hecho de que COVID-19 seguirá siendo parte de nuestras vidas.

"Lo primero que se espera es que la gente intente recrear algo que parezca una vida 'normal'", explicó."Pero han visto surgir una versión virtual de 'todo', desde cenas, citas, clubes y más. Así que el siguiente paso es repensar cómo hacemos las cosas en primer lugar, mientras nos enfrentamos a las limitaciones [sociales]".

¿Se desvanecerán los hábitos y los efectos psicológicos perjudiciales?

Es más probable que cualquier cambio a largo plazo en los hábitos sociales sea personal en lugar de social, dijo Voyer, y agregó que esto podría variar dependiendo de nuestras diferentes experiencias durante el confinamiento."Algunos pueden haber descubierto que trabajan desde casa y pueden querer seguir haciéndolo después del encierro".

"Para otros, se trata de establecer una rutina de videollamadas con los amigos - o conseguir que todo se les lleve a casa", añadió

AP/Emilio Morenatti
Una pareja camina en un mercado español.AP/Emilio Morenatti

Para las relaciones románticas, Lamarche dijo que se puede reconsiderar la vida después del confinamiento, pero advirtió que hay que relativizar.

"Hay mucho estrés, y con el estrés viene el conflicto, y con el conflicto a menudo puede ser fácil desplazar ese estrés a nuestra pareja y preguntarnos si es el adecuado para nosotros", añadió. "La estrategia es tener una visión realmente idealizada de tu pareja, incluso si te pone de mal humor"

"Intente aferrarse a lo positivo y recuerde que ellos también están pasando por el mismo estrés", concluyó.

Para el doctor Murphy, minimizar el estrés y limitar los efectos mentales negativos se reduce a una lista de algunas cosas aparentemente bajo control.

"Dormir, descansar, una buena nutrición, mantenerse alejado de la avalancha de noticias, y lavarse las manos", dijo, añadiendo: "Y controla sólo lo que puedas controlar".