This content is not available in your region

El coronavirus empezó a expandirse en China en agosto

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey  & Marta Rodríguez Martínez
Científicos realizan investigaciones con coronavirus en el Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones HZI, en Brunswick (Alemania), el 8 de mayo de 2020.
Científicos realizan investigaciones con coronavirus en el Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones HZI, en Brunswick (Alemania), el 8 de mayo de 2020.   -   Derechos de autor  Julian Stratenschulte/dpa via AP

Imágenes satelitales de los aparcamientos de los hospitales de Wuhan y las consultas a los motores de búsqueda de la ciudad china sugieren que el brote de COVID-19 comenzó mucho antes de lo que se pensaba, según una investigación de la Facultad de Medicina de Harvard.

Los investigadores utilizaron más de 110 imágenes satelitales de seis hospitales situados en Wuhan entre enero de 2018 y abril de 2020, así como datos diarios de búsquedas relacionadas con síntomas como "tos" y "diarrea" en el motor de búsqueda chino Baidu de Wuhan entre abril de 2017 a mayo de 2020.

Encontraron que "el aumento del tráfico hospitalario y los datos de búsqueda de síntomas en Wuhan precedieron al inicio documentado de la pandemia de SARS-CoV-2 en diciembre de 2019".

Observaron, por ejemplo, que un "aumento pronunciado" de la ocupación de los hospitales, medido por el indicador sustitutivo del volumen del aparcamiento, se observó por primera vez en agosto de 2019, y culminó con un pico en diciembre de 2019.

En agosto también se observó "un aumento singular de las búsquedas de diarrea que no se había visto en las temporadas de gripe anteriores ni se reflejaba en los datos de búsqueda de la tos".

Las búsquedas del síntoma respiratorio "tos" muestran fluctuaciones estacionales que coinciden con las temporadas anuales de gripe, pero la "diarrea" es un síntoma más específico del COVID-19 y sólo muestra una asociación con la epidemia actual, subrayaron los investigadores.

El estudio, que aún no ha sido revisado por expertos y ha sido calificado de "ridículo" por las autoridades chinas, admite limitaciones como el hecho de que muchas de las imágenes satelitales recibidas no eran utilizables porque la cobertura de nubes, la sombra de los edificios o la construcción hacían imposible contar con exactitud el número de automóviles en los estacionamientos.

Los datos de los motores de búsqueda también son "vulnerables a las fluctuaciones relacionadas con eventos de los que podríamos no ser conscientes" y dependen de la expansión de Internet, que "puede ser muy variable" en China, dijeron los investigadores.

Sin embargo, argumentaron que "aunque no podemos confirmar si el aumento de volumen estaba directamente relacionado con el nuevo virus, nuestra evidencia apoya otros trabajos recientes que muestran que la aparición ocurrió antes de la identificación en el mercado de pescado de Huanan".

"Estos hallazgos también corroboran la hipótesis de que el virus emergió de forma natural en el sur de China y que potencialmente ya estaba circulando en el momento de la agrupación de Wuhan" y "también insinúan la falta de señales tempranas del COVID-19 en los actuales sistemas de vigilancia de patógenos respiratorios", añadieron.

China ha sido muy criticada por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que acusó al país de no haber alertado con suficiente antelación a las autoridades sanitarias internacionales sobre el nuevo coronavirus. Trump también ha amenazado con retirar la financiación de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) argumentando que es demasiado cercana a Pekín para ser imparcial.

Los países miembros de la OMS votaron el mes pasado a favor de que la organización lleve a cabo una investigación independiente de la respuesta internacional al brote.

Más de 406.000 personas en todo el mundo han sucumbido al virus mortal, mientras que se sabe que más de 7 millones han sido infectadas, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

China ha comunicado hasta ahora 4.638 muertes y 84.195 casos confirmados.