Última hora
This content is not available in your region

Cambio climático | Viñas en los fiordos noruegos

euronews_icons_loading
Bjørn Ove Bergum podando sarmientos en su viña de Slinde
Bjørn Ove Bergum podando sarmientos en su viña de Slinde
Tamaño de texto Aa Aa

Los vikingos surcaron este fiordo durante cientos de años para buscarlo muy lejos hacia el sur. Ahora solo tendrían que acudir a las laderas de Slinde para recoger la uva y hacer el vino ellos mismos, aunque se dice que "en casa" preferían beber hidromiel, la cerveza vikinga.

El caso es que aunque la localidad noruega de Slinde está en la misma latitud que territorios como Groenlandia o Alaska, sinónimos de frío glacial, allí se encuentra una de las bodegas más septentrionales del mundo.

"Aquí hemos conseguido cultivar 55 tipos de viña distintos", explica Bjørn Ove Bergum, "entre otras especies de plantas conocidas como el chardonnay y el pinot noir. Para mí, como viticultor, el cambio climático es positivo, porque el clima se calienta".

La temperatura anual media ha subido en Noruega 1,3 ºC en los últimos 35 años. Las estaciones han cambiado y los veranos son más largos, favoreciendo el desarrollo de las plantas y la maduración de la uva, algo que, sin duda, agradece el paladar. En lo que va de año, ya se han llegado a alcanzar los 31 grados centígrados. La próxima cosecha invita a soñar.