Última hora
This content is not available in your region

¿Qué papel han jugado las fábricas textiles de Leicester en la propagación del virus?

euronews_icons_loading
¿Qué papel han jugado las fábricas textiles de Leicester en la propagación del virus?
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Obligados a trabajar sin las mínimas medidas de seguridad sanitaria y con sueldos miserables. En la ciudad inglesa de Leicester, varias fábricas de ropa han continuado su producción durante toda la pandemia, empleando principalmente a trabajadores inmigrantes, poco cualificados, que no tienen más remedio que trabajar, sean cuales sean las condiciones.

El Gobierno británico vincula las prácticas laborales de estas fábricas a la propagación prolongada del virus, pero no ha tratado de cerrarlas u ofrecer ayuda financiera a los trabajadores.

"La gran mayoría está haciendo lo correcto...", dice Manoher Singh Sehmi, propietario de SSS Fashions LTD, que puso en pausa su negocio y envió a casa a sus trabajadores.

"Por desgracia, estamos decepcionados. La mayoría lo hace, pero desafortunadamente, es la minoría la que nos decepciona...", lamenta.

En Leicester hay unas 1.500 empresas que emplean a miles de trabajadores.

"¿Es solo mala suerte que la COVID-19 haya aumentado aquí en Leicester, o es más complicado que eso? ¿Se puede culpar a los propietarios de las empresas por ignorar las pautas gubernamentales? ¿Ha disparado eso los casos de COVID-19?", se pregunta Luke Hanrahan, enviado especial de Euronews.

Sueldos inferiores al salario mínimo

Nick Sakhizadah trabaja en una fábrica textil y dice que durante el confinamiento le pagaron bastante menos menos que el salario mínimo.

"Me pagaban cinco libras, para mí era como trabajar gratis, y estaba corriendo un riesgo".

¿Y era seguro?, pregunta Luke Hanrahan.

"Para nada, era lo mismo que antes del coronavirus: sin guantes, sin mascarillas, sin distanciamiento social, nada de nada", respondeNick Sakhizadah.

Otros dicen que es injusto señalar directamente a los propietarios de las compañías textiles, como Rickky Sandhu, exempleado de una fábrica textil: "No se puede culpar solamente a los propietarios de las fábricas, porque las fábricas emplean a la gente. Necesitan trabajar".

La diputada laborista de Leicester Claudia Webbe achaca parte de la responsabilidad al Ejecutivo británico: "El Gobierno, sin duda, podría haber hecho más... Y me pregunto si ahora todo sería diferente si la ayuda se hubiera brindado mucho antes para que los trabajadores no sean explotados de esta manera".

Londres dice ahora que tiene la autoridad para cerrar negocios que no cumplan con sus pautas. La pregunta es: ¿deberían haberlo hecho ya?