Última hora
This content is not available in your region

Expertos sobre la vacuna rusa: "Nos parece más una actuación de marketing"

La nueva vacuna en el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya en Moscú.
La nueva vacuna en el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya en Moscú.   -   Derechos de autor  Alexander Zemlianichenko Jr/Russian Direct Investment Fund
Tamaño de texto Aa Aa

Rusia aseguró el martes que tiene una vacuna para la COVID-19. El presidente del país, Vladimir Putin, anunció que el tratamiento ha sido aprobado por las autoridades y podría estar disponible para el público en los próximos meses. Tan seguro estaba, que llegó a afirmar que su hija ya se había vacunado.

Pero la comunidad científica internacional sigue teniendo dudas sobre un anuncio que ve más como un ejerecicio de "marketing" que como una realidad. “Lo cierto es que somos escépticos en general, nosotros y la OMS”, explica Sonia Zúñiga, Investigadora en el laboratorio de coronavirus del centro nacional de biotecnología del CSIC.

Leer | Putin afirma que Rusia ya tiene la vacuna contra la COVID-19 y que su hija la ha probado

Zúñiga cuenta que, a diferencia de otras vacunas, en las que sí se han publicado ensayos clínicos, en este caso no hay datos ni publicaciones que le hagan referencia.

El ex Comisario Asociado de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), Peter Pitts, por su parte, se muestra más tajante al respecto: "No hay datos, no hay transparencia, no hay FDA en Rusia [y] tienen un historial de aprobación de medicamentos y vacunas con pocas o ninguna prueba". "Es menos una vacuna y más un cóctel molotov en este momento, que es exactamente lo que no necesitamos en la batalla global contra COVID-19" concluye Pitts.

Zúñiga explica que cada vacuna pasa por un proceso de prueba en fases que se van publicando. Aunque la necesidad de tener una vacuna lo antes posible hace que, en ocasiones, estas fases se solapen. “Es verdad que ahora está corriendo todo muy rápido. Por poner un ejemplo: con la vacuna de Moderna, entraron en fase 1 de ensayos clínicos en humanos, a la vez en macacos y en ratones, pero de todos estos ensayos han salido publicaciones. Normalmente se hace por fases, primero los preclínicos en ratones y macacos, pero todo eso alarga los tiempos”

“Todas estas vacunas que están avanzadas solo llevan un componente del virus, y están basadas en tecnologías muy probadas, en principio no causan muchos efectos adversos, por eso las farmacéuticas se están lanzando”, cuenta la investigadora del CSIC, que no se cierra a la posibilidad de que sea efectiva: “Puede que funcione, se basa en el mismo vehículo que utiliza la vacuna de Harvard y Janssen”.

  • Necesidad de "procedimientos rigurosos"

La Organización Mundial de la Salud (OMS) respondió al anuncio de Rusia subrayando los "rigurosos procedimientos" que se requieren para autorizar una vacuna.

En un comunicado enviado a Euronews, el organismo mundial de la salud dijo que estaba al tanto de que la vacuna rusa había sido registrada por las autoridades del país, y acogió con satisfacción "todos los avances en la investigación y el desarrollo de la vacuna COVID-19".

"La aceleración de la investigación en materia de vacunas debe hacerse siguiendo los procesos establecidos en cada etapa del desarrollo, para garantizar que cualquier vacuna que finalmente entre en producción sea a la vez segura y eficaz", explicaba la OMS. Que asegura estar en contacto con científicos y autoridades rusas, y espera con interés revisar los detalles de los ensayos.

En la actualidad hay 167 candidatos viables para la investigación de vacunas en todo el mundo, 28 de los cuales están en proceso de "evaluación clínica".

Peter Pitts dijo a Euronews que espera que se desarrollen múltiples vacunas COVID-19 para diferentes demografías, pero dice que debe evitarse centrarse en el último anuncio de Rusia.

"No podemos permitir que esta exageración nos quite el ojo de encima del premio, que es una vacuna sólida, de alta calidad, bien revisada y bien regulada", explicaba Pitts.

"Sería una vergüenza para nosotros si permitimos que este anuncio frene por un momento el desarrollo de una vacuna sólida y con base científica", concluía el comisario.