Última hora
This content is not available in your region

Black Noise o el festival húngaro de música que resiste al coronavirus

euronews_icons_loading
Black Noise o el festival húngaro de música que resiste al coronavirus
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La temporada de festivales de música en Hungría se ha reducido a la mínima expresión debido al coronavirus. No se pueden celebrar eventos que congreguen a más de 500 personas. Pero uno de los festivales underground más pequeños, el Black Noise, ha sobrevivido.

"No estaba seguro de que pudiéramos hacerlo. Únicamente contábamos con una oportunidad porque es un evento reducido. Si esto ya era un festival con unos 2 000 espectadores diarios, no podía ser razonable reducirlo todavía más y que, aún así, resultara atractivo", declara Balázs Varga, organizador del evento.

Las medidas de seguridad son numerosas: se controla la temperatura de los asistentes de manera rutinaria y las máquinas que distribuyen gel desinfectante se encuentran por todas partes.

"Unas 800 personas pueden entrar en el recinto donde se celebra el festival pero, según las normas húngaras, sólo 500 de ellas pueden colocarse junto a los escenarios. Para asistir a un concierto hay que validar un pase electrónico en la puerta", afirma Ádám Magyar, corresponsal de Euronews en Hungría.

Hay menos gente en los conciertos y los espectadores se sienten bastante seguros.

"Honestamente, no estaba segura de si era buena idea venir pero este es el único evento que tiene lugar este año", declara una espectadora.

"Casi todo ha sido cancelado o pospuesto y es muy difícil, ahora mismo, acudir a un evento de este tipo en Francia. Así que, estamos disfrutando mucho nuestro tiempo en Hungría porque todavía se pueden organizar fiestas, y es fantástico", afirma un turista francés.

Los asiduos a los festivales se han perdido numerosos conciertos pero, para los músicos, la agenda marcada por la COVID-19 supone una cuestión trascendental.

"Hay muchos menos conciertos y, por lo tanto, las expectativas son más altas. En una situación de 'hambre de espactáculos', como esta, la experiencia es mucho más intensa", señala Attila Grandpierre, cantante del grupo Vágtázó Halottkémek.

En Hungría la tasa de contagios de coronavirus es baja pero aumenta día a día. El tiempo dirá si tales eventos pueden celebrarse sin mayores consecuencias. La supresión de la próxima temporada de festivales sería dramática para una industria que emplea a decenas de miles de personas.