Última hora
This content is not available in your region

Para deshacerse del excedente de vino, Italia lo convierte en gel desinfectante

euronews_icons_loading
Para deshacerse del excedente de vino, Italia lo convierte en gel desinfectante
Derechos de autor  Luca Bruno/Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Vino y gel desinfectante: dos productos que nadie hubiera asociado hace unos meses y que ahora están ahora en la misma línea de producción.

Debido a las restricciones ligadas a la pandemia con el cierre forzoso de bares y restaurantes en Italia durante más de 2 meses de confinamiento absoluto, se redujeron las ventas de vino en más del 50%. Los tanques de la mayoría de las bodegas aún están llenos de los vinos de la última cosecha y necesitam espacio para los caldos de la próxima. Un decreto del gobierno ofrece a los bodegueros una vía de escapie: transformar el vino en gel desinfectante para las manos para superar la crisis del sector.

Al igual que en otros países europeos, como Francia o España, los propietarios de bodegas en Italia pueden ahora llevar sus existencias a las destilerías para que sean procesadas y transformadas en gel desinfectante.

"El vino que recibimos se almacena en estos tanques de acero conectados al sistema de destilación, que funciona con vapor, y es donde el vino se separa: agua y alcohol etílico. A medida que el alcohol se destila, se vuelve cada vez más puro hasta alcanzar el nivel apropiado para su uso farmacéutico, por lo que es perfectamente adecuado para producir un gel", explica Antonio Emaldi, dueño de una destilería y Presidente de Assodistil.

Una vez que está completamente separado de los demás elementos, el alcohol etílico debe pasar por un proceso de desnaturalización.

"El alcohol se extrae automáticamente del tanque y se transfiere a través de bombas en estas tuberías, donde se dosifica con productos químicos que deben desnaturalizarlo, es decir, deben hacerlo no apto para el consumo humano. A través de este sistema de tuberías fijas, va directamente al camión cisterna, que lo transportará a los que empaquetarán el producto y lo pondrán en las estanterías", continúa Emaldi.

En circunstancias normales, convertir el vino en gel desinfectante sería impensable, pero hoy en día es necesario permitir que un sector económico tan relevante en Italia se recupere de la crisis: "Simplemente intentamos hacer nuestra parte recibiendo rápidamente en nuestra estructura todo ese vino que impide que las bodegas que se preparen para la cosecha de mañana", concluye Emaldi.