Última hora
This content is not available in your region

La odisea de los refugiados en Europa

euronews_icons_loading
Hassan junto a su familia
Hassan junto a su familia   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Este año, más de siete mil personas han hecho el peligroso viaje por el canal de la Mancha arriesgando las mismas vidas que esperan reconstruir. Entre ellos, Hassan y sus hermanos, Hamza y Hazem. Nacidos en Arabia Saudi y de padres yemeníes, tuvieron que irse de su país natal cuando su padre perdió el permiso de trabajo.

Su elección: vivir en medio de la guerra civil de Yemen, un lugar que sólo habían visitado... o apostar por una nueva vida. Euronews ha hablado por teléfono con Hassan, que está en un centro de detención cerca de Londres: "Hemos intentado pedir el permiso en Estados Unidos, en Europa, pero lo rechazan. El camino legal es imposible"

Desde Arabia Saudí, fueron a Turquía para entrar en Europa. Los contrabandistas cobraron casi 8.500 euros para llevarlos a España. Aterrizaron en Madrid, y más tarde se trasladaron a Amsterdam,

No tenían dinero, ni apoyo, ni refugio... pasaron varios meses viviendo en la calle. Hassan asegura que era la primera vez en su vida que seó veía obligada a pedirle a la gente dinero para comer. Encontró una solución en su familia: su padre consiguió un visado para visitar el Reino Unido y solicitó asilo allí .

Sus hijos cruzaron el canal por Calais para encontrarse con él, aunque en condiciones difíciles, como explica Hassan: "Nos subieron en una embarcación pequeña. Había más gente de la que soportaba el bote. El responsable no sabía cómo conducir el barco. La policía nos miraba. Estábamos gritando pero no les importaba. Después de cinco horas de gritar y esperar vinieron y nos preguntaron: '¿Necesitan algo'?.

Su abogada, Helen Baron, considera que es un caso que debe ser atendido: "En el propio tratado de Dublín, se prevé que el Reino Unido se implique para tratar sus casos aquí. Donde sea justo, donde las personas sean extremadamente vulnerables y donde sea coherente o en interés de la unidad familiar, como aquí, donde tenemos un padre y luego sus tres hijos de 20 años y donde sería mucho mejor para todos ellos si se mantuvieran aquí juntos".

La obligación de regresar se detuvo después de que los abogados señalaran el caso de 11 sirios que fueron enviados de vuelta a España a principios de este mes. Encontraron un sistema de asilo sobrepasado. No tuvieron apoyo y terminaron durmiendo en las calles. El tribunal determinó que el ministerio del Interior del Reino Unido tenía el deber de proteger a otros de la misma experiencia.

El Gobierno británico quiere desalentar a la gente para evitar que haga este viaje, pero el Brexit influirá en el asunto al año que viene El convenio de Dublín ya no se aplicará. A menos que se llegue a un nuevo acuerdo, el Reino Unido tendrá que escuchar la solicitud de todos, sin importar dónde hayan estado antes.