Última hora
This content is not available in your region

Italia: a la caza del 'diamante blanco'

Por Euronews español con EFE, ANSA
euronews_icons_loading
Italia: a la caza del 'diamante blanco'
Derechos de autor  MARCO BERTORELLO/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

La temporada de trufas ha comenzado en el norte de Italia, pero como casi todo últimamente, arranca a medio gas por las restricciones a los viajes impuestas para frenar la pandemia de coronavirus. Los visitantes que normalmente se desplazan a la región de Langa para probar el manjar tendrán que quedarse en sus casas.

Para los cazadores de trufas, la situación no cambia mucho segun cuenta Giovani Monchiero, cazador de trufas y Decano de la Universidad de perros truferos": "Como en una actividad en el campo, estás muy aislado. Puedes encontrar un par de jabalíes o ciervos pero no hay multitudes en el bosque".

Pero los vendedores de 'diamantes blancos' son harina de otro costal. Como para los profesionales del sector en Alba, que cada año organiza su Feria Internacional de Trufas Blancas que atrae a turistas de todo el mundo. Este año, se han tenido que conformar con sesiones virtuales.

Los participantes pueden pedir paquetes desde 250 euros en la página web de la feria para recibir varias trufas y aprender sobre ellas con la ayuda de expertos. Para este participante, la idea de enviar las trufas por correo no resta un ápice de encanto al proceso: "Hay algunas experiencias en la vida que no pueden ser empaquetadas y enviadas", dice. "Pero las trufas, como casi todas las cosas buenas que podemos comer, es afortunadamente diferente. Una vez que recibes la caja en casa, la abres y la habitación se llena con su aroma".

Las trufas blancas del norte de Italia son la variedad más cara, famosa por su olor y sabor. La tienda está vacía pero las trufas todavía están disponibles para ser enviadas por correo. Y los pedidos no faltan, como confirma Alessandro Bonino, Gerente de Tartufi Morra: "Mucha gente llama porque ya ha estado en la tienda antes, y otros nos encuentran en Internet y piden información. Recibimos en promedio unos cuarenta pedidos diarios de particulares que quieren comprar trufas. Lo que les puedo confirmar es el auge de la demanda". En años anteriores sólo había cinco clientes por semana haciendo pedidos navideños. Bonino dice que si la demanda fuera aún mayor, el precio actual de 3000 euros por kilo pasaría a 5 000 o 6 000 euros.