This content is not available in your region

Sin turistas en Belén, una Navidad más espiritual pero mortal para los pequeños negocios

Access to the comments Comentarios
Por Feyrouz  con AFP
euronews_icons_loading
La plaza del Pesebre en Belén
La plaza del Pesebre en Belén   -   Derechos de autor  Majdi Mohammed/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

Todo empezó aquí, hace 2020 años, por los menos para los cristianos.

Los habitantes de Belén, que no pueden ni desplazarse a Jerusalén sin permiso de Israel al vivir en territorio ocupado por el Estado hebreo desde 1967, ven mundo cuando el mundo les viene a ver. Pero este año los foráneos no han acudido por las restricciones debidas a la pandemia.

La tradicional misa de Navidad, en la iglesia católica de Santa Catalina, adjunta a la básilica de la Natividad se celebrará sin público.

Concentrarse en lo esencial

Para el párroco de Belén, Rami Asakrieh, miembro de la comunidad franciscana que ostenta la Custodia de Tierra Santa desde 1217, esta ausencia de turistas también tiene un aspecto positivo.

"Pienso que estas Navidades van a der diferentes porque la gente no va a estar tan ocupada con otras distracciones. Se ven obligados a concentrarse más en lo esencial, en el sentido de la Navidad".

Mortal para los pequeños negocios.

Pero para los vendederos de recuerdos, que ofrecen pesebres y cruces en la madera de olivo local y otros recuerdos religiosos, la falta de turistas es mortal como lamenta Georges Baboul, propietario de una tienda.

"Los turistas no van a dejar sus países donde hay coronavirus para venir aquí donde también tenemos el coronavirus. Los turistas quieren diversión. Hemos estado cerrados durante nueve meses, no hemos vendido nada. Desde el inicio de la temporada sólo he ganado 170 shekels, unos 52 dólares.

Los hoteles, que en esta época del año, acogen gran parte de su clientela, tienen casi todas sus habitaciones vacias.

El año pasado, decenas de miles de turistas visitaron la cuna de Cristo por Navidad, este año la plaza del Pesebre es coto cerrado para los palestinos muy a su pesar; aislados más que nunca por el 'muro de seguridad' israelí y la COVID-19.