Última hora
This content is not available in your region

Israel cede a la presión y entregará 5.000 vacunas a los palestinos

Un enfermero prepara la segunda dosis de la vacuna para inocular a un ciudadano en Beersheba, en el sur de Israel.
Un enfermero prepara la segunda dosis de la vacuna para inocular a un ciudadano en Beersheba, en el sur de Israel.   -   Derechos de autor  Ariel Schalit/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La presión internacional ha arrancado a Israel un gesto humanitario hacia los palestinos relacionado con la pandemia. El Gobierno de Benjamin Netanyahu entregará en los próximos días a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) 5.000 dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19, dosis que servirán para inocular a 2.500 trabajadores del sistema sanitario (la vacuna de Pfizer necesita dos dosis).

Tras mostrarse reticente, Israel ha terminado por escuchar el clamor de la ONU, de varias ONG y de países vecinos, como Jordania, que contemplaban escandalizados cómo el país había vacunado a 3 millones de sus 9 millones de habitantes sin facilitar el acceso a las vacunas a los territorios ocupados. El nuevo enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, pidió expresamente al Gobierno israelí que contribuyera "en línea con sus obligaciones bajo la ley internacional".

Israel ya ha vacunado a un tercio de su población y todo apunta que se convertirá en el primer país del mundo que consiga la inmunidad colectiva. La ANP sigue negociando con farmacéuticas y prevé recibir las primeras dosis de la vacuna rusa Sputnik V en los próximos días o semanas. También recibirá, en su momento, vacunas gratuitas del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El caso de Israel y los territorios palestinos ilustra a la perfección la desigualdad mundial en el acceso a las vacunas.