Última hora
This content is not available in your region

Trabajadores y pequeñas localidades pagan el cierre de frontera entre España y Portugal

euronews_icons_loading
Trabajadores y pequeñas localidades pagan el cierre de frontera entre España y Portugal
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La frontera de Portugal con España está cerradas desde el 31 de enero, debido a la tercera ola de la pandemia. Los trabajadores transfronterizos pueden pasar, pero sólo hay ocho puntos fronterizos abiertos permanentemente y siete que abren apenas unas horas entre semana. El puente internacional que une Vila Nova de Cerveira y Tomiño, en el noroeste de la península ibérica, es uno de los pasos cerrados.

"Con sus 400 metros de longitud, el Puente de la Amistad permite a los trabajadores transfronterizos llegar a sus casas en pocos minutos. Pero con su cierre, ahora tienen que recorrer decenas de kilómetros más para cruzar por uno de los puntos abiertos, donde tienen que esperar en una cola", nos cuenta desde Vila Nova de Cerveira nuestra enviada especial Filipa Soares.

El portugués Carlos Simões es uno de los miles de trabajadores transfronterizos afectados en esta región. Vive en Galicia, pero trabaja para una empresa con sede en Vila Nova de Cerveira: "Antes tardaba 5 o 6 minutos en hacer el trayecto entre mi casa y mi lugar de trabajo, porque son sólo 5 o 6 kilómetros".

"Ahora, hago 30 kilómetros por trayecto, de ida y de vuelta, y tardo más del triple. Ahora tardo casi una hora en hacer el viaje de ida y otra hora en volver. Esto supone más gastos con el vehículo y más estrés", conlcuye.

Pero no sólo su vida personal se ha visto afectada. Como camionero, Carlos tiene que cruzar la frontera al menos seis veces al día y a veces tiene que esperar una hora para hacerlo

Los alcaldes de 26 municipios portugueses y gallegos han protestado por el cierre de la frontera

01:56 SOT Fernando Nogueira, alcalde de Vila Nova de Cerveira y director de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) Río Minho

"Este cierre de las fronteras ha tenido un impacto dramático en nuestros municipios, porque, como se sabe, esta frontera de sólo 70 kilómetros tiene un enorme movimiento, representa el 50% o más del tráfico de mercancías y personas entre Portugal y España y, por lo tanto, entre Portugal y Europa por tierra ", cuenta a Euronews Fernando Nogueira, alcalde de Vila Nova de Cerveira y director de la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) Río Minho.

Las autoridades portuguesas y gallegas han solicitado ayuda política y económica a la Comisión Europea, ya que está en juego Europa sin Fronteras.