Última hora
euronews_icons_loading
Francisco tiende la mano en Irak para buscar "la unidad entre todos los hijos de Dios"

Momento clave y emotivo del viaje del papa a Irak ha sido su visita a la catedral de Nuestra Señora de la Salvación de Bagdad, nada más llegar esete viernes.

El papa recordó que en esta catedral, en octubre de 2010, fallecieron en un ataque terrorista 59 personas, entre ellos dos sacerdotes.

Las fotografías de estos "mártires" se encuentran en el altar, mientras algunos trozos de cristal recuerdan los lugares donde fueron encontrados los restos de los cuerpos.

El patriarca de Babilonia de los caldeos, el cardenal Lous Raphael Sako, relató al papa que los cristianos han sido sometidos en los últimos a años a grandes dificultades y periodos de persecución.

Francisco lamentó, por su parte, todas las víctimas "de la violencia y las persecuciones, pertenecientes a cualquier comunidad religiosa".

Este sábado, el pontifice se reune en Ur con los líderes de las tradiciones religiosas presentes en Irak "para proclamar una vez más nuestra convicción de que la religión debe servir a la causa de la paz y de la unidad entre todos los hijos de Dios".

También abogó por la unidad de las diferentes iglesias cristianas presentes en el país, pues "todo esfuerzo que se realice para construir puentes entre la comunidad y las instituciones eclesiales, parroquiales y diocesanas servirá como gesto profético de la Iglesia en Irak", tierra de nacimiento del profeta Abraham, padre de las tres religiones monoteístas.