Última hora
This content is not available in your region

Isabel II responde de forma conciliadora a los duques de Sussex tras las acusaciones de racismo

euronews_icons_loading
La reina Isabel II de Inglaterra, el pasado 5 de marzo
La reina Isabel II de Inglaterra, el pasado 5 de marzo   -   Derechos de autor  Steve Parsons/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Ha llegado la esperada respuesta del palacio de Buckingham a las acusaciones de racismo y maltrato psicológico expuestas por los duques de Sussex en su entrevista con Oprah Winfrey.

Un simple comunicado oficial, escuesto pero conciliador, en el que la propia reina Isabel II lamenta "Toda familia se entristece de conocer en su plena dimensión lo duros que han sido estos últimos años para Enrique y Meghan".

Y resalta "los problemas planteados, especialmente el de la raza, son preocupantes por lo que se tomarán muy en serio y serán tratados por la familia en privado".

Para concluir, "Enrique, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia real".

Para huir de un ambiente que según Meghan, la llevó a pensar el suicidio, el que fue nieto preferido de la reina de Inglaterra, y su esposa estadounidense, decidieron abandonar el Reino Unido y sus compromisos oficiales para exiliarse en Los Ángeles. A tenor de las confesiones de la pareja más que un océano les separa ahora de la familia real británica.

Lejos queda la imagen de harmonía familiar que dió la vuelta al mundo cuando el prícipe Carlos de Inglaterra, `padre de Enrique, acompañó a Meghan Markle para hacerla entrar en la iglesia el día de su boda, al no poder acompañarla su padre.

Y la pregunta que todos se hacen es quién o quienes en el seno de la monarquía se preocupaban "por lo oscura que podría ser la piel " del hijo de los duques de Sussex cuando naciese como denunció Meghan, en la entrevista, cuando estaba embarazada de su primer hijo Archie.