Última hora
This content is not available in your region

La selección española rechaza la dos dosis de Pfizer y se plantea jugar sin vacunación

euronews_icons_loading
La selección española continúa concentrada en la Ciudad del Fútbol de las Rozas
La selección española continúa concentrada en la Ciudad del Fútbol de las Rozas   -   Derechos de autor  Eurovision
Tamaño de texto Aa Aa

Vacunarse o no vacunarse. Esa es ahora mismo la cuestión que sobrevuela la concentración de la selección española de fútbol, sumida estos días en un caos muy alejado de lo meramente futbolístico.

Y es que la semana no ha dado tregua en la roja: tras los positivos por coronavirus de Sergio Busquets y Diego Llorente, el ministerio de Sanidad confirmaba este miércoles su intención de vacunar a todos los convocados. Poco después, Luis Enrique confirmaba a su vez la participación en la competición del mediocentro catalán, aunque este no pueda jugar el primer partido ante Suecia.

Busquets, asintomático, entraba así definitivamente en la lista final, como también parece que hará Llorente, con casi toda seguridad y a falta de confirmación un falso positivo. El resto de compañeros daban este jueves negativo en las nuevas pruebas PCR, por lo que no se esperan más cambios en la convocatoria de aquí al domingo, último día para hacerlos.

Lee: Todo lo que necesitas saber sobre la gran fiesta del fútbol europeo

La UEFA pide a Ucrania que retire un eslogan político de su camiseta

Todas estas noticias devolvían momentáneamente la calma a concentración, pero este jueves el asunto volvía a enredarse. Y es que la Federación pide ahora que la vacuna suministrada a sus jugadores sea Janssen, consistente en una sola dosis, y no la anunciada Pzifer, que requiere de dos pinchazos.

Desde el equipo de Luis Rubiales no ven sentido al hecho de optar por una vacuna cuya segunda dosis debería ser suministrada con el equipo en unos presuntos cuartos de final, en medio de la competición y sin olvidar los posibles efectos secundarios que estas pueden provocar. Tras todo el revuelo montado y a la espera de que Federación y Gobierno puedan llegar a un acuerdo, parece que la posibilidad de jugar finalmente sin vacunación es ahora mismo la más factible.