HUNGRÍA | El calentamiento global deja prácticamente sin agua al lago Velence

Lago Velence, en Hungría, afectado por las graves sequías.
Lago Velence, en Hungría, afectado por las graves sequías. Derechos de autor AP Photo
Por Euronews con AP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Activistas alertan de que las graves sequías pueden provocar una crisis económica y ecológica en la región.

PUBLICIDAD

El lago Velence, situado en el centro de Hungría, era antes un refugio para cientos de especies animales, entre ellas muchos peces, y multitud de turistas que venían a refrescarse en sus aguas. Ahora este paisaje se asemeja más a un desierto, ya que el calor extremo ha reducido drásticamente el nivel del agua, algo que, según activistas y expertos medioambientales, amenaza al tercer lago natural del país con una grave crisis económica y ecológica.

Péter Vas es el fundador del movimiento 'Civiles por el Lago Velence'. Consternado, explica que hay zonas en las que el nivel del agua ha disminuido hasta un metro.

El calor está provocando la evaporación de hasta un centímetro por día. La falta de lluvias, y la sequía extreman son las culpables de esta situación, **ligada directamente al calentamiento global.**El lago podría llenarse con dos embalses, pero uno de ellos está en pésimas condiciones y el otro se utiliza para la cría de peces.

El lago Velence también era un santuario para más de 100 tipos de aves, que ahora han desaparecido del horizonte.

Activistas instan al Gobierno húngaro a tomar medidas para proteger el lago, que se sigue enfrentando a temperaturas extremas.

Este año Hungría registró su mes de julio más caluroso, según el servicio meteorológico nacional.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El calentamiento global aumenta la probabilidad de lluvias torrenciales

50.000 personas exigen responsabilidades al gobierno de Orbán por el indulto sobre abuso infantil

Manifestantes en Budapest exigen la dimisión del primer ministro de Hungría, Víktor Orbán