This content is not available in your region

El extraño comportamiento de las orcas en el sur de España que intriga a los investigadores

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  & Marta Rodríguez Martínez
Fotografía de archivo de una orca avistada en el noroeste de Estados Unidos, en enero de 2014.
Fotografía de archivo de una orca avistada en el noroeste de Estados Unidos, en enero de 2014.   -   Derechos de autor  AP Photo/Elaine Thompson, archivo

Salvamento Marítimo tuvo que salir al rescate de un velero el pasado 9 de agosto que había reportado un incidente con una orca a 11 millas al sur de la costa española. No se trataba del primer encontronazo entre embarcaciones y estos cetáceos en el Estrecho de Gibraltar.

Desde el mes de marzo, se han multiplicado las colisiones de las orcas con naves de recreo produciendo hasta un centenar de daños, según informa la televisión pública española.

El principal objetivo de estos cetáceos son los veleros de menos de 15 metros de eslora, por lo que la Marina Mercante decidió restringir su navegación el pasado 13 de agosto en las costas de Cádiz, concretamente en la zona comprendida entre el cabo de Trafalgar y Barbate.

Nicolás Fernández, secretario general de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cádiz, ha confirmado a Euronews que las embarcaciones pesqueras no han reportado ningún percance con los cetáceos hasta el momento.

"Las orcas lo que hacen es interaccionar sobre todo con un tipo de embarcaciones como los veleros que lo que hacen es ir directamente a su timón y le empujan, hacen un contraste de fuerzas con el timón y en ocasiones acaba en fractura", explica a Euronews, Ezequiel Andréu, investigador del grupo de trabajo de orca atlántica.

"Esto lo hacen sobre todo cuando las embarcaciones están en movimiento o están desplazándose. Si van a más velocidad pues todavía con más motivación".

Andréu señala que estos encontronazos tienen precedentes, pero el aumento repentino y la frecuencia es lo que intriga a los investigadores españoles.

"Tenemos ciclos de interacciones en el pasado muy puntuales, de una forma tan continuada no, es algo bastante novedoso. La cuestión es cuando empezaron", señala."Es verdad que este verano y sobre todo en septiembre y octubre del año pasado se ha intensificado muchísimo; pero la cuestión es que no lo hacían antes. Es un patrón comportamental que está siendo reiterado ahora".

¿Está el cambio climático en el origen de los incidentes?

El investigador dice que no descarta que sea una consecuencia del cambio climático que altera los patrones de migraciones de estos cetáceos, pero en principio no cree que exista una relación causal entre ambos fenómeno.

"Más que el cambio climático podríamos hablar por ejemplo de la gestión que se desarrolla por parte del ser humano del atún rojo que es su principal presa", señala. "El hecho, quizá de haber desarrollado paradas estratégicas para las capturas del atún, para el incremento de los stocks de atún ha podido provocar que haya más cantidad de atún y al haber más cantidad de atún si puede provocar que haya más población".

¿Se puede deber a un aumento en la población de orca?

Precisamente un aumento de la demografía de las orcas en la zona, que hace varios años tan solo alcanzaban los 50 ejemplares divididos en varios grupos, es otra de las posibles explicaciones que los investigadores barajan.

"Si se ha incrementado es posible que haya más orcas juveniles y es una de las hipótesis que estamos albergando ahora mismo, es decir, que al haber más individuos jóvenes pues estén desarrollando un patrón de aprendizaje de las técnicas de caza", señala Andréu.

"Es una de las posibilidades", añade. "Estamos viendo que hay algunos indicios de que los individuos adultos suelen permanecer en los laterales de la embarcación en muchas de las interacciones y son los juveniles los que se introducen debajo del barco e interaccionan en algunos casos".

¿Por qué lo hacen?

"Eso es lo que no sabemos", responde Andréu. "Nosotros consideramos que hay un punto de inflexión en el que se desarrolla un patrón comportamental aprendido y que se reitera en el tiempo".

Andréu dice que a la pregunta de cómo surge este comportamiento, los investigadores intentan responder a partir de varias hipótesis como que el comportamiento de la orca sea una respuesta a una reacción agresiva por parte del ser humano.

"Insistimos que no es con ningún tipo de intencionalidad. No tienen la intención de destruir absolutamente nada, simplemente se desarrolla ese comportamiento y lo siguen reiterando. Puede ser por otro tipo de casualidad. O incluso puede ser que a medida que haya ido creciendo la población han establecido ese mecanismo de proceso de enseñanza para la progenie".

¿Qué medidas hay que tener de precaución?

El investigador dice que es determinante que los navegantes sigan una serie de medidas "muy simples" para preservar su seguridad y garantizar la conservación de la especie.

"Un navegante tendería a acelerar el barco, a intentar evitar la aproximación de los animales de cualquier forma", indica, "en este caso lo único que hay que hacer es parar la embarcación, parar el piloto automático, protegerse en el centro del barco, no sacar el cuerpo fuera del barco, soltar el timón".

¿Por qué son necesarias las orcas?

Andréu recuerda que las orcas son mamíferos en peligro de extinción y que su recuperación es fundamental para la preservación de los ecosistemas marinos. "No es que sean problemáticas, el problema sería no tenerlas. Podríamos tener un incremento enorme de una presa", explica.

"Son depredadores que tienen una función primordial en el ecosistema, se encuentran arriba del todo de la cadena trófica y por lo tanto hay que tener en cuenta que la alimentación que va a desarrollar va a ser la de los peces más lentos, la de los enfermos", añade.

Por tanto, el investigador señala la importancia de la convivencia entre el ser humano y las orcas. "Los pescadores van a conseguir la pesca de las presas más energéticas, las que mejores circunstancias tienen. Aquellas que son más débiles ya se las habrá comido la orca. La orca es fundamental para el ecosistema por el hecho de que sanea completamente los stocks de sus presas".