This content is not available in your region

Con Wanda, agotan los nombres para las tormentas del Atlántico por tercera vez en la historia

Access to the comments Comentarios
Por Rafael Cereceda
La tormenta tropical Wanda, bautizada con el último nombre disponible esta temporada, se pasea por el Atlántico.
La tormenta tropical Wanda, bautizada con el último nombre disponible esta temporada, se pasea por el Atlántico.   -   Derechos de autor  NASA WorldView

¿Otra señal del cambio climático? Los meteorólogos de la agencia estadounidense NOAA se han quedado sin nombres para las tormentas del Atlántico tras la formación de Wanda, una tormenta tropical que en estos momentos se pasea por el Atlántico en dirección de las Islas Británicas.

Se trata de la tercera vez que esto ocurre, después de la temporada 2005 -la del huracán Katrina- con 28 tormentas y el pasado 2020 en la que se registró un récord de 30 tormentas. En ambos casos hubo que echar mano del abecedario griego para nombrarlas.

En previsión de esta eventualidad, que parece cada vez más probable por la influencia del cambio climático, la Organización Meteorológica Mundial ha creado una lista de nombres suplementarios, para evitar recurrir a la "impersonal" solución de nombrarlas por abecedario griego.

Si se produce un nuevo ciclón tropical atlántico antes de final de año después de Wanda, se echará mano de esta lista suplementaria y la tormenta se llamará Adria, la siguiente Braylen y la siguiente Caridad. (Ver lista completa al final de esta página).

La tormenta Wanda ha estado vagando al oeste de las islas Azores y se espera que en los próximos días descargue, ya debilitada, en las Islas Británicas.

NOAA/ National Hurricane Center
Recorrido previsto de la tormenta tropical atlántica WandaNOAA/ National Hurricane Center

La temporada de huracanes en el Atlántico comienza oficialmente en Junio y termina el 30 de noviembre. Este año Ana se adelantó al 22 de mayo. Si se produjera un ciclón tropical atlántico fuera de temporada, por ejemplo en febrero, tomaría el primer nombre de la temporada siguiente.

La OMM asigna 21 nombres a la temporada del Atlántico, un número que hasta hace poco era más que suficiente. Los hombres los decide un comité internacional de la Organización Meteorológica mundial, para cada región.

El cambio climático provoca tormentas más intensas

Aunque las temporadas de huracanes dependen de muchos factores y hay debate entre la comunidad científica, los expertos sospechan que el aumento de temperaturas del Atlántico provoca una mayor actividad de tormentas en el Atlántico. Lo que sí parece comprobado es que el cambio climático está haciendo que los huracanes sean más poderosos y el calentamiento global provoca que la atmósfera esté más cargada de vapor de agua, por lo que se generan más precipitaciones.

Las tormentas además se mueven más lentamente generando más destrucción. Los científicos lo achacan a cambios en la circulación atmosférica global.

"El calor, la evaporación, se debe a que la atmósfera se ha calentado, la superficie del océano se ha calentado" explica el profesor George Hendrey, del Queens College CUNY a la agencia AP "esa agua que se evapora se eleva a la atmósfera y sube hasta cierto nivel y luego disminuye, la temperatura disminuye, y al llegar a cierto nivel entonces se condensa en una nube. Eso siempre ha ocurrido. Lo que sucede ahora es que el vapor de agua es más abundante porque es más cálido, y eventualmente se convertirá en una nube. Pero particularmente a medida que tenemos más convección en la atmósfera, llevándola a una mayor altitud. Estas tormentas son cada vez más grandes".

Añade que los cambios en la velocidad del viento y la cantidad de precipitación crean tormentas grandes y realmente destructivas. "Hemos tenido tormentas mucho más intensas. La frecuencia es quizás discutible, pero la frecuencia de las tormentas realmente intensas ha aumentado mucho y los daños asociados a ellas, los costes de las mismas también han aumentado mucho".

Un informe reciente de la Organización Meteorológica Mundial del pasado agosto revelaba que el número de eventos extremos se ha multiplicado en los últimos 50 años, en especial las tormentas, que son las que causan más daños.