This content is not available in your region

Israel cierra cruce con Gaza tras el lanzamiento de cohetes desde la franja

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
La celebración cristiana del "Fuego Sagrado" se llevó a cabo este sábado. Mismo día en que Israel anunciaba el cierre del cruce de Erez.
La celebración cristiana del "Fuego Sagrado" se llevó a cabo este sábado. Mismo día en que Israel anunciaba el cierre del cruce de Erez.   -   Derechos de autor  AP / Maya Alleruzzo

Los cristianos celebraron el sábado su ceremonia del "Fuego Sagrado" en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, con el telón de fondo de las crecientes tensiones que existen en Israel, que este año impuso nuevas restricciones a la asistencia que consideró necesarias para la seguridad.

Israel afirmó que su objetivo era evitar otra catástrofe después de que el año pasado una estampida de multitudes en un lugar sagrado judío dejara 45 muertos.

El Gobierno israelí también anunció que cierra el cruce de Erez con Gaza desde este domingo en respuesta al lanzamiento de varios cohetes esta semana desde la franja a suelo israelí, tres la pasada noche del viernes.

De esta forma, el cruce de Erez quedará cerrado por tiempo indefinido a los comerciantes y trabajadores palestinos que contaban con permisos para entrar a Israel, un número que se aumentó en los últimos meses como una de las medidas de construcción de confianza entre autoridades israelíes y palestinas.

Ninguna de las milicias de Gaza ha reivindicado estos ataques, atribuidos por los medios a la Yihad Islámica, aunque las autoridades israelíes responsabilizan a Hamás, que gobierna de facto el enclave desde 2007, de cualquier ataque desde la franja.

Por ello, el Ejército ha respondido a todos esos ataques, excepto a los últimos, bombardeando objetivos de Hamás, incluido un edificio donde fabricaban armas.

El viernes, en Jerusalén, se repitieron los enfrentamientos entre palestinos y policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, en el tercer viernes de rezo de Ramadán, después de que Hamás llamara la víspera a los palestinos a "movilizarse" para defender Al Aqsa, mezquita vista como un símbolo nacional palestino.