This content is not available in your region

Ucrania alerta: "la situación en la central de Zaporiyia es extremadamente peligrosa"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
La central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, desconectada de la red eléctrica.
La central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, desconectada de la red eléctrica.   -   Derechos de autor  Evgeniy Maloletka/ AP Photo

"La situación en Zaporiyia es ahora mismo extremadamente peligrosa". Son palabras del ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, tras lo sucedido en las últimas horas en la central nuclear más grande Europa, donde sus reactores quedaron desconectados temporalmente de la red eléctrica. 

El presidente Volodímir Zelenski ponía en situación al mundo con una serie de datos muy inquietantes:

"Hoy, por primera vez en la historia, la central nuclear de Zaporiyia se detuvo, y se activó la protección de emergencia de las unidades de energía después de que los bombardeos rusos dañaran la última línea de funcionamiento de la salida de energía de la planta al sistema eléctrico ucraniano", explicaba el presidente ucraniano, que añadía que "los generadores diésel comenzaron inmediatamente a suministrar energía a la propia central nuclear para apoyarla tras la parada". 

"El mundo debe entender la amenaza que supone esto", alertaba Zelenski. "Si el generador diesel no se hubiera encendido, si la automatización y el personal de nuestra central no hubieran trabajado tras el apagón, ahora nos veríamos obligados a superar las consecuencias de una emergencia radiológica".

La central de Zaporiyia fue ocupada el pasado mes de marzo por las fuerzas rusas, si bien es gestionada por trabajadores ucranianos. Moscú y Kiev se acusan mutuamente de los ataques que tienen lugar cerca del complejo y que podrían derivar en una auténtica catástrofe. 

Este mismo viernes, el ministerio de Defensa de Rusia acusaba a las fuerzas ucranianas de haber bombardeado la central nuclear con armas de gran calibre durante dos ocasiones durante la jornada en la que la planta quedó desconectada de la red eléctrica. 

Con la ONU instando a Rusia a que desmilitarice el lugar, se espera que en cuestión de días se lleve por fin a cabo una visita del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que asegura "no descartar" un accidente en la planta.