This content is not available in your region

Del rosa pálido al rojo intenso: Estos son los rosados españoles que hay que probar ahora mismo

Por Nichola Daunton
El rosado español se presenta en todas las tonalidades de rosa.
El rosado español se presenta en todas las tonalidades de rosa.   -   Derechos de autor  ICEX/Juan Manuel Sanz

El rosado español, también conocido como rosado, es una de las variedades de vino más diversas del país. En España se pueden encontrar rosados ligeros para disfrutar en un caluroso día de verano, así como otros más profundos y complejos que maridan a la perfección con una amplia gama de deliciosos platos españoles.

Aunque el rosado no es tan popular en España como sus hermanos tintos más oscuros y blancos más ligeros, muchos bodegueros lo producen, con un mercado de exportación en auge en Canadá, Estados Unidos, Suiza y otras partes de Europa.

"La situación en España es que los rosados no son tan populares aquí como en otros lugares", dice Esther Pinuaga, enóloga de la bodega ecológica Bodegas Pinuaga, en Toledo.

"Creo que es porque tradicionalmente se consideraban vinos menores... pero es bastante triste porque en España tenemos formas muy interesantes y diferentes de hacer rosados".

Como resultado, Pinguaga exporta aproximadamente el 98% del rosado que produce, algo que espera que cambie en los próximos años.

Luke Darracott y Roque Madrid, de Madrid & Darracott, una tienda de vinos de la capital española, están de acuerdo.

"España es en gran medida un país de vino tinto, seguido de vino blanco, seguido de vino espumoso... fuera de los meses de calor el rosado no vuela de las estanterías", dicen, y añaden que "el consumo de rosado está en aumento".

A pesar de las dudas del mercado, existe una larga tradición de producción de rosados en España, desde Mallorca hasta Cataluña. Sin embargo, hay algunas regiones que destacan, según Darracott y Madrid.

Dicen que las regiones más apreciadas y conocidas históricamente son Navarra, Cigales, Rioja y León.

Aunque existen variaciones de estilo en todo el país, en general hay tres métodos diferentes de producción.

Prensado directo

"Esto significa que cuando se cosechan las uvas tintas, se prensan directamente, por lo que no se macera con los hollejos. Esto significa que se obtiene un vino de color muy, muy claro", dice Pinuaga.

Este método de prensado directo crea vinos pálidos de "piel de cebolla", que son excelentes como aperitivo en los días calurosos y veraniegos y pueden servirse con quesos muy ligeros, como el Gomero, un queso de cabra cremoso de las Islas Canarias. 

© ICEX/Fernando Madariaga
El queso de cabra siempre encaja bien con el vino rosado.© ICEX/Fernando Madariaga

Debido a la rapidez del método de prensado directo, estos rosados ligeros son menos expresivos y tienen un aroma más ligero. A pesar de que los rosados pálidos, como los producidos al estilo provenzal, están de moda en este momento, Pinguaga afirma que los consumidores "no tienen que tener miedo al color".

"Hay variedades de uva españolas en las que la piel tiene muchos más puntos de color... esto hace que los buenos rosados locales que se elaboran con el método de sangrado tiendan a ser más oscuros en su color, pero esto no significa que sean dulces".

¿En qué consiste el "sangrado"?  

El método de sangrado

Pinuaga utiliza el método de sangrado para crear sus vinos, utilizando dos variedades de uva muy utilizadas para crear rosados españoles, la Tempranillo y la Garnacha.

Aunque Darracott y Madrid sugieren que "cualquier uva tinta puede prestarse bien a la elaboración de rosados, desde la ligera Mencía, parecida a la Pinot Noir, hasta la grande y efervescente Monastrell, dicen que "las superestrellas en España son innegablemente la Garnacha y el Tempranillo".

© ICEX/Juan Manuel Sanz
Varios racimos de uva tinta Garnacha en una viña vieja en Secantilla, Bodega Viñas del Vero, Denominación de Origen Somontano (Huesca, Aragón)© ICEX/Juan Manuel Sanz

Para crear su rosado, Pinuaga dice que su equipo deja reposar ambas variedades con la piel durante aproximadamente seis horas. Luego, dice, "lo retiramos de la piel y luego fermenta sin la piel".

Este método crea rosados con más "estructura, intensidad y volumen", añade.

Vinos que se adaptan mejor a ser servidos con alimentos como el pescado, el queso y el clásico guiso de lentejas español, Lentejas. "Los vinos rosados también van bien con la mayoría de los platos de pasta", dicen Darracott y Madrid.

Debido al mayor tiempo de maceración, estos vinos suelen tener un color más rico y profundo y se elaboran tradicionalmente en la región de Navarra, en el norte de España.

Vinos de clarete

Otra forma de producir vino rosado, muy arraigada, es el clarete. Se trata de dejar que las uvas tintas y blancas se asienten juntas y tengan contacto con la piel: "Como hay una alta proporción de blanco, por eso tienen un color más claro", explica Pinguaga.

Cigales, un pequeño municipio cercano a la Ribera del Duero, es famoso por elaborar clarete, y se dice que sus rosados son más intensos y estructurados.

Darracott y Madrid sugieren que, debido a su "frescura y acidez en el paladar", los vinos rosados de clarete pueden acompañar casi cualquier cosa.

Dicen que esto incluye cualquier cosa "desde comidas a la barbacoa como carnes, verduras y hamburguesas a la parrilla (además de las salsas dulces y saladas que las acompañan) hasta ensaladas y pescado, especialmente a la parrilla o en salsas rojas".

Y con la variedad de vinos rosados que se producen en toda España, tendrá muchas oportunidades de poner a prueba diferentes maridajes.