EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La economía mundial crece al ritmo más bajo en una década

La economía mundial crece al ritmo más bajo en una década
Derechos de autor @OECDVictor Tonelli
Derechos de autor @OECD
Por Luisa Trapero
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

"Si los gobiernos no detienen las tensiones comerciales la desaceleración de las economías se estancará, asegura la OCDE

PUBLICIDAD

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha rebajado la previsión del PIB a nivel global al 2,9% este año y al 3,0% en 2020.

Las tensiones comerciales, recuerda, están afectando a la confianza y a los planes de inversión.:

"Creo que deberíamos estar bastante preocupados en este punto porque la revisión a la baja que hemos hecho tiene una base muy amplia. Y si los gobiernos no actúan para detener esa escalada de tensiones comerciales e invertir en infraestructura, corremos el riesgo de que la tasa de bajo crecimiento se afiance cada vez más", manifesta Laurence Boone, Economista jefe de la OCDE

La OCDE se hace eco del mensaje del Banco Central Europeo a los gobiernos para que intervengan.

Se espera que el crecimiento de la zona euro sea del 1,1% este año y una décima por debajo en 2020.

La Organización también alerta de que los salarios y la inflación se encuentran a unos niveles "sorprendentemente" bajos.

Con respecto a la economía británica , estima que su PIB crecerá como máximo un 1% en 2019 y un 0,9% en 2020, pero sólo si sale de la UE con una transición

Si no hay un acuerdo entre Londres y Bruselas, Reino Unido entrará en recesión. Y en el caso de una salida suave, habra consecuencias adversas inevitables `para la economía del país.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

España se queda fuera del moderado optimismo del FMI sobre el crecimiento mundial en 2020

OCDE: El crecimiento económico sigue lento y los Gobiernos no ayudan

Los acreedores internacionales examinan a la economía griega