#WhereIsKate: Cómo la imposible exigencia de privacidad de la Familia Real creó el caos

Kate, Princesa de Gales sonríe durante su visita a Sebby's Corner en el norte de Londres, viernes 24 de noviembre de 2023.
Kate, Princesa de Gales sonríe durante su visita a Sebby's Corner en el norte de Londres, viernes 24 de noviembre de 2023. Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Jonny Walfisz
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El hashtag #WhereIsKate es tendencia en Internet, mientras la Familia Real británica se atrinchera y deja correr rumores y especulaciones.

PUBLICIDAD

Cualquiera que tenga un mínimo de conocimientos de relaciones públicas le dirá que no tenía por qué ser así. Primero, la foto inicial del Día de la Madre de Kate Middleton, la princesa de Gales, fue retirada por varias agencias de prensa por estar claramente manipulada.

Luego, en un movimiento sorprendentemente extraño, el Palacio de Kensington convirtió a Kate en el chivo expiatorio de la foto. Una disculpa pública en la que afirma que ella misma había editado la imagen, cayó en saco roto.

Ya hemos explicado por qué es tan absurdo que el tenso equipo de prensa de la Casa Real espere que el público crea que el complejo revisionismo photoshop de Stalin es producto de una princesa que teclea en su Mac.

Ahora, el último detalle en añadirse a la mezcla es un vídeo publicado por 'The Sun' -el más reputado de los periódicos- que intenta poner fin a las descabelladas especulaciones captando al príncipe y la princesa de Gales saliendo a una informal tienda de productos agrícolas en Windsor.

Inmediatamente, Internet volvió a arder con insinuaciones de que la mujer que caminaba junto al príncipe Guillermo no era, en realidad, Kate Middleton. Algunos sugirieron que se trataba de un deepfake de AI, otros creían que era un actor doble.

La retractación de Associated Press (AP), o "Photo Kill", de una imagen que fue manipulada de una manera que no cumplía con los estándares de fotografía de la agencia.
La retractación de Associated Press (AP), o "Photo Kill", de una imagen que fue manipulada de una manera que no cumplía con los estándares de fotografía de la agencia.Prince of Wales/AP

El furor en torno al paradero de la reina en espera del Reino Unido no hace más que crecer. #WhereIsKate y otras versiones de la etiqueta son tendencia en X (antes Twitter), mientras que las cada vez más extrañas teorías de la conspiración por TikTok se extienden como la pólvora.

Y todo porque el equipo de relaciones públicas de la Casa Real se ha negado a dar detalles sobre el estado de salud de la Princesa. Kate fue vista en público por última vez en Navidad de 2023 antes de someterse a una operación abdominal el 17 de enero.

El Palacio dijo que era poco probable que la princesa reanudara sus funciones públicas hasta al menos Pascua, que cae a finales de marzo de este año. Entonces, sin previo aviso, publicaron la foto del Día de la Madre.

Todo este escándalo de la teoría de la conspiración es un error completamente no forzado por parte del Palacio. Sea cual sea el estado en el que se encuentre Kate -tanto si está perfectamente bien y se contenta con mantenerse alejada de los focos como si se está tomando mucho tiempo para recuperarse de una difícil operación-, nadie pidió la foto del Día de la Madre.

La excusa completamente increíble en torno a la foto tampoco era un requisito. Podrían haber dicho la verdad y haber explicado cómo se creó la imagen, en lugar de alimentar aún más las especulaciones.

Y por último, este vídeo de la granja. Publicado originalmente por 'TMZ', merece la pena analizar el modo en que la prensa británica utilizó la imagen. Aunque 'The Sun' no es famoso en muchos rincones de Reino Unido por su periodismo de calidad, por lo general siguen las exigencias del Palacio cuando hacen demandas sobre el mantenimiento de la privacidad de la Familia Real.

Portada de periódicos británicos con la imagen de Kate, la princesa de Gales y sus hijos, el 11 de marzo de 2024.
Portada de periódicos británicos con la imagen de Kate, la princesa de Gales y sus hijos, el 11 de marzo de 2024.AP Photo

El hecho de que 'The Sun' y, luego, todos los demás medios hayan difundido este vídeo no oficial demuestra que la prensa británica confía en que el Palacio no responda con los dientes desnudos y les haga retirarlo. Lo que se deduce es que, o bien esta "sesión de fotos" fue preparada por el Palacio, o bien están contentos con que éste sea su método para refutar las teorías de la conspiración.

En cualquier caso, un vídeo granulado que parece un avistamiento de 'Bigfoot' del siglo XX es una táctica bastante extraña para intentar que toda esta locura desaparezca.

Lo que nos lleva al quid de la cuestión. Todo esto podría desaparecer rápidamente si la Familia Real no estuviera tan obsesionada con su privacidad. Si simplemente salieran a la luz y explicaran claramente lo que ha pasado, por qué han tomado las peculiares decisiones que han tomado, habría una pequeña posibilidad de que esto acabara.

El escenario actual es que han puesto bajo sospecha casi todas sus futuras comunicaciones públicas, lo que no es nada deseable para los mascarones de proa de la nación. Y, de todos modos, ¿debería la Familia Real tener derecho a la intimidad? Por definición, no son una familia privada. Son parte del Estado, no menos privada que la Administración Pública o el Servicio Nacional de Salud. Mientras se investiga a tres miembros del personal de la London Clinic por violar el historial médico de Kate, ¿no deberían los detalles de la salud de la Familia Real ser conocidos libremente por el público? Son nuestros jefes de Estado.

El mero hecho de pertenecer a la Familia Real implica renunciar al derecho a la intimidad. Se puede pertenecer a una familia normal, tener un trabajo, una hipoteca y un día jubilarse, todo ello lejos de los focos. O puedes existir dentro de una monarquía hereditaria cuyo poder sobre la nación sigue estando imbuido por el derecho divino. En términos modernos, creo que eso significa que tu historial médico debería estar a disposición de cualquiera que esté dispuesto a enviar una solicitud de libertad de información (FOI).

Enrique y Meghan han hecho todo lo posible por sustraerse a las exigencias de una institución pública para aferrarse a su intimidad porque reconocen que pertenecer a la Familia Real es ser una posesión pública del público británico. Olvídense de las solicitudes de información pública, deberían instalar cámaras de circuito cerrado al estilo 'Gran Hermano' y retransmitir todos los movimientos de la Familia Real. Sin duda habría aclarado algunos detalles sobre la vida del Príncipe Andrés.

Aunque los monárquicos harán algunas afirmaciones razonables sobre cómo la intrusión de la prensa en la privacidad de la familia es en cierto modo responsable de la muerte de la princesa Diana, tengo una solución sencilla para ellos. Si no te gusta, abdica.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Kate Middleton no es la primera: estos son los otros miembros de la realeza que han usado Photoshop

Kate Middleton reaparece en público tras semanas de especulaciones sobre su salud

¿Qué está pasando con la peculiar apología de las fotos familiares de Kate Middleton?