This content is not available in your region

El cambio climático y las tensiones políticas amenazan la conservación de la Antártida

euronews_icons_loading
El cambio climático y las tensiones políticas amenazan la conservación de la Antártida
Derechos de autor  euronews
Por Claudio Rosmino
Tamaño de texto Aa Aa

La Antártida, el continente blanco, uno de los lugares más prístinos de la Tierra. Esta enorme región del hemisferio sur y sus aguas circundantes son componentes esenciales de la máquina climática terrestre. Absorberían casi tres cuartas partes del exceso de calor global y casi un tercio del CO2 capturado por el océano mundial.

Este fabuloso mundo está en peligro. El cambio climático está teniendo impactos evidentes y potencialmente irreversibles en la vida marina y su biodiversidad. Los científicos han dado la voz de alarma: en los últimos 30 años (1989-2018), la Antártida se ha calentado 1,8°C, tres veces más que la media mundial. Como efecto, el hielo marino ha disminuido rápidamente.

La expedición Bélgica121 exploró en 2019 la biodiversidad marina de la península Antártica Occidental. El objetivo era establecer una referencia detallada de las especies vivas en esa zona, especialmente expuesta al calentamiento global.

Bruno Danis, biólogo marino y profesor de la Universidad Libre de Bruselas, fue el jefe de dicha misión, que recogió más de 2000 muestras orgánicas y minerales. Los científicos las están analizando actualmente para crear una base de datos específica

"Los investigadores y principales científicos antárticos, con décadas de trabajo de campo, nos dicen que realmente ven cambios visibles, sobre todo en el medio terrestre. Pero también está ocurriendo en el medio marino, porque, por ejemplo, en la península Antártica, tenemos un sistema que está bordeado por glaciares con fiordos, y los glaciares se están derritiendo, retrocediendo en ese sentido del sistema", explica Danis.

El estudio de las modificaciones de la biodiversidad, provocadas por el cambio climático, permitirá a los investigadores trazar escenarios futuros sobre la evolución de los ecosistemas.

Estos estudios ayudarán a la comunidad internacional a tomar decisiones importantes para la conservación de la biodiversidad en el océano austral.

"Tenemos un ecosistema que está expuesto a cambios rápidos de los que tenemos un gran desconocimiento. Además, la Antártida es un lugar de difícil acceso, sobre todo en términos de logística. Pero lo que podemos hacer, para reducir esta falta de conocimiento, es utilizar modelos estadísticos que nos permitan crear previsiones y rellenar las lagunas de nuestro conocimiento", dice.

Además del cambio climático, la sobrepesca es otra amenaza para este rico ecosistema.

Uno de los tesoros naturales más buscados es el krill, un pequeño crustáceo, que está en el corazón de la cadena alimentaria del océano Antártico para ballenas, pingüinos, focas y peces marinos.

Para proteger la vida marina y gestionar las pesquerías de la región, en 1982 se fundó la Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR).

Sin embargo, un acuerdo solo es posible si todos los miembros dentro de la comisión están de acuerdo por consenso. Hasta la fecha, solo se han designado dos áreas marinas protegidas.

Las dos nuevas áreas marinas protegidas que la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros apoyan designar una tercera propuesta que ha sido presentada por Argentina y Chile. Esas tres zonas protegerían hasta alrededor del 1 % del océano mundial.

El plan respaldado de el bloque europeo también está copatrocinado por Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Uruguay, Noruega y Reino Unido. Por otro lado, China y Rusia siguen oponiéndose a las propuestas, principalmente por sus intereses pesqueros en la región.

Como parte de la Estrategia Europea de Biodiversidad 2030, la protección del Océano Austral es una prioridad para la UE y sus Estados miembros. Euronews intentó ponerse en contacto con las delegaciones rusa y china de la CCAMLR para conocer su opinión, pero no hemos obtenido una respuesta.

"Esas zonas protegidas garantizarán que la naturaleza pueda descansar básicamente y que no sea tocada por las personas. No necesita actividades adicionales, presiones adicionales, ejercer la extracción de recursos, la pesca o cualquier otra presión que pueda impulsar aún más esos procesos. Probablemente tengamos que hacer nuestro trabajo para convencer a Rusia y China y a sus colegas de que también es una cuestión prioritaria para ellos. Y como he dicho, estamos dispuestos a comprometernos", explica Virginijus Sinkevičius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la UE.

En el contexto geopolítico actual, según Genéviève Pons, directora general del laboratorio de ideas Europa - Jacques Delors, los dirigentes chinos deberían aprovechar la oportunidad de desempeñar un papel de liderazgo en la protección del clima y la biodiversidad en el océano austral.

"Sabemos que el presidente chino Xi Jinping se comprometió, en septiembre de 2020, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, a ser neutral en cuanto al carbono para 2060. Así que sería una gran contradicción en su actitud, en su compromiso, si permitiera la destrucción del que probablemente es el principal captador de CO2 existente, la Antártida", asegura Pons y agrega: "Los rusos fueron de los primeros firmantes del Tratado Antártico, que data del 1 de diciembre de 1959 y se concluyó en plena Guerra Fría. Así que este es un continente que se dedica a la paz y a la ciencia".

En la carrera global por la protección del ecosistema antártico, también la sociedad civil puede ser un actor importante.

Desde Europa hasta América, se están llevando a cabo varias iniciativas para lograr un mayor consenso en torno a las propuestas que figuran en el orden del día de la próxima reunión de la Convención en octubre.

SeaLegacy, una organización internacional que promueve la protección de los océanos, apuesta por un enfoque de poder moderado.

Pregunta a Cristina Mittermeier, cofundadora de SeaLegacy: ¿qué tipo de opciones y estrategias ve para desbloquear las negociaciones sobre la Antártida?

Respuesta. Creo que nos corresponde a los demás no atacar en exceso a Rusia y China, sino instarles a hacer lo correcto. Lo que necesitamos es el apoyo del público. Un grupo masivo de individuos de todo el planeta está dispuesto a actuar. Tenemos una plataforma tecnológica llamada OnlyOne donde albergamos esta acción. Lo que pedimos a la Comisión es que agilice, que acelere la decisión de proteger la Antártida.

Las áreas marinas protegidas no son una solución directa para los impactos del cambio climático, pero podrían permitir la resiliencia del ecosistema para adaptarse al calentamiento.

Muchos científicos y responsables políticos han reclamado la necesidad de proteger al menos el 30 % del océano para 2030. Un objetivo que podría garantizar la salud de nuestro planeta a largo plazo.

Periodista • Claudio Rosmino

Fuentes adicionales • Adaptado al español por Blanca Castro