EventsEventos
Loader

Find Us

PUBLICIDAD

¿Por qué Inglaterra tarda en instaurar un sistema de depósito de envases?

Escocia estudia introducir un sistema de devolución de depósitos.
Escocia estudia introducir un sistema de devolución de depósitos. Derechos de autor Pexels
Derechos de autor Pexels
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

En el Reino Unido se está librando una batalla en torno a los planes de Escocia para implementar un sistema de reciclado de botellas.

PUBLICIDAD

En el Reino Unido se está librando una batalla en torno a los planes de Escocia para implementar un sistema de reciclado de botellas.

El Plan de Devolución de Depósitos (DRS) empezará a aplicarse en agosto y permitirá a los comercios escoceses añadir 20 peniques (0,23 euros) al precio de las botellas y latas de un solo uso. Los clientes podrán recuperar ese dinero si las devuelven para su reciclaje.

El objetivo es alcanzar una tasa de recogida de botellas y latas del 90% en 2024.

Pero para que funcione correctamente, según los expertos, será necesario establecer una excepción a las normas que impiden aplicar reglamentos diferentes a un mismo producto vendido tanto en Escocia como en Inglaterra.

El Secretario de Estado para Escocia, Alister Jack, tiene intención de denegar una petición del Partido Nacional Escocés para que se aplique esta exención, lo que podría impedir que el plan siga adelante. Jack ha criticado el plan, afirmando que sería perjudicial tanto para los consumidores como para las empresas.

"El listón de la exención está muy alto", declaró en la Cámara de los Comunes.

También hay planes para un esquema de devolución de botellas en Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales. Se anunció por primera vez en 2018, pero los retrasos significan que ahora no se introducirá hasta octubre de 2025. El plan de Irlanda del Norte e Inglaterra tampoco incluye los vasos de vidrio, mientras que los de Escocia y Gales sí lo harán.

Zero Waste Escocia calcula que esta pequeña diferencia les permitiría reciclar más de 500 millones de botellas de vidrio al año. Eso suma más de 1,2 millones de toneladas de CO2 ahorradas en los próximos 25 años.

¿Qué otros países europeos tienen sistemas de devolución de botellas?

Varios países europeos ya disponen de un Plan de Devolución de Depósitos, entre ellos Noruega, que cuenta con uno de los sistemas más antiguos del mundo.

En 1902 se introdujo por primera vez un sistema con envases de vidrio rellenables. A principios de la década de 1970 se instalaron máquinas automáticas de devolución de botellas.

Los clientes pagan 2 NOK (unos 0,20 euros) por los envases de 0,5 litros o menos, y 3 NOK (unos 0,30 euros) por los de más de 0,5 litros. Se pueden devolver envases de plástico y metal para todo tipo de bebidas.

En 2021, se devolvió una media del 92,3% de los envases: el 91,5% de las latas y el 92,8% de las botellas de plástico.

Alemania es otro país con un sistema de depósito de botellas de gran éxito. Ya en 2002 se inspiró en los países escandinavos e introdujo el Einwegpfand.

Obliga a todos los comercios que venden bebidas en el país a retirar los envases en los que vienen y devolver un depósito a los clientes.

Debido a su elevado impacto ambiental, el depósito de las botellas de plástico es alto: 0,25 euros. El coste es mucho menor para los materiales más fácilmente reutilizables, como el vidrio, con el fin de animar a la gente a comprarlos e incentivar a los residentes a devolver los envases de plástico.

Al igual que en Noruega, la tasa de devolución es superior al 90% tanto para el plástico como para el metal.

Dinamarca tiene uno de los sistemas de devolución de depósitos más exitosos del mundo, con 1.900 millones de botellas y latas devueltas en 2021. Su tasa de devolución de botellas de plástico es la más alta de Europa, con un 96%.

En un triunfo de la economía circular, el 93% de las botellas y latas de Dinamarca se reciclan en nuevos envases.

PUBLICIDAD

¿Por qué es tan polémico el plan escocés de devolución de depósitos?

A pesar del éxito de planes similares en toda Europa, varios políticos han criticado el plan escocés.

Los tres candidatos al liderazgo del Partido Nacional Escocés han indicado que no puede seguir adelante en su forma actual. Kate Forbes ha dicho que "pondría en pausa" el plan, Ash Regan quiere desecharlo y Humza Yousaf ha abogado por una exención de un año para las pequeñas empresas.

Parte del problema es que los regímenes de Escocia, Inglaterra, Irlanda del Norte y Gales no coinciden.

Las empresas temen que esta medida aumente sus costes, ya de por sí crecientes. Se está animando a los productores a etiquetar los artículos destinados a la venta en el país con códigos de barras especiales escoceses, lo que podría incrementar los costes.

Las organizaciones profesionales también han afirmado que podría provocar la desaparición de productos de las estanterías escocesas. Las empresas afirman que necesitan un periodo de adaptación más largo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, la ministra escocesa de Economía Circular, Lorna Slater, confía en que se mantenga la fecha prevista del 16 de agosto.

Declaró a la BBC que ya se había producido un retraso de un año para ayudar a las empresas a recuperarse de la pandemia del COVID-19 y que ya se habían invertido millones en el proyecto.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los ministros europeos dan luz verde a las nuevas normas del mercado eléctrico

El asfalto con olor a mango de Madrid reaviva el enfado de los vecinos por los árboles talados

La menor producción de espermatozoides podría deberse a los microplásticos