¿Por qué la República Checa tuvo que cerrar sus plantas solares en Semana Santa?

El tiempo soleado hizo que las plantas solares de la República Checa produjeran más energía de la que se puede almacenar
El tiempo soleado hizo que las plantas solares de la República Checa produjeran más energía de la que se puede almacenar   -  Derechos de autor  canva
Por Charlotte Elton

Una empresa energética checa se ha visto obligada a desconectar cientos de paneles solares después de que generaran más energía de la que podía soportar la red.

Una empresa energética checa se ha visto obligada a desconectar cientos de paneles solares después de que generaran más energía de la que podía soportar la red.

El pasado lunes, el consumo de electricidad en la República Checa fue bajo debido al parón por las vacaciones de Semana Santa. Sin embargo, el sol hizo que las placas solares instaladas en el país produjesen un enorme aumento de energía.

Para proteger la red, la empresa estatal ČEPS las desconectó.

Según Jan Krčmář, director ejecutivo de la Asociación Solar Checa, el apagón demuestra la insuficiencia del sistema de almacenamiento de energía del país.

"Se ha demostrado lo que llevábamos tiempo advirtiendo. La República Checa no está preparada para el auge de las renovables porque carece de capacidad de almacenamiento", ha señalado el director ejecutivo a el medio checo Seznam Zprávy.

La pregunta ahora es por qué tuvo que cortar la compañía el suministro eléctrico y si se puede evitar que esto vuelva a ocurrir.

¿Por qué se cerraron las centrales energéticas?

Un viejo proverbio advierte de que es posible "tener demasiado de algo bueno", lo que puede ocurrir con la energía cuando la capacidad de almacenamiento es inadecuada.

Cuando hace sol, los paneles solares suelen producir más energía de la que puede utilizar la red de transporte por la que circula la electricidad.

Si esta energía no puede almacenarse en ningún sitio, provoca inestabilidad en la red, dañando los equipos eléctricos. En situaciones extremas, estas fluctuaciones de tensión pueden provocar apagones.

Para evitar posibles daños, el lunes, ČEPS desconectó centrales eléctricas con una capacidad total de unos 400 MW, es decir, aproximadamente una sexta parte de la capacidad total de energía solar del país.

"CEPS decidió activar el plan de restricción tras agotar las medidas operativas que normalmente están disponibles para controlar el sistema eléctrico", dijo la portavoz de CEPS, Hana Klímová.

Normalmente, el país transmite el exceso de energía a los países vecinos, pero el lunes no se pudo contemplar esta opción.

"Todos los países, salvo Dinamarca, Portugal y Eslovenia, tenían superávit", ha señalado Klímová.

¿Se puede almacenar el exceso de energía solar?

Cuando los paneles solares y la energía eólica irrumpieron en el mercado, los detractores afirmaron que nunca se produciría energía suficiente para suplir la demanda humana.

Desde entonces, las energías renovables han experimentado un auge que ha demostrado que estaban equivocados.

La eólica y la solar generaron el 12% de la electricidad mundial en 2022, un récord histórico. El año pasado, la energía solar fue la fuente de electricidad de mayor crecimiento por 18º año consecutivo, con un aumento del 24% respecto a 2021.

La UE lidera el sector de las renovables. En 2022, la eólica y la solar produjeron una quinta parte de la electricidad de todo el continente, siendo la primera vez que las fuentes de energía limpia han producido más electricidad que el gas fósil.

Pero sucesos como el apagón checo demuestran la necesidad de invertir en capacidad de almacenamiento.

Hay muchas formas de almacenar energía para su uso posterior. A menudo se utilizan baterías químicas, así como "baterías de gravedad", un tipo de dispositivo de almacenamiento de energía que acumula energía gravitacional.

Según un estudio de principios de este año, convertir las minas subterráneas en este tipo de baterías podría proporcionar hasta 70 teravatios de almacenamiento de energía. Esto bastaría para cubrir el consumo diario de electricidad de todo el mundo.

Pero a medida que aumente el uso de energías renovables, la necesidad de almacenamiento será cada vez mayor. Ingenieros de todo el mundo están innovando y experimentando con formas de afrontar el reto. El año pasado, Suiza construyó una enorme batería de agua capaz de almacenar electricidad equivalente a 400.000 baterías de coches eléctricos.

La batería está formada por dos grandes piscinas de agua situadas a diferentes alturas. Se "carga" utilizando la energía sobrante para bombear agua de un estanque bajo a otro más alto.

Cuando se necesita electricidad, el agua del estanque superior se libera y se precipita al estanque inferior, alimentando una turbina hidráulica en el proceso.

Noticias relacionadas