Escasez de agua: dónde hay más riesgo y qué hacer para tratar de evitarlo

Una mujer se refresca en una fuente de la plaza del Panteón de Roma
Una mujer se refresca en una fuente de la plaza del Panteón de Roma Derechos de autor AP Photo/Andrew Medichini
Por Angela SymonsEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El consumo de agua supera al suministro del mismo. Un mapa de National Geographic muestra las regiones con mayor riesgo de escasez

PUBLICIDAD

Las prohibiciones van desde el uso de mangueras hasta el lavado de coches. Las medidas de racionamiento de agua se expanden por toda Europa para hacer frente a la continua sequía.

En algunas zonas del sur de Francia, de hecho, se prohibía la venta de piscinas, en un intento de gastar lo menos posible los escasos y preciados recursos.

Lo cierto es que la demanda de agua nunca ha sido tan alta, a lo que hay que sumar un consumo doméstico que no para de crecer, sobre todo en los países desarrollados. Según la National Geographic Society, entre el uso doméstico, la agricultura y la industria, extraemos ocho veces más agua que hace un siglo.

Para ayudar a comprender las actuales oferta y la demanda mundiales de agua, la organización sin ánimo de lucro se ha asociado con la Universidad de Utrecht para elaborar el Mapa Mundial del Agua.

La herramienta interactiva indica los lugares de "vacíos de agua", es decir, los lugares donde la demanda de agua supera a los recursos hídricos renovables. También revela los principales impulsores de la demanda en distintas zonas.

En el mapa también puede uno buscar el lugar donde vives para ver en qué medida tu suministro local de agua satisface la demanda.

Los peores lugares de Europa

Si nos fijamos simplemente en Europa, vemos que Italia tuvo la mayor brecha de agua en 2019, el último año para el que hay datos disponibles. A lo largo de la costa este, la brecha se situó en 1,5 kilómetros cúbicos de agua. El riego y la industria se enfrentaron a las mayores brechas, aunque la brecha para el uso doméstico del agua también fue alta.

Tras sufrir en 2022 la peor sequía de los últimos 70 años, Italia se enfrenta a otro año de escasas lluvias y nevadas. Los lagos y ríos del país se están secando, lo que pone en alerta a los agricultores.

Bulgaria fue el segundo país con mayor escasez hídrica, con 1,2 kilómetros cúbicos, debido a la demanda industrial. En este país, la escasez de agua se debe en parte a los proyectos de presas sin terminar y a la prolongada desecación del agua potable para las necesidades industriales, que a menudo provocan un racionamiento estacional para los ciudadanos.

Malta, el sur y el este de España, el sur de Portugal y el oeste de Francia también se enfrentan a mayores déficits de agua que el resto de Europa. En el caso de Malta, el cambio climático y la subida del nivel del mar son las mayores amenazas, ya que amenazan con agotar el 16 % de sus aguas subterráneas en los próximos 80 años.

España, por su parte, sufre desde finales de 2022 una sequía prolongada que destruye las cosechas. El país acaba de enfrentarse al mes de abril más caluroso y seco desde que comenzaron los registros en 1961.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reveló recientemente un plan de crisis hídrica después de que su país enfrentara un período récord sin lluvia, lo que ha derivado a sus vez en violentas protestas por los recursos hídricos.

¿Cuáles son las causas de la escasez?

Los seres humanos están utilizando más agua de la que el ciclo natural del agua puede proporcionar. Más de un tercio de la población mundial vive actualmente con escasez de agua, lo que significa que la demanda de agua en su región supera el suministro renovable durante al menos un mes al año. Según ONU-Agua, en 2025 esta cifra podría ascender a la mitad de la población mundial.

Esto se debe a diversos factores, como el cambio climático, el crecimiento y la distribución de la población, el rápido desarrollo urbano, la contaminación, el colapso de las infraestructuras y la mala gestión de los recursos hídricos.

El cambio climático calienta el aire y seca el suelo, lo que contribuye a la sequía. También concentra la lluvia en aguaceros que el suelo no puede absorber.

Las sequías nos obligan a depender de las aguas subterráneas, que en muchos lugares se bombean más rápido de lo que se reponen. Muchas fuentes profundas de agua subterránea no se renovarán durante nuestra vida.

Al dispararse la población, se necesita más agua para la alimentación, la industria y el uso doméstico.

Necesaria para todo

Actualmente dependemos en gran medida del agua para regar los cultivos, y los campos de regadío se han duplicado en todo el mundo en los últimos 50 años. Producen el 40 % de todos los alimentos —para humanos y ganado—.

PUBLICIDAD

En 2019, la superficie total de regadío con aguas subterráneas no renovables en todo el mundo alcanzó los 33 millones, aproximadamente el tamaño de Alemania. La alfalfa y el heno utilizan más agua de riego que cualquier otro cultivo.

Los meses de sequía ya hacen temer una escasez de alimentos en el sur de Europa, sobre todo de frutas y cereales.

Las industrias también necesitan agua para fabricar todo tipo de productos, desde productos químicos hasta papel, y las centrales nucleares y de carbón necesitan grandes cantidades para refrigerarse. El sector de las bebidas es otro de los grandes responsables, ya que para fabricar un vaso de cerveza se necesitan casi 300 vasos de agua.

El consumo doméstico es mucho mayor en los países desarrollados, donde lujos como el césped y las piscinas consumen grandes cantidades de agua.

Luca Bruno/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
En Italia, los agricultores invierten en riego de precisión para ahorrar aguaLuca Bruno/Copyright 2023 The AP. All rights reserved

Los puntos calientes de la escasez

Las zonas agrícolas y las ciudades son algunos de los mayores focos de escasez hídrica del mundo. India es el país que más agua subterránea ha tenido que bombear, sobre todo para regar. Pakistán también se enfrenta a un importante déficit hídrico debido a las necesidades de regadío, junto con algunas zonas del noreste de China.

PUBLICIDAD

En Ciudad de México hay 23 millones de personas que viven del agua prestada del pasado. El 30 % de ellos carece de un suministro fiable.

Japón y su capital se enfrentaron a problemas similares en el pasado, ya que las fábricas agotaron las aguas subterráneas en la década de 1960. El país ha invertido este problema imponiendo restricciones al bombeo de aguas subterráneas y construyendo presas y embalses.

En Estados Unidos, California se enfrenta a la mayor escasez, impulsada por el regadío y la industria. El verano pasado, Los Ángeles se enfrentó a las restricciones de uso de agua más estrictas de su historia: los residentes sólo podían regar sus plantas dos veces por semana.

Posibles soluciones

Regular el uso del agua en la agricultura y la industria puede ayudar a cerrar las brechas de agua y garantizar que haya suficiente para las necesidades básicas de las comunidades. Esto incluye controlar tanto los volúmenes de agua utilizados como la contaminación del agua causada por estos sectores.

En la agricultura, volver a los cultivos tradicionales adaptados al clima también podría ayudar en algunos casos.

PUBLICIDAD

El consumo doméstico de agua es uno de los usos que más fácilmente puede controlarse, sobre todo en los países económicamente desarrollados. Desincentivar las piscinas y el césped, y evitar las fugas son algunas de las formas en que esto podría llevarse a cabo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

"Es como encerrar a tigres juntos": protestas en Madrid contra la primera granja de pulpos del mundo

FRANCIA | La sequía amenaza los lavaderos de coches

Una sentencia "histórica" del Tribunal Europeo de Derechos Humanos respalda a las mujeres suizas en un caso de cambio climático