EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El mar Mediterráneo bate un nuevo récord de calor: ¿qué significa esto para el tiempo en Europa?

Jóvenes se zambullen en el mar Mediterráneo durante un caluroso día en Barcelona, España, 21 de julio de 2022.
Jóvenes se zambullen en el mar Mediterráneo durante un caluroso día en Barcelona, España, 21 de julio de 2022. Derechos de autor AP Photo/Francisco Seco
Derechos de autor AP Photo/Francisco Seco
Por Daniel Harper
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El clima extremo en toda Europa podría prolongarse hasta el otoño, impulsado por las temperaturas récord del mar.

PUBLICIDAD

El lunes, la temperatura de la superficie del mar Mediterráneo alcanzó su máximo histórico con 28,71 ºC, superando el récord anterior de 28,25 ºC, establecido en 2003.

Los datos del Servicio de Vigilancia de Olas de Calor en el Mediterráneo confirmaron que la temperatura del mar había batido nuevos récords el martes.

Las temperaturas más altas del agua significan que la vida marina estará en riesgo, de manera muy similar a lo sucedido entre 2015 y 2019, cuando otras olas de calor golpearon de manera significativa a cerca de 50 especies, incluidos moluscos y corales. 

El impacto del calentamiento de los océanos se dejará sentir en los meses de otoño e invierno, cuando el mar Mediterráneo libere el calor que retiene actualmente, lo que podría potenciar las tormentas.

El calor sin precedentes liberado por el mar podría desencadenar fuertes lluvias, no sólo en el sur de Europa sino en gran parte del resto del continente, ya que el Mediterráneo actúa como fuente de calor y humedad para gran parte de Europa.

Fenómenos meteorológicos extremos

Este verano se han producido fenómenos meteorológicos extremos en toda Europa, desde intensos incendios forestales y olas de calor hasta inundaciones repentinas y granizadas.

La semana pasada, las tormentas de granizo en el norte de Italia causaron al menos 110 heridos, con granizos del tamaño de pelotas de tenis golpeando las pequeñas ciudades de Lombardía, en el norte de Italia.

En el sur de Italia, las temperaturas superaron los 46ºC, y en algunos hospitales de Roma se ha registrado un aumento de entre el 20 y el 25 % de ingresos en unidades de urgencias por deshidratación u otras enfermedades relacionadas con el calor.

En Croacia, una ola de calor similar se ha cobrado la vida de seis personas. En Grecia, los incendios forestales han arrasado varias islas, entre ellas Corfú y Rodas, obligando a evacuar a miles de personas.

En España se produjeron inundaciones repentinas en la ciudad nororiental de Zaragoza, que han causado estragos en las calles, mientras que la sequía se sigue apoderando de gran parte de las regiones orientales y meridionales de España, como Cataluña y Andalucía.

Causas

Italia se ha visto especialmente afectada por el llamado "latigazo climático", agravado por diversos fenómenos meteorológicos.

"El norte de Italia se encuentra en la frontera entre dos masas de aire diferentes, o corrientes en chorro", explica a Euronews Green el doctor Giulio Betti, meteorólogo del Consejo Nacional de Investigación italiano.

"La del sur procede del desierto del Sahara, que es muy seco y capaz de crear una enorme cantidad de humedad. Al mismo tiempo, el norte de Europa se ve afectado por masas de aire frío e inestable procedentes del Atlántico norte. Esta mezcla de diferentes masas de aire desencadena tormentas excepcionalmente severas".

Gran parte del sur de Europa se encuentra en esta zona entre las dos masas de aire o corrientes en chorro. Ambas vienen a juntarse en el centro-norte de Italia, creando cambios severos en el tiempo, en comparación con las olas de calor que sufre el sur del país.

Este conflicto de corrientes en chorro también afecta a regiones fronterizas como el norte de España y los Balcanes, donde también se han registrado cambios meteorológicos extremos en comparación con el norte de Europa.

PUBLICIDAD

Aunque estos sistemas meteorológicos, junto con El Niño, están exacerbando los fenómenos extremos observados en Europa, los análisis muestran una clara relación con el cambio climático de origen humano.

El grupo World Weather Attribution ha llegado a la conclusión de que las recientes olas de calor en Europa se han hecho al menos 950 veces más probables debido al calentamiento global.

Más frecuentes el futuro

Dado que el clima más frío del norte de Europa contrasta con el creciente calor del sur, es probable que en el futuro se produzcan más fenómenos meteorológicos extremos, agravados por el cambio climático de origen humano.

"En todo el hemisferio norte se han formado cúpulas de calor, como hemos visto en el Mediterráneo", explica a Euronews Green un portavoz de la oficina MET. "Como la corriente en chorro se ha debilitado, permite que se acumulen estas cúpulas de calor, que son muy difíciles de mover para que otros sistemas meteorológicos vengan a reemplazarlas".

PUBLICIDAD

La ola de calor que azota Italia y gran parte del sur de Europa y el norte de África se prolonga desde hace semanas, mientras el anticiclón Cerberus se abre paso por el continente.

"Como hemos visto en toda Europa y el norte de África, una vez que estos sistemas se establecen, son increíblemente difíciles de mover", añade el portavoz de la MET Office.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Julio está siendo el mes más caluroso de la historia con más de 52 grados en algunas zonas

¿Tiene solución que el clima europeo sea tan extremo?

Junio bate récords de temperatura global por decimotercer mes consecutivo y la Tierra supera el límite de 1,5ºC por año