Jamón ibérico, queso de Saboya y arroz de Camarga: El cambio climático pone en peligro las especialidades alimentarias europeas

Mientras el cambio climático amenaza las especialidades europeas, los productores toman medidas para adaptarse y proteger las tradiciones.
Mientras el cambio climático amenaza las especialidades europeas, los productores toman medidas para adaptarse y proteger las tradiciones. Derechos de autor Gaël Camba / Euronews
Por Gael Camba
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Desde los pastos de montaña de Saboya hasta el delta del Ródano y los sotobosques de Andalucía, el cambio climático está teniendo graves repercusiones en la agricultura.

Las famosas especialidades europeas se ven amenazadas por las altas temperaturas, la sequía y la subida del nivel del mar. El cambio climático inducido por el hombre está teniendo un impacto directo en la salud de la agricultura y la ganadería de todo el mundo. 

PUBLICIDAD

En Europa, el parmesano, el arroz de Camarga, el pimiento de Espelette, las aceitunas de Kalamata, los quesos de Saboya y el jamón ibérico son algunas de las especialidades locales que sufren sus efectos. Los productores buscan soluciones para preservar los productos locales.

Los cerdos ibéricos no tienen suficientes bellotas para comer

El sol andaluz brilla a través de las hojas de las encinas sobre la hierba parda por la que deambulan los cerdos ibéricos. Es la dehesa, un sotobosque típico del suroeste de España lleno de diferentes especies de encinas.

Es el hábitat ideal para estos cerdos, famosos en la región por su jamón "pata negra de bellota". Esta etiqueta indica la máxima calidad y para conservarla los cerdos deben disponer de al menos una hectárea de terreno para pastar las bellotas.

Gaël Camba / Euronews
El jamón ibérico de bellota es una especialidad del suroeste de España. Se vende a más de 100 euros el kilo.Gaël Camba / Euronews

Pero los robles, afectados por la sequía, no produjeron suficientes bellotas el año pasado. Los granjeros tuvieron que adaptarse dando a cada cerdo más espacio para pastar y tener suficiente para comer.

"En lugar de dar a cada cerdo dos hectáreas, tuvimos que darles tres hectáreas para mantener la misma calidad", explica Rafael Barandarian, criador de cerdo ibérico en su granja Cabeza del Gato.

Gaël Camba / Euronews
Los cerdos ibéricos forman parte de una raza específica que se controla para preservar la calidad del producto y respetar la tradición.Gaël Camba / Euronews

Otra forma de mantener la etiqueta de calidad y alimentar a los cerdos con suficientes bellotas es variar las especies de encina presentes en las explotaciones.

"Preferimos fincas con dos o tres especies de encina", explica María Castro Bermúdez, responsable de comunicación de Cinco Jotas, una de las marcas más prestigiosas de jamón ibérico. "Porque si no tenemos una buena producción de bellota de la encina, el alcornoque tendrá lo que necesitamos", continúa. 

Gaël Camba / Euronews
Rafael Barandarian es un ganadero de cerdo ibérico de Aracena donde las sequías le llevaron a ampliar su parcela para cumplir los requisitos de la etiqueta.Gaël Camba / Euronews

La prioridad es proporcionar a los cerdos bellotas y hierba durante el periodo de engorde, de octubre a enero, conocido como montanera. Es esta alimentación tradicional la que confiere a la carne y a su grasa su sabor característico.

Tras el sacrificio, el jamón se conserva en bodega hasta cinco años para su maduración. Pesa hasta 8 kilos y cuesta unos 700 euros.

La hierba ya no crece en Saboya

En Francia, al otro lado de la frontera, el problema es el mismo. Los quesos de Saboya también sufren debido a la sequía provocada por el cambio climático.

Jean-Luc Duclos cría sus 150 vacas que suministran leche para el Emmental de Saboya, el Tomme y el Reblochon en el valle de Usses, entre Annecy y Ginebra.

PUBLICIDAD

En su granja, llamada "Le Champenois", la hierba suele estar verde, pero puede que no lo esté durante todo el verano. "Eso se debe a la sequía", dice el granjero, señalando grietas en la tierra.

"La falta de agua hace que la tierra se tense, se encoja y cree grietas como ésta. Cuando llegue la próxima lluvia, quizá podamos rellenarlas", lamenta Duclos.

Gaël Camba / Euronews
Jean-Luc Duclos, dueño de la granja Le Champenois.Gaël Camba / Euronews

El principal reto es permitir que las vacas coman hierba para que conserve su etiqueta de IGP (Indicación Geográfica Protegida) y, sobre todo, sus niveles de calidad.

"Pero el pastoreo está amenazado", explica Jean-Luc Duclos. "La producción de hierba está amenazada por las altas temperaturas. Cuando hace 30 grados, la hierba deja de crecer", lamenta el granjero.

El año pasado, 28 tipos de queso solicitaron una modificación del pliego de condiciones debido a las altas temperaturas .

PUBLICIDAD
Gaël Camba / Euronews
Las vacas no soportan bien temperaturas superiores a 25 grados.Gaël Camba / Euronews

Pero suavizar los requisitos no resolverá todos los problemas a los que se enfrentan estas especialidades alimentarias, ya que el propio ganado no soporta bien este tipo de calor.

"Una vaca está bien entre -5 y +25 grados (Celsius), pero si hace más calor, el buey sufrirá estrés", explica Jean-Luc Duclos, que ha observado que algunas vacas producían entre 2 y 3 litros menos de leche al día. La calidad de la leche también se ha visto afectada, lo que ha ralentizado la producción de queso.

La subida del nivel del mar en el Mediterráneo amenaza el arroz de Camarga

En la región de la Camarga, en la costa mediterránea del sur de Francia, el problema es casi el contrario. Hay demasiada agua de mar.

El mayor humedal de Francia está amenazado porque el nivel del Mediterráneo está subiendo y su agua salada podría invadir pronto los arrozales.

"La sal es un excelente herbicida", explica Bertrand Mazel, cultivador de arroz y presidente del sindicato de arroceros de Camarga. "El mar está a 37 gramos por litro, y ya, a 2 gramos por litro, el arroz empieza a sufrir", cuenta Mazel. 

PUBLICIDAD
Gaël Camba / Euronews
El Mediterráneo amenaza con sumergir los arrozales de Camarga, poniendo en peligro la región y su economía local.Gaël Camba / Euronews

"Si seguimos llevando el mar a la Camarga, vamos a crear una enorme marisma salina que no sólo volverá estéril la zona, sino que no habrá más biodiversidad, ni fauna, ni flora", lamenta el agricultor.

El cultivo del arroz requiere pesticidas, pero éstos se esparcen en el agua dulce, que luego se vierte en el medio natural. Los investigadores de la Tour du Valat, instituto de investigación para la conservación de los humedales mediterráneos, afirman que es necesario mejorar el proceso.

Gaël Camba / Euronews
Jean Jalbert, Presidente de la Tour du Valat.Gaël Camba / Euronews

"El nivel de pesticidas en las aguas de drenaje agrícola es incompatible con las normas de protección", afirma Jean Jalbert, Presidente de la Tour du Valat. Actualmente se está llevando a cabo un experimento para tratar estas aguas, pero podrían pasar varios años antes de que se aplique a gran escala.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un estudio atribuye las olas de calor al cambio climático

Grecia | Cuando el calor espanta al turismo

¿Quiere trabajar siempre desde casa? El cambio climático puede ser tu mejor excusa