Un nuevo satélite rastreará por primera vez desde el espacio las emisiones de C02 de los países más contaminantes

Humo y vapor salen de la central eléctrica de Belchatow, la mayor central de carbón de Europa, en Zlobnica, Polonia, el 20 de octubre de 2022.
Humo y vapor salen de la central eléctrica de Belchatow, la mayor central de carbón de Europa, en Zlobnica, Polonia, el 20 de octubre de 2022. Derechos de autor Kuba Stezycki/Reuters
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El satélite lanzado por una empresa canadiense podrá detectar por primera vez desde el espacio las emisiones de carbono de lugares como las centrales de carbón.

PUBLICIDAD

La empresa canadiense de control de emisiones GHGSat lanzó el sábado un satélite destinado a detectar por primera vez desde el espacio las emisiones de dióxido de carbono de instalaciones concretas como plantas de carbón y acerías.

El satélite, llamado Vanguard, despegó de la base espacial de Vandenberg (California), según informó GHGSat.

La tecnología espacial se utiliza cada vez más para exigir responsabilidades a las industrias contaminantes por su contribución al cambio climático.

Los datos de GHGSat están a disposición de los emisores industriales que quieran reducir sus emisiones, así como de gobiernos y científicos.

Vanguard se basará en la creciente red de satélites que ya detectan penachos de metano, un gas de efecto invernadero invisible y difícil de detectar porque tiende a filtrarse de una serie de pequeñas fuentes, como tuberías, perforaciones y granjas.

Control de las emisiones de dióxido de carbono

El dióxido de carbono representa casi el 80% de las emisiones estadounidenses de gases de efecto invernadero procedentes de actividades humanas y suele entrar en la atmósfera a partir de grandes fuentes industriales, como las centrales eléctricas.

Según GHGSat, los satélites que vigilan el dióxido de carbono en la atmósfera no se centran actualmente en las emisiones de las instalaciones.

Los datos recogidos por Vanguard ayudarán a corroborar las prácticas habituales de seguimiento y medición de las emisiones de dióxido de carbono, según Stephane Germain, director general de GHGSat, con sede en Montreal.

"A menudo lo que encontramos es una mezcla de mediciones directas y estimaciones, por lo que disponer de una medición directa de toda la instalación desde un satélite servirá de validación", declaró Germain en una entrevista.

Los satélites ya han demostrado que las emisiones de metano son muy superiores a las estimadas, y Germain sospecha que lo mismo puede decirse del dióxido de carbono.

Según GHGSat, esta información contribuirá a reforzar la exactitud de los inventarios gubernamentales de emisiones y de los modelos científicos, y mejorará la calidad de los informes corporativos sobre gases de efecto invernadero destinados a los inversores.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE se replantea su política espacial tras el fracaso de Ariane

¿Qué europeos viven más y qué nos dicen las últimas cifras de esperanza de vida?

Un gran paso adelante: ¿Por qué es tan difícil aterrizar con éxito en la Luna?