Euroviews. Los supermercados son los guardianes que se oponen a quienes cultivan lo que comemos

Una mujer empuja su carrito de la compra en un supermercado, en Madrid, octubre de 2008
Una mujer empuja su carrito de la compra en un supermercado, en Madrid, octubre de 2008 Derechos de autor AP Photo/Euronews
Por Eurof Uppington
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan de ninguna manera la posición editorial de Euronews.
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los supermercados ofrecen productos baratos, nos ahorran tiempo y nos permiten participar en un mercado globalizado de alimentos. Son nuestros propios agricultores, nuestro medio ambiente y nuestra salud los que han estado pagando el precio, escribe Eurof Uppington.

PUBLICIDAD

A estas alturas, todo el mundo en Europa es consciente de que los agricultores de todo el continente se han embarcado en las mayores protestas de este año, con maquinaria pesada y todo. Sus reivindicaciones son tan variadas -desde precios más altos a menos burocracia, pasando por menos normativas medioambientales o desgravaciones fiscales- que parecen imposibles de satisfacer. Y aunque los agricultores "siempre" protestan por algún desaire, conducen sus tractores a las autopistas o a las capitales europeas y arrojan estiércol a las puertas de los burócratas, hay algo que parece diferente. El descontento actual parece más profundo y generalizado que antes.

El nuevo factor es la necesidad de los gobiernos de reducir las emisiones de las explotaciones agrícolas como parte de las políticas del Nuevo Pacto Verde: se han introducido grandes cambios en las normas sobre subvenciones, con el objetivo de impulsar la salud del suelo y la biodiversidad mediante la reducción de la cabaña ganadera y el menor uso de fertilizantes, pesticidas y herbicidas.

Todos estos son objetivos excelentes que los agricultores, como los administradores de sus tierras, normalmente apoyarían, en principio. Pero con la mayoría de las explotaciones al borde de la quiebra, verse obligados a pasar por nuevos trámites burocráticos para volver a solicitar las subvenciones de las que dependen es increíblemente estresante.

Además, si crees que necesitas X cantidad de fertilizante para obtener el mismo rendimiento y que sin él te irás a la quiebra, y te dicen que lo reduzcas; también te asustarías. Adaptarse a estas nuevas normas sería mucho más fácil si la agricultura fuera un negocio rentable. El hecho de que no lo sea se debe a dónde y cómo compramos nuestros alimentos: los supermercados son los guardianes de un sistema alimentario en contra de las personas que cultivan lo que comemos.

Los productos de los agricultores locales no tienen presupuesto para publicidad

En los negocios, el poder proviene de la concentración del mercado. Nuestra industria alimentaria es como un reloj de arena, con millones de consumidores aguas abajo y miles de productores aguas arriba, pero en medio de cada mercado nacional se sitúan sólo un puñado de marcas dominantes de supermercados junto con un número similar de propietarios de marcas de alimentos procesados, como Nestlé, Kraft y Pepsico. Esos supermercados y procesadores utilizan su poder de mercado para aumentar los márgenes a expensas de sus proveedores -los agricultores- y de sus consumidores -nosotros-.

La leche, la carne o los tomates de los agricultores locales no tienen presupuesto para publicidad. Son productos básicos sin marca que los supermercados podrían tener que tirar si no consiguen vender: no ven ninguna razón para pagar, y sí muchas para bajar los precios de estas categorías todo lo posible.
Una cesta de comestibles en un carrito en un supermercado en Londres, junio de 2023
Una cesta de comestibles en un carrito en un supermercado en Londres, junio de 2023AP Photo/Alastair Grant

Los supermercados pueden incluso mangonear a las grandes marcas de alimentos. Les gusta vender productos de larga duración y altos márgenes, de vendedores que hacen marketing para ellos. Así, por ejemplo, Nestlé paga millones por anunciar la leche de chocolate Nesquick en televisión, lo que impulsa la demanda de esa marca, y luego paga a Tesco en metálico para que la coloque en las estanterías a la altura de los ojos, por encima de las demás leches de chocolate.

La leche, la carne o los tomates de los agricultores locales no tienen presupuesto para publicidad. Son productos básicos sin marca que los supermercados podrían tener que tirar si no consiguen vender: no ven ninguna razón para pagar, y sí muchas para bajar los precios de estas categorías todo lo posible.

Los precios baratos y la comodidad también nos hacen cómplices

La forma en que los supermercados venden los alimentos influye en lo que comemos. Al pasear por los pasillos, los productos más a la vista suelen estar muy procesados, envueltos en envases brillantes con tigres y conejos de dibujos animados.

Son los alimentos de larga duración fabricados por las marcas asociadas de los supermercados. Los alimentos sanos e integrales no se ven. Durante los años de dominio de los supermercados en Europa y Estados Unidos, ha aumentado el consumo de alimentos hiperprocesados, lo que nos hace enfermar más.

La forma de vender de los supermercados también afecta a la forma de cultivar de los agricultores. Incapaces de diferenciar sus productos, y sometidos a una presión de precios extrema, los agricultores se han visto obligados a cultivar por volumen en lugar de por sabor o nutrición.

Los supermercados nos permiten participar en un mercado globalizado de alimentos, donde podemos conseguir fresas de Perú en invierno y calorías baratas de soja brasileña durante todo el año. Son nuestros propios agricultores, nuestro medio ambiente y nuestra salud los que pagan el precio.
Un agricultor en una autopista a la altura de Melegnano, cerca de Milán, febrero de 2024
Un agricultor en una autopista a la altura de Melegnano, cerca de Milán, febrero de 2024AP Photo/Luca Bruno

Centrada en el rendimiento desde hace más de medio siglo, la agricultura moderna ha devastado los campos y las aguas de Europa por la escorrentía de nutrientes, la destrucción del hábitat y la pérdida de biodiversidad debida a la agricultura de alto contenido químico. Pero no culpemos a Carrefour y Coop de todos los males del planeta. Nosotros también somos cómplices, sobornados por los precios baratos y, sobre todo, por la comodidad de tener todo lo que necesitamos para nuestra compra semanal en un solo lugar.

Los supermercados nos ahorran tiempo. Gracias a ellos también gastamos menos que nunca de nuestros ingresos en alimentos, aunque la inflación alimentaria posterior a la crisis haya aumentado un poco ese porcentaje. Los supermercados nos permiten participar en un mercado globalizado de alimentos, donde podemos conseguir fresas de Perú en invierno y calorías baratas de soja brasileña durante todo el año. Son nuestros propios agricultores, nuestro medio ambiente y nuestra salud los que pagan el precio.

¿Qué hacer entonces?

Los agricultores no deben pagar la factura

En primer lugar, hacer pagar a los agricultores por la transición ecológica es claramente injusto e inviable. Los gobiernos y los consumidores deberíamos apoyarles en todo lo que podamos. Muchos supermercados también entienden el problema y se esfuerzan por abastecerse localmente y destacar a los agricultores que les abastecen en sus campañas de marketing. Pero esto es voluntario; necesitamos que triunfen nuevos modelos de negocio que localicen y desmercantilicen los alimentos, como Ooooby en el Reino Unido, que crea centros locales de distribución de cajas de verduras de pequeños agricultores. Mi propia empresa pone en contacto a restaurantes de Suiza con productores artesanales de aceite de oliva de Grecia, España y Portugal.

Pero es difícil. Para triunfar, estos modelos tienen que encontrar algo que supere la ventaja de los supermercados en precio y comodidad. La educación del consumidor puede ayudar en el margen, pero lleva tiempo. La entrega a domicilio es muy cómoda, pero añade costes. **Hasta que aparezca una nueva tecnología que cambie el paradigma, seguiremos con los supermercados.**Por eso también estamos atascados con la política como única herramienta para cambiar las cosas, por ahora.

Cuanto más apoyo puedan obtener los agricultores de los políticos, mejor, pero la respuesta no puede ser ir de solución a corto plazo en solución a corto plazo. Se necesita un pensamiento sistémico adecuado para cuadrar el círculo de la solución de las necesidades de los agricultores y el imperativo urgente de restaurar nuestro medio ambiente. No deberían ser opuestos.

Eurof Uppington es director general y fundador de Amfora, importador de aceites de oliva virgen extra con sede en Suiza.

En Euronews creemos que todas las opiniones importan. Póngase en contacto con nosotros en view@euronews.com para enviarnos propuestas y participar en la conversación.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

De Suecia a Bulgaria, ¿qué países europeos están más cerca de sus objetivos de energía sostenible?

Estado de emergencia en Sicilia por sequía: Agua racionada a unos 850.000 habitantes

Dinamarca: La contaminación del agua potable llega a un punto crítico