España, camino del primer trimestre más caluroso jamás registrado a pesar de las recientes lluvias

Un grupo de gente observa el río Guadalquivir tras las recientes lluvias bajo el puente romano en Córdoba, España
Un grupo de gente observa el río Guadalquivir tras las recientes lluvias bajo el puente romano en Córdoba, España Derechos de autor AP Photo/Manu Fernandez
Derechos de autor AP Photo/Manu Fernandez
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

A pesar de que las recientes lluvias han llenado los embalses, y a la espera de confirmar los datos del primer trimestre de 2024, un invierno inusualmente cálido ha empeorado la escasez de agua y la sequía es consecuencia de un problema mayor.

PUBLICIDAD

Es probable que enero, febrero y marzo hayan supuesto el primer trimestre más cálido en España desde que comenzaron los registros en 1961

La agencia meteorológica nacional, la AEMET, indicó el martes que la temperatura media en la España peninsular durante los tres primeros meses del año fue de 9,5ºC. Esto es 1,9°C más que el promedio para esta época del año y 0,1°C más que el récord anterior establecido en 1997.

Aún se necesitan datos finales para confirmar el récord, pero la agencia de meteorología ha adelantado que, como enero y febrero ya fueron meses muy cálidos, cree que el primer trimestre de 2024 se convertirá en el más cálido de la historia.

Las temperaturas en algunas partes del paísalcanzaron casi los 30°C en enero, oficialmente el enero más cálido que España haya visto desde 1961. Marzo fue alrededor de medio grado más cálido que el promedio, debido principalmente a un “episodio intenso” de altas temperaturas entre el 14 y el 23.

El clima invernal inusualmente cálido no ha ayudado con la grave sequía observada en varias regiones de España este invierno.

En febrero, Barcelona declaró una emergencia por sequía con estrictas restricciones de agua impuestas en gran parte del área circundante. El nivel de los embalses en Andalucía descendió notablemente durante los dos primeros meses del año.

Y, tras uno de los "inviernos más secos de la historia reciente", Tenerife, en las islas Canarias, también declaró una emergencia por sequía a principios de marzo.

¿El clima húmedo de Semana Santa ha ayudado a combatir la sequía en España?

Marzo fue un mes muy lluvioso, pero España aún no ha escapado del peligro de la sequía. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dijo el miércoles a la prensa, en un desayuno organizado por Europa Press, que las recientes precipitaciones eran una "excelente" noticia. Pero advirtió que no hay que “bajar la guardia” ante la sequía.

Ribera afirmó que todavía hay algunas zonas "preocupantes" de España, incluidas las cuencas mediterráneas de Andalucía yCataluña, que "siguen en un nivel bajopara la época del año".

Las precipitaciones durante la Semana Santa fueron tres veces superiores a lo normal durante los últimos siete días de marzo, según la AEMET. En gran parte del sur y centro de España se registraron 100 litros de precipitación por metro cuadrado en un solo día. Algunas procesiones de Semana Santa en Sevilla tuvieron que ser canceladas por las inclemencias meteorológicas.

Estas fuertes lluvias de la tormenta Nelson han impulsado los embalses enEspaña al 63,1% de su capacidad esta semana, un 5,3% más que la semana pasada.

La situación ha traído cierto alivio a Andalucía, donde el presidente regional, Juanma Moreno, dijo que era poco probable que el nivel de emergencia por sequía aumentara con algo de lluvia en los próximos meses. Moreno añadió que “no será necesario traer barcos cargados de agua”.

Sin embargo, las autoridades regionales siguen instando a la población a tener cuidado y seguirán vigentes restricciones en algunas zonas, ya que afirman que la falta de agua es un "problema estructural".

¿Cataluña eliminará las restricciones de emergencia por sequía?

Otras partes del país no se han beneficiado tanto de la lluvia. Los niveles de los embalses en Cataluña, que ha estado sufriendo una sequía prolongada durante unos tres años, no han experimentado una mejora significativa.

El sistema Ter-Llobregat que abastece el área de Barcelona y Girona experimentó un aumento marginal en los niveles de los embalses hasta alrededor del 16 al 17% de su capacidad, pero todavía están significativamente por debajo de donde se encontraban en esta época del año en 2023.

Más de 200 municipios de la región, incluida Barcelona, declararon el estado de emergencia en febrero tras tres años de sequía. Aunque queda por ver si se realizará algún cambio en el Plan Especial contra la Sequía de Cataluña -que incluye restricciones de agua-, parece poco probable a menos que abril sea especialmente lluvioso.

El consejero de Acción Climática de Cataluña, David Mascort, dijo a la radio local que los embalses deben alcanzar el 27 o 28% para que se levanten las medidas de emergencia. Eliminar las restricciones ahora, dijo, no tendría sentido, ya que significaría declarar nuevamente el estado de emergencia en un mes y medio.

Con el verano a la vuelta de la esquina, estos fuertes aguaceros poco ayudan a aliviar a largo plazo la situación de sequía en España. El alivio del tiempo inusualmente húmedo que llena los embalses solo indica la gravedad del problema actual.

PUBLICIDAD

Los científicos también dicen que estos cambios dramáticos de sequía extrema a lluvias intensas se están volviendo más comunes con el cambio climático. Europa es una de las siete regiones donde esta tendencia está empeorando, según un estudio publicado el año pasado.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La borrasca Nelson deja muerte y destrucción tras su paso por España

Una nueva realidad climática: Los pueblos españoles afectados por la sequía llevan meses en crisis

Cataluña declara la emergencia por sequía tras 39 meses sin lluvias sustanciales