EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Contaminación, cambio climático: expertos debaten cómo solucionar los problemas del agua en Europa

Contaminación, cambio climático: expertos debaten cómo solucionar los problemas del agua en Europa
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Jeremy WilksNatalia Oelsner & Jonny Walfisz
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En el marco de la Semana Verde de la Unión Europea, celebrada en Bruselas, el corresponsal científico de 'Euronews' Jeremy Wilks interroga a expertos sobre la contaminación del agua, las sequías y las inundaciones, y se pregunta cuándo espabilaremos sobre el agua.

"Si queremos garantizar un futuro para Europa, más vale que acierten con el agua. De lo contrario, olvídense. No hay arreglo para el clima si no nos centramos en el agua", dice a 'Euronews' Henk Ovink, director ejecutivo y comisario fundador de la Comisión Global sobre la Economía del Agua.

El defensor neerlandés del agua intervino el 29 de mayo en el Debate sobre la Resiliencia del Agua de 'Euronews', en el que un grupo de expertos fue preguntado sobre cómo deberíamos ser más sensatos con el agua.

Presentado desde el acto de la Semana Verde de la Unión Europea en Bruselas, nuestro corresponsal científico Jeremy Wilks estuvo al frente.

Formuló preguntas a este panel, compuesto por Henk Ovink, Florika Fink-Hooijer, directora general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, y Arnaud Valleteau de Moulliac, consejero delegado de 'Veolia Water Technologies', filial de tratamiento de aguas del grupo Veolia, con sede en Francia y valorada en 1650 millones de euros.

Siga leyendo para conocer los aspectos más destacados de este importante debate que le ayudará a comprender los entresijos del agua, uno de los problemas más acuciantes del planeta Tierra.

Puede ver los momentos más destacados en la parte superior de este artículo, o ver el debate completo en el reproductor de vídeo que aparece a continuación:

  • Eslovenia fue devastada por las inundaciones en 2023: ¿cómo se prepara para lluvias extremas en el futuro?
  • ¿Puede Cataluña aprender a convivir con la sequía?

Conozca a nuestros expertos:

Dra. Florika Fink-Hooijer - Directora general de Medio Ambiente de la Comisión Europea

Henk Ovink - Director ejecutivo y Comisario fundador de la Comisión Mundial sobre la Economía del Agua

Arnaud Valleteau de Moulliac - Director general de Veolia Water Technologies, filial de tratamiento de aguas del grupo Veolia, con sede en Francia y valorada en 1 650 millones de euros

Moderador - Jeremy Wilks, corresponsal científico de Euronews

La Dra. Florika Fink-Hooijer, Arnaud Valleteau de Moulliac y Henk Ovink (de izda. a dcha.) serán los expertos ponentes a cargo de Jeremy Wilks.
La Dra. Florika Fink-Hooijer, Arnaud Valleteau de Moulliac y Henk Ovink (de izda. a dcha.) serán los expertos ponentes a cargo de Jeremy Wilks.Euronews/Canva

¿Por qué el agua es un tema tan importante ahora?

Con las elecciones europeas de junio a la vuelta de la esquina -y el cambio climático y sus efectos como tema de gran importancia- no es de extrañar que el agua sea un tema candente para políticos y dirigentes.

El agua también es un tema apremiante para los votantes. Según una encuesta reciente de la Comisión Europea, la contaminación es la principal preocupación de los europeos, y el 69% afirma estar preocupado por el efecto de la contaminación en la seguridad del agua.

Mientras Europa se preocupa cada vez más por la contaminación del agua, ésta escasea cada vez más. Sin embargo, la demanda está en máximos históricos y se calcula que se duplicará de aquí a 2030.

Nuestra agua procede tanto de dentro de Europa -agua azul de ríos y lagos- como de fuera del continente -agua verde que viaja a través de las plantas y la lluvia- y garantizar la limpieza de ambas fuentes es crucial.

Es crucial para el ciclo hidrológico, para la biodiversidad, la alimentación y la economía: el agua es la base de la que dependen todas nuestras vidas. "No hay alternativa", afirma Ovink. "No se puede beber arena ni nada parecido."

Un hombre lleva a los niños a través del agua de la inundación, con los servicios de emergencia en el lugar después de las fuertes lluvias, en la Toscana, Italia, 4/11/2023
Un hombre lleva a los niños a través del agua de la inundación, con los servicios de emergencia en el lugar después de las fuertes lluvias, en la Toscana, Italia, 4/11/2023Adriano Conte/Adriano Conte/LaPresse

La contaminación del agua y la amenaza de los PFAS

¿Hasta qué punto están contaminadas las aguas europeas? Wilks interrogó al grupo de expertos para comprobar el estado de las aguas del continente y confirmar si los temores del ciudadano medio eran fundados.

En comparación con el contexto mundial, el agua europea es comparativamente saludable, pero Ovink no cree que debamos dormirnos en los laureles. "Deberíamos preocuparnos. El agua afecta a nuestra salud, a nuestra salud humana, a la salud de nuestros hijos, si queremos criarlos en un entorno sano. Pero también la salud de nuestros sistemas alimentarios, combinada con la industrialización, la contaminación y los productos químicos en nuestras aguas".

Entre las sustancias preocupantes que se encuentran en nuestros cursos de agua abundan los llamados "productos químicos para siempre", las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, conocidas como PFAS. También hay restos de antibióticos, hormonas, productos químicos industriales, cianotoxinas, nanomateriales y muchos más.

"Lo que encontramos en nuestra agua es lo que viene de nuestro entorno", subraya Valleteau de Moulliac. Sostiene que, aunque no debería sorprendernos que los subproductos de las industrias europeas acaben en nuestras aguas, podemos vigilar la afluencia y luego tratar el agua según sea necesario.

Este trabajo se ha visto favorecido por la normativa multinacional, afirma Fink-Hooijer, algo que ya se ha visto con la Directiva sobre agua potable. "Hemos dicho que los PFAS tendrán que eliminarse antes de 2026, o clasificarse y controlarse, y ahora estamos dando orientaciones sobre cómo hacerlo", explica. También hay propuestas pendientes de votación para hacer frente a los contaminantes del agua en las aguas superficiales y subterráneas.

"Por eso es bueno regularlo y hacer que los Estados miembros se pongan de acuerdo sobre su necesidad", afirma Fink-Hooijer, quien señala que una amplia aceptación acelerará cualquier proceso de control y tratamiento del agua.

En cuanto a los PFAS, Dinamarca, Alemania, Suecia, Países Bajos y Noruega han solicitado a la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) su prohibición total. Los PFAS proliferaron debido a su utilidad en industrias como la aeronáutica y la medicina. Sin embargo, pueden tardar miles de años en descomponerse y tienen la desagradable habilidad de contaminar lejos de su fuente.

  • Restaurar los ríos europeos: un escenario beneficioso para el hombre y la naturaleza
  • Del desagüe al vaso: el futuro del tratamiento de aguas residuales

¿Deberíamos dar más protección jurídica a nuestras vías fluviales para mantenerlas seguras?

Otra pregunta fue la de Charline Albericci, directora de operaciones del 'Fluctuations Festival', un festival transnacional flotante que recorre los ríos europeos con el objetivo de implicar a la gente en temas sociales, medioambientales y de ciudadanía.

Preguntó al grupo si, para preservar el agua y alcanzar los objetivos climáticos de la UE para 2030, nuestros ríos, mares y océanos deberían tener un estatuto jurídico específico.

"Hay países en todo el mundo que no sólo se lo están planteando, sino que ya lo están haciendo, como la República Dominicana", explica Ovink.

En Europa es un poco menos sencillo, dado que cada país del bloque tiene planteamientos ligeramente distintos en relación con el agua, pero hay esperanzas y normativas en vigor.

"Ya contamos con disposiciones de acceso muy sólidas, como la Directiva sobre Delitos contra el Medio Ambiente [que apoya la protección del medio ambiente a través del derecho penal], que es muy fuerte", afirma Fink-Hooijer.

"En Francia existe la idea de adoptar un río para las clases escolares, lo que me parece una idea muy bonita y buena porque reclamas la propiedad y asumes la responsabilidad de un trozo de agua concreto", añade. "Dar a los niños esa oportunidad les ayuda a comprender la importancia de proteger nuestras vías fluviales."

Ovink sugirió que se trata de un pequeño paso hacia una mayor concienciación nacional sobre los problemas que nos ocupan.

"Crea un sentido de pertenencia y también la capacidad de hacer algo. Un estatuto jurídico te da realmente la oportunidad de decir 'oye, para. Haré lo que sea para ayudar', creo que esa combinación es fuerte", afirma.

Varias personas permanecen a orillas del río Meno, cerca del Banco Central Europeo, en Fráncfort (Alemania), tras la puesta de sol del lunes 22 de abril de 2024.
Varias personas permanecen a orillas del río Meno, cerca del Banco Central Europeo, en Fráncfort (Alemania), tras la puesta de sol del lunes 22 de abril de 2024.Michael Probst/Copyright 2024 The AP.
  • ¿Cómo hacer más ecológicas las vías fluviales?
  • Las comunidades de la región portuguesa del Algarve, propensa a la sequía, toman las riendas de la gestión del agua
  • Uno de cada ocho europeos vive ahora en una zona con riesgo de inundaciones extremas, según un nuevo informe

Agricultura intensiva y aguas residuales de la industria alimentaria

Uno de los principales usos del agua es la agricultura. Alrededor del 70% del agua extraída se destina a la agricultura para producir los alimentos que todos comemos. Si el agua que se destina a la agricultura está contaminada, repercute directamente en todos. Pero también hay que luchar contra la contaminación procedente de la agricultura.

Hay que dar prioridad a las políticas que apoyen a los agricultores que adopten métodos más sostenibles para reducir los contaminantes que vierten al agua, afirma Ovink en respuesta a una pregunta de Jerry Mac Evilly, responsable de política de Amigos de la Tierra Irlanda.

Ovink, que procede de la agricultura, señala sin embargo que no servirá de nada señalar a los agricultores individualmente. "El agricultor individual no tiene la culpa de los contaminantes que acaban en nuestro medio ambiente, es el sistema que lo rodea lo que tenemos que cambiar."

Valleteau de Moulliac añade que no hay que olvidar que los productos de las aguas residuales agrícolas son realmente valiosos. "Podemos crear energía a partir de la contaminación", afirma, señalando el potencial de los residuos de la industria alimentaria para producir fertilizantes.

Una canoa abandonada se sienta en el suelo agrietado en medio de una sequía en el embalse de Sau, al norte de Barcelona, España, el lunes 22 de enero de 2024.
Una canoa abandonada se sienta en el suelo agrietado en medio de una sequía en el embalse de Sau, al norte de Barcelona, España, el lunes 22 de enero de 2024.Emilio Morenatti/Copyright 2024 The AP

La Semana Verde de la UE se centra en la gestión del agua ante el riesgo de inundaciones

"El impacto es enorme": Los agricultores de Sicilia luchan por sobrevivir en medio de la peor sequía de los últimos 30 años

'Green Win', vías navegables más verdes

¿Cuáles son las soluciones?

Las preocupaciones en torno a la contaminación y la escasez de agua pueden ser innumerables, pero también lo son las soluciones. Se preguntó al jurado qué motivaría a una ciudad a introducir cambios cruciales en sus infraestructuras para superar situaciones como el desbordamiento de las aguas residuales a los cursos de agua, como puede ocurrir en ciudades como Bruselas durante aguaceros intensos.

Las soluciones urbanas pueden incluir la ampliación de las infraestructuras, pero también ideas más novedosas como la ecologización de los tejados y la sustitución del hormigón o el asfalto. Estas soluciones "son mucho más baratas que cualquier otra cosa, y además tienen efectos secundarios positivos para el bienestar de los ciudadanos, incluido el bienestar mental", afirma Fink-Hooijer.

Las soluciones también deben poder adaptarse a la magnitud del problema. A este respecto, Fink-Hooijer explica cómo ha cambiado la Directiva de 1991 sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas.

Al principio, sólo se centraba en las grandes aglomeraciones y permitía a las más pequeñas seguir vertiendo aguas residuales. "No superaban el umbral para tener instalaciones de tratamiento de aguas residuales urbanas". Luego se modificó para captar a un abanico más amplio de contaminadores, centrándose en cambio en el productor en origen.

Más allá de las ciudades, también hay soluciones para el ciclo hidrológico más amplio. Esto se refiere a la forma en que el agua azul, el agua verde y el agua gris (aguas residuales) interactúan para crear el sistema hídrico holístico del que dependemos. Para garantizar la longevidad de un ciclo hidrológico beneficioso para el ser humano, tenemos que crear soluciones naturales escalables tanto para los ríos como para los paisajes urbanos, afirma Fink-Hooijer.

Valleteau de Moulliac pone como ejemplo un parque construido en Alicante para absorber el agua de lluvia. Sin embargo, este parque era enorme, y Wilks señala el problema potencial de confiar en soluciones basadas en la naturaleza que dependen tanto del espacio. "Hay espacio suficiente", replica Valleteau de Moulliac.

"Tenemos que ver el agua como un tema local. Tiene un impacto global, pero es un tema local", afirma.

Como señala Valleteau de Moulliac, mejorar el sistema hídrico requiere una perspectiva tan amplia y compleja como el propio ciclo hidrológico. Si el agua cabe en cualquier recipiente en el que se ponga, también deben caber nuestras soluciones. Puede leer más sobre la Directiva Marco del Agua de la UE aquí.

Compartir esta noticia