This content is not available in your region

La Comisión presenta la Ley de chips: 45 000 millones para conseguir el 20% del mercado mundial

Access to the comments Comentarios
Por Bryan Carter  & Euronews en español
euronews_icons_loading
El comisario europeo de Mercado Interior Thierry Breton
El comisario europeo de Mercado Interior Thierry Breton   -   Derechos de autor  Unión Europea 2022

La Unión Europea quiere duplicar su participación en el mercado mundial de producción de semiconductores para finales de esta década.

Actualmente, solo el 10% de estas piezas electrónicas indispensables se fabrican en el continente, lo que lo hace excesivamente dependiente de otras partes del mundo.

Evitar el desabastecimiento

Por eso la Comisión ha presentado este martes la Ley de Chips, cuyos princiales objetivos son por una parte evitar futuros desabastecimientos, como los sufridos durante la pandemia, y por otra, construir toda la cadena de valor de su producción, desde la investigación y desarrollo hasta la fabricación.

La UE ocupa un buen lugar en el sector del I + D, pero carece de las instalaciones para la producción masiva de microchips, lo que requerirá una inversión pública muy significativa por parte de los Estados miembro.

"Esas instalaciones no existirán en Europa si no hacemos algo", aseguraba la comisaria de la Competencia Margrethe Vestager, responsable del plan 'Una europa adecuada a la era digital'. "Esto signfica que estaría justificado cubrir hasta el 100% de un a probada falta de fondos con recursos públicos. Ello nos obliga a valorar ios proyectos. Comprobar que se cumplen todas las condiciones para evitar cualquier distorsión de la competencia. También porque queremos evitar una carrera por los subsidios en Europa y más allá, Así que tienen que ser las primeras en su género".

La UE dedicará 30 000 millones de euros durante los próximos ocho años para construir esos centros tan innovadores.

Se suman a otros 15 000 millones de inversión pública y privada para empresas emergentes o start ups y para Investigación y desarrollo.

Solo para los más ricos

Pero mientras la Comisión se felicita de esta ley considerándola un hito en la industria, surgen voces más escépticas como la de este analista. El investigador del laboratorio de ideas Bruegel Nicolas Potiers cree que permitir más flexibilidad en las reglas de ayudas estatales beneficiará sobre todo a los países más ricos de la Unión.

"Alemania y Francia tienen los bolsillos mucho más grandes para este tipo de políticas Están ya muy consolidados en alta tecnología y ahora conseguirán que la nueva industria se localice en su territorio. Otros países son quizás demasiado pequeños. Algunos tienen problemas con la capacidad fiscal por culpa de la austeridad o porque no son igual de ricos. Aquí el riesgo es que la competición en igualdad de condiciones se incline a favor de los grandes".

Acuerdos con otros productores mundiales

El objetivo, insiste la Comisión, es ganar peso en el mercado pero no llegar a la total independencia. Por eso se buscarán asociaciones con otros países, como Estados Unidos, Japón, Corea del Norte o con la isla de Taiwán para disponer de cadenas de suministro fiables y no atascarse en más cuellos de botella.

La ley deberá seguir ahora el procedimiento legislativo habitual.

Su equivalente estadounidense Chips for America, dedica 500 millones de euros más al presupuesto, 52 000 millones de dólares en total.

Mientras ambos planean atraer inversores por medio de subsidios, es muy probable que Asia continúe siendo la fuerza motriz mundial de este mercado.