Qué debemos saber del acuerdo de la UE sobre el grano ucraniano libre de aranceles

La bandera ucraniana ondea sobre un campo de cereales de este país
La bandera ucraniana ondea sobre un campo de cereales de este país Derechos de autor Nariman El-Mofty/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Nariman El-Mofty/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.
Por Jorge LiboreiroEuronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El acuerdo se refiere a cuatro tipos de cereales que han causado perturbaciones en los mercados interiores de los países fronterizos con Ucrania

PUBLICIDAD

La Unión Europea ha firmado, por fin, el tan esperado acuerdo para resolver el creciente conflicto comercial sobre los cereales ucranianos. Una controversia que se había convertido en una especie de prueba de fuego para la solidaridad del bloque con el país devastado por la guerra.

Anunciado a última hora de la tarde del viernes, tras días de intensas negociaciones entre bastidores, el acuerdo pretende disipar las preocupaciones de cinco países de Europa del Este —Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria—, minimizando al mismo tiempo el impacto perjudicial sobre las exportaciones agrícolas ucranianas, una de las mayores fuentes de ingresos de Kiev.

Así, el acuerdo "preserva tanto la capacidad exportadora de Ucrania, para que siga alimentando al mundo, como los medios de subsistencia de nuestros agricultores", declaró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Analizamos punto por punto todo lo que se sabe del acuerdo.

¿Por qué era tan necesario?

Ucrania es hoy por hoy líder mundial en la producción de cereales. Hasta el inicio de la invasión rusa, estos solían comercializarse en grandes cantidades y a precios competitivos en todo el mundo. Pero una vez Rusia dio el fatídico paso, el comercio se vio fuertemente trastornado, sobre todo a través de la ruta del mar Negro, que el Kremlin puso bajo su férreo control.

En un intento de ofrecer una vía alternativa, la Unión Europea decidía en 2022 levantar los derechos de aduana sobre una amplia gama de importaciones ucranianas, incluidos productos agroalimentarios como el trigo, el maíz, la cebada, las aves de corral, los huevos y el azúcar, que de hecho ya gozaban de un trato especial en virtud del Acuerdo de Asociación UE-Ucrania de 2014.

La suspensión de los aranceles, junto con la incertidumbre sobre el mar Negro, provocó un fuerte aumento del comercio ucraniano a través de sus rutas terrestres hacia sus vecinos europeos.

Por ejemplo: en junio, cuando entró en vigor la suspensión, los 27 Estados miembros importaban 548 838 toneladas de maíz ucraniano. En diciembre, esas mismas importaciones se habían disparado a 1 541 183 toneladas.

Irremediablemente, tal afluencia causó una gran preocupación entre los países de la periferia inmediata de Ucrania —Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria—, que argumentaron queel exceso de oferta estaba llenando sus almacenes, distorsionando la dinámica económica y deprimiendo los precios para los productores locales.

Ante la amenaza de la inminente cosecha de verano y las continuas protestas de los agricultores —un sector demográfico clave en las próximas elecciones— los gobiernos de Polonia, Hungría, Eslovaquia y Bulgaria prohibieron la importación de una amplia gama de productos ucranianos libres de aranceles, incluido el grano. Una decisión sorprendente que rápidamente se denunció como incompatible con las normas de la Unión Europea.

La Comisión Europea inició entonces conversaciones con estos cinco países y Ucrania para alcanzar una solución a escala de la Unión que pudiera levantar dichas prohibiciones.

¿Cuál es la esencia del acuerdo?

El acuerdo impone "medidas preventivas" a cuatro productos ucranianos —trigo, maíz, colza y semillas de girasol— que la Comisión considera que tienen el mayor efecto perturbador.

Estos productos sólo podrán transitar por los cinco países de Europa del Este, lo que significa que no se almacenarán en su territorio ni se comprarán para consumo interno. En su lugar, se enviarán directamente a otros Estados miembros o se expedirán por todo el mundo.

Esto representa un importante compromiso por parte de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria, que habían presionado para que se añadiera una lista más amplia de productos a las medidas de tránsito exclusivo.

De hecho, sus prohibiciones nacionales iban dirigidas a una gama mucho más amplia de importaciones ucranianas, como productos lácteos, frutas, azúcar, miel, huevos, carne y vino.

Bruselas, sin embargo, insistió en que la solución debía ser proporcionada y basarse en datos económicos.

¿Qué pasará con las prohibiciones?

Como parte del acuerdo, los cinco países de Europa del Este se comprometen a su vez a levantar sus prohibiciones unilaterales y cumplir plenamente el régimen comunitario.

Esto significa que los productos que antes estaban prohibidos, como las aves de corral y las hortalizas, ahora tendrán que poder acceder al mercado interior de los Estados fronterizos. El levantamiento de las prohibiciones está previsto para este 2 de mayo, fecha de entrada en vigor de las medidas preventivas.

PUBLICIDAD

¿Podría haber otros productos afectados?

Sí, pero la Comisión Europea pospondrá cualquier otra decisión hasta el 5 de junio, fecha en la que está previsto que expire el actual régimen de exención arancelaria.

La Comisión ya ha propuesto prorrogar el régimen un año más, hasta el 5 de junio de 2024. El texto legal está aún pendiente de aprobación por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea.

En virtud del nuevo reglamento, la Unión Europea introducirá una "salvaguardia acelerada" para supervisar la evolución del mercado y reintroducir aranceles sobre los productos que "afecten negativamente" a todo el mercado europeo.

Esta opción, mucho más radical que las medidas de tránsito único del acuerdo actual, estará sujeta a condiciones estrictas: la Comisión sólo iniciará una investigación formal tras obtener "suficientes indicios razonables" de que un producto ucraniano específico está causando efectos adversos. Dicha investigación deberá concluir en un plazo de tres meses.

Otros puntos del acuerdo

Por supuesto, no hay que olvidar el aspecto económico. A cambio del levantamiento de las prohibiciones, la Comisión Europea desbloqueará un paquete de ayudas de 100 millones de euros para los agricultores de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

PUBLICIDAD

Los Estados miembros podrán designar a las empresas y productores con opción a esas ayudas, y la Comisión reembolsará posteriormente los gastos.

No es la primera vez que el Ejecutivo despliega este tipo de ayudas: a finales de marzo, la Comisión aprobó una dotación de 56,3 millones de euros para los agricultores de Polonia, Rumanía y Bulgaria con el fin de compensar las pérdidas económicas derivadas de la mayor competencia ucraniana.

Un elemento mucho más vago del acuerdo es la promesa de la Comisión de mejorar el funcionamiento de los carriles de solidaridad y garantizar que las importaciones libres de aranceles salgan del mercado europeo y lleguen a los países en desarrollo de África y Oriente Medio, que dependen en gran medida de los alimentos ucranianos de bajo coste.

Cabe destacar que también se ha culpado de este exceso de cereales a otros aspectos como los problemas logísticos, las elevadas tarifas de transporte o la falta de infraestructuras modernas en Europa del Este. En privado, los funcionarios de la Comisión admiten que estas cuestiones son demasiado complejas y profundas para resolverlas con un acuerdo temporal, lo que significa que se espera que la presión sobre los precios locales continúe a corto plazo. "Nadie pretende que las salvaguardias resuelvan por sí solas los problemas subyacentes, pero crean un respiro", declaró al respecto un alto funcionario de la UE.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una controvertida nueva ley de medios en Ucrania

Descarrila un segundo tren de carga en una región rusa fronteriza con Ucrania

La Eurocámara pide embargar los cientos de miles de millones de activos congelados de Rusia