EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Lula reprocha a la UE sus "amenazas" en las negociaciones para desbloquear el acuerdo comercial con Mercosur

El Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó a Bruselas para asistir a la cumbre UE-CELAC.
El Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viajó a Bruselas para asistir a la cumbre UE-CELAC. Derechos de autor Geert Vanden Wijngaert/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Geert Vanden Wijngaert/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Isabel Marques da SilvaJorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El Presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha criticado a la Unión Europea por plantear exigencias medioambientales durante las negociaciones de un acuerdo de libre comercio.

PUBLICIDAD

Una serie de requisitos previos a la ratificación para cumplir el Acuerdo de París, proteger la biodiversidad y respetar las normas laborales fueron algunas de las demandas que la Comisión Europea planteó en una carta queenvió a principios de año a los cuatro países que integran el grupo Mercosur: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

La iniciativa de Bruselas pretendía aprovechar el impulso político generado por la victoria electoral de Lula y romper el estancamiento del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur. El gigantesco acuerdo lleva más de 20 años gestándose y aún se enfrenta a la resistencia de algunos gobiernos europeos, como Francia, Austria e Irlanda, que han expresado su preocupación por la deforestación de la selva amazónica y la competencia que suponen los productos agrícolas de bajo coste producidos en América Latina.

"Europa ha jugado una carta agresiva. La carta que Europa escribió al Mercosur era una carta que amenazaba con castigarnos si no cumplíamos ciertos requisitos medioambientales", ha lamentado Lula el miércoles por la mañana, durante una rueda de prensa.

"Dos socios estratégicos no discuten amenazas. Discutimos propuestas", ha asegurado Lula. El presidente ha insistido en que su país no necesitaba demostrar sus credenciales ecológicas a Bruselas, ya que Brasil ya obtiene más del 80% de su producción eléctrica de fuentes renovables, una tasa que la mayoría de los Estados europeos no están aún cerca de obtener.

"No aceptamos la carta de la Unión Europea. Es imposible concebir entre socios históricos como nosotros que alguien escriba una carta tan amenazadora", ha dicho Lula a la prensa.

"No tenemos ningún problema. Estamos preparando una respuesta y creemos que la Unión Europea estará tranquilamente de acuerdo con nuestra respuesta. Creo que la carta adicional europea fue posiblemente obra de alguien que pensó que presionándonos cederíamos", ha asegurado el brasileño.

Lula ha dicho que la contrapropuesta redactada por su Gobierno será enviada a Bruselas en "dos o tres semanas", una vez que el Mercosur apruebe el texto.

"Usted toma un país como Francia", ha proseguido el presidente, ampliando su argumento. "Francia tiene mucho interés en proteger sus productos agrícolas, sus pequeñas y medianas explotaciones, sus aves de corral, sus verduras, sus quesos, su leche y sus vinos. Al igual que Francia tiene el derecho soberano de defender con uñas y dientes su patrimonio productivo, nosotros también debemos defender el nuestro. La riqueza de la negociación es que alguien tiene que ceder".

La Comisión Europea no ha respondido inmediatamente a una solicitud de comentarios. Su presidenta, Ursula von der Leyen, se ha comprometido a cerrar el acuerdo antes de finales de año, un plazo que Lula también comparte.

"Soy muy optimista", ha dicho el líder brasileño. "Por primera vez, soy muy optimista de que vamos a concluir este acuerdo este año".

El agresor y el agredido

Los comentarios de Lula siguen a una cumbre de dos días en Bruselas entre los 27 miembros de la Unión Europea y los 33 de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la primera de este tipo en ocho años.

"Brasil está recuperando el placer de hacer política internacional. Brasil está volviendo a su papel de líder", ha asegurado Lula, calificando la reunión de "realmente exitosa" y "extraordinaria".

La cumbre abordó un amplio abanico de temas, como el desarrollo sostenible, las materias primas críticas, la lucha contra el cambio climático, la seguridad regional, los derechos laborales y la igualdad de género. La invasión rusa de Ucrania también estuvo presente en los debates, pero en lugar de acercar a ambas partes, la cuestión no hizo más que poner de manifiesto la división política entre el Hemisferio Norte y el Hemisferio Sur.

En los días previos a la cumbre, los diplomáticos europeos presionaron para que se condenara enérgicamente la guerra de agresión del Kremlin, algo que algunos países latinoamericanos vieron con escepticismo debido a sus lazos comerciales con Rusia y a su determinación de mantener una política exterior independiente.

Tras frenéticas horas de negociaciones, las dos partes llegaron a un acuerdo sobre dos párrafos que expresan "profunda preocupación por la guerra en curso contra Ucrania" y piden una "paz justa y duradera".

Rusia, el agresor, no se menciona por su nombre en ningún momento.

A pesar de la suavidad del lenguaje, Nicaragua, uno de los pocos aliados que le quedan a Moscú en la escena mundial, se negó a respaldar las conclusiones conjuntas.

"Estábamos discutiendo la visión de 60 países. Y, por lo tanto, la gente tiene que entender que no todo el mundo va a estar de acuerdo con todo el mundo, no todo el mundo tiene la misma prisa, la misma visión sobre las cosas", ha dicho Lula. "Creo que la reunión de Ucrania se celebró en el momento adecuado. No había nada que no supiéramos ya".

PUBLICIDAD

Lula, cuyos explosivos comentarios sobre la invasión habían causado anteriormente consternación entre los aliados occidentales, ha apuntado que la comunidad internacional necesitaba "convencer a Rusia y Ucrania de que la paz es el mejor camino a seguir", un comentario que parecía poner a ambas partes al mismo nivel.

"Por ahora, ni (Volodímir) Zelenski ni (Vladimir) Putin quieren hablar de paz porque cada uno piensa que va a ganar. Pero vemos cierta fatiga: el mundo se está cansando de esta guerra", ha dicho Lula. "Entonces llegará el momento en que habrá paz y tendrá que haber un grupo de países capaces de hablar con Rusia y Ucrania".

Preguntado sobre si la retirada de las tropas rusas del territorio ucraniano debería ser una condición previa para las conversaciones de paz, Lula ha dado otra respuesta ambivalente. "La retirada forma parte del acuerdo de paz", ha dicho, sin referirse explícitamente al ejército ruso, "la condicio sine qua non para hablar de paz es parar la guerra. Mientras haya gente disparando, no habrá conversaciones. Y eso es lo que está ocurriendo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La UE anuncia que destinará 45 000 millones en inversiones para Latinoamérica

Por qué el acuerdo comercial UE-Mercosur podría ratificarse por fin este año

Dos ciudadanos suecos son liberados por Irán "de la injustificada custodia iraní"