La Fed decidirá la próxima subida de tipos teniendo en cuenta la inflación

La Fed decidirá la próxima subida de tipos teniendo en cuenta la inflación
La Fed decidirá la próxima subida de tipos teniendo en cuenta la inflación   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Ann Saphir y Howard Schneider

9 ene – Los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal afirman que los nuevos datos de inflación que se publicarán esta semana les ayudarán a decidir si pueden ralentizar el ritmo de subidas de los tipos de interés en su próxima reunión a sólo un aumento de un cuarto de punto, en lugar de los saltos más grandes que utilizaron durante la mayor parte de 2022.

Si los datos de precios al consumo de Estados Unidos publicados el jueves confirman el enfriamiento observado en el último informe mensual de empleo, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic tendría que tomar un aumento de un cuarto de punto “más en serio y avanzar en esa dirección”, según dijo a los periodistas el lunes.

“Eventualmente quiero que lleguemos a 25” puntos básicos de subida de tipos, dijo. “El momento específico de eso va a estar en función de los datos que lleguen”.

En una entrevista concedida a primera hora del lunes al Wall Street Journal sobre su cuantía preferida de las subidas de tipos para la reunión del 31 de enero al 1 de febrero, la presidenta de la Reserva Federal de San Francisco, Mary Daly, dijo que tanto una subida de 25 como de 50 pb eran posibles.

Al igual que Bostic, Daly espera que el tipo de interés oficial de la Reserva Federal, actualmente entre el 4,25% y el 4,5%, aumente hasta situarse entre el 5% y el 5,25% para controlar la inflación.

Llegar a ese punto en “pasos graduales te da la capacidad de responder a la información entrante” y tener en cuenta el efecto retardado del aumento de los costes de los préstamos en la economía en general, dijo Daly.

Pero al mismo tiempo, “quiero depender de los datos y no bloquear un aumento de 50 puntos básicos”, dijo, añadiendo que prestará mucha atención a cualquier señal de mejora en la parte más persistente del panorama inflacionista, el precio de los servicios básicos, excluida la vivienda, que aparezca en el informe del índice de precios al consumo de esta semana.

Tras casi un año de agresivas subidas de tipos para frenar la economía y controlar la inflación, los dirigentes de la Reserva Federal se muestran esperanzados por la reciente ralentización del crecimiento del empleo y los salarios, que podría indicar un enfriamiento de la inflación.

Pero se resisten a detener las subidas de tipos de interés o incluso a reducirlas a incrementos más pequeños demasiado pronto, por temor a consolidar la alta inflación y, en última instancia, obligar a la Fed a subir más los tipos.

A la hora de calibrar la magnitud de sus subidas de tipos en las próximas reuniones, los responsables de política monetaria siguen debatiendo no sólo hasta qué punto deben subir los tipos, sino también cuánto tiempo deben permanecer así para acercar la inflación al objetivo del 2% de la Fed.

Las actas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal, celebrada en diciembre, muestran que los responsables de política monetaria no prevén recortar los tipos este año. Esto contrasta con las expectativas del mercado de que la Fed empiece a recortar los tipos en la segunda mitad del año, presumiblemente en respuesta a la ralentización de la economía.

El lunes, Bostic dijo que su “hipótesis central” es que no habrá recortes de tipos en 2024 tampoco, aunque esa previsión está sujeta a numerosos condicionantes.

Esto le convertiría en uno de los más agresivos de los 19 responsables de política monetaria de la Fed, la mayoría de los cuales esperan recortes del tipo de interés oficial por debajo del 4,5% el próximo año.

Daly dijo que, a medida que la Reserva Federal endurezca su política monetaria, espera que la tasa de desempleo de EEUU, actualmente en el 3,5%, aumente a alrededor del 4,5% o 4,6%, y que la inflación, actualmente en el 5,5% según la medida preferida de la Reserva Federal, se sitúe en el rango bajo del 3% a finales de 2023 y más cerca del 2% en 2024.

Reducir la inflación más rápidamente requeriría un “enorme” dolor en el mercado laboral que Daly dijo no estar dispuesta a infligir.