EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Primero Eris, ahora BA.2.86. ¿Deberíamos preocuparnos por la última variante de COVID, "radicalmente diferente"?

Asistentes de investigación observan las máquinas de secuenciación que analizan el material genético de los casos de COVID-19 en Inglaterra.
Asistentes de investigación observan las máquinas de secuenciación que analizan el material genético de los casos de COVID-19 en Inglaterra. Derechos de autor Frank Augstein/AP Photo
Derechos de autor Frank Augstein/AP Photo
Por Euronews con Reuters
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Últimamente, la atención se ha centrado en la subvariante "Eris" de Omicron. Pero la última variante COVID BA.2.86 se describe como "radicalmente diferente".

PUBLICIDAD

Las autoridades sanitarias siguen la pista de otra nueva variante de COVID-19 que presenta un gran número de mutaciones.

El nuevo linaje, denominado BA.2.86, fue clasificado como "variante bajo vigilancia" la semana pasada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No hay pruebas de que se propague más rápidamente o cause una enfermedad más grave, pero los científicos están vigilando la variante que se ha detectado en Dinamarca, Reino Unido, Estados Unidos e Israel.

¿Cuáles son las últimas variantes que están siguiendo las autoridades?

Las infecciones y hospitalizaciones por COVID ya han ido en aumento en Estados Unidos., Europa y Asia, y este verano muchos casos se han atribuido a la subvariante EG.5 "Eris", descendiente del linaje Omicron.

Las autoridades de salud pública siguen ahora la pista de otra variante, BA.2.86, debido a sus más de 30 mutaciones.

BA.2.86 procede de una "rama anterior" del coronavirus, por lo que difiere de la variante a la que se dirigen las vacunas actuales, señaló Wesley Long, director médico de microbiología diagnóstica del Hospital Metodista de Houston.

Señaló que aún está por ver si BA.2.86 será capaz de competir con otras cepas del virus o si tendrá alguna ventaja a la hora de escapar a las respuestas inmunitarias de una infección o vacunación previas.

Una de las razones por las que EG.5 fue adelantada por la OMS para convertirse en "variante de interés" fue que, por ejemplo, ha incrementado su prevalencia en comparación con otras variantes.

Estructura radicalmente diferente

El hecho de que muchos países hayan reducido drásticamente las pruebas de detección de casos de COVID-19 puede complicar los esfuerzos por encontrar nuevas variantes.

En esa situación, la trayectoria de la BA.2.86 "no parece buena ahora mismo", dada la velocidad a la que se están identificando nuevos casos, afirma Eric Topol, experto en genómica y director del Scripps Research Translational Institute de La Jolla (California).

Sus numerosas mutaciones hacen que la BA.2.86 sea "radicalmente diferente en su estructura" en comparación con variantes anteriores, indicó Topol.

La cuestión principal, añadió, es si la BA.2.86 resultará ser altamente transmisible.

La OMS ha instado a los países a que continúen la vigilancia y secuenciación de los casos de COVID-19, pero ha afirmado que la información disponible sobre BA.2.86 es muy "limitada en estos momentos".

¿Tendrá la gente una enfermedad más grave con estas variantes?

Según Topol, una mayor propagación de la variante BA.2.86 probablemente causaría más enfermedades y muertes en poblaciones vulnerables.

Pero es demasiado pronto para saber si BA.2.86 causará enfermedades más graves.

PUBLICIDAD

Según un portavoz de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, "basándonos en las pruebas disponibles, aún no sabemos qué riesgos, si los hay, puede plantear (BA.2.86) para la salud pública más allá de lo que se ha observado con otros linajes actualmente en circulación".

Rowland Kao, de la Universidad de Edimburgo, declaró a Euronews Next la semana pasada que si una nueva variante provocara un aumento de los casos de COVID-19, el número de hospitalizaciones en combinación con otros virus podría causar problemas a los sistemas sanitarios.

¿Serán eficaces las vacunas contra las nuevas variantes?

"La vacuna va a seguir proporcionándote una gran defensa contra la enfermedad y la muerte", afirma Long.

Las dosis de refuerzo de COVID que se están desarrollando ahora se hicieron para atacar la subvariante XBB de Omicron.

PUBLICIDAD

Moderna anunció recientemente que su vacuna de refuerzo COVID actualizada demostró una respuesta inmunitaria contra las variantes EG.5 y FL.1.5.1. La vacuna también demostró ser eficaz contra las cepas XBB circulantes de Omicron.

Pfizer también ha dicho que su vacuna COVID-19 actualizada mostró actividad neutralizante contra la subvariante Eris en un estudio realizado en ratones.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La OMS advierte sobre un repunte de Covid para el próximo invierno en el hemisferio norte

El síndrome de Estocolmo 50 años después: ¿Es real o se inventó para desacreditar a las mujeres?

Casi una cuarta parte de la población de la UE sigue fumando, según un nuevo estudio