EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La inyección de ketamina tras el parto puede reducir en un 75% la depresión posparto

Un nuevo estudio administró ketamina a padres primerizos para mantener alejada la depresión posparto.
Un nuevo estudio administró ketamina a padres primerizos para mantener alejada la depresión posparto. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Rory Elliott Armstrong
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Una inyección de baja dosis de esketamina administrada justo después del parto reduce los episodios depresivos mayores, según un nuevo estudio.

PUBLICIDAD

La depresión de las mujeres embarazadas durante y poco después del parto se está convirtiendo en un acuciante problema de salud mundial.

En lo que respecta al tratamiento, los profesionales de la medicina están explorando activamente nuevos enfoques terapéuticos para abordar los síntomas depresivos en los nuevos padres, incluido el uso de drogas psicodélicas en un estudio recientemente publicado.

Científicos de China y Estados Unidos desvelaron una intervención prometedora: una única inyección de baja dosis de esketamina administrada inmediatamente después del parto parece reducir significativamente los episodios depresivos graves en madres que padecieron depresión prenatal.

El nuevo estudio, publicado en la revista 'BMJ' la semana pasada, arroja luz sobre el potencial de la esketamina, un derivado de la ketamina utilizado habitualmente como anestésico y en el tratamiento de la depresión, para aliviar la depresión perinatal.

Como parte del estudio, los científicos analizaron a 361 madres con una media de edad de 32 años y sin antecedentes médicos de depresión.

Las que sufrían depresión prenatal (antes del nacimiento) recibieron una única inyección de esketamina en dosis bajas inmediatamente después del parto.

Esta foto muestra un vial de ketamina, que normalmente se almacena en un armario cerrado, el 25 de julio de 2018 en Chicago.
Esta foto muestra un vial de ketamina, que normalmente se almacena en un armario cerrado, el 25 de julio de 2018 en Chicago.Teresa Crawford/Copyright 2018 The AP. All rights reserved.

El estudio, ciego y controlado con placebo, duró unos dos años y se llevó a cabo en cinco hospitales de China.

Los investigadores descubrieron que, entre las participantes con síntomas depresivos prenatales, las que recibieron esketamina tenían un 75% menos de probabilidades de sufrir episodios depresivos graves a los 42 días que las demás.

Las participantes se dividieron en dos cohortes: una recibió esketamina, mientras que la otra recibió una inyección de placebo aproximadamente 40 minutos después del parto.

"Extraordinariamente seguro, eficaz y barato"

Durante todo el periodo de estudio, las participantes fueron entrevistadas entre las 18 y las 30 horas posteriores al parto, el séptimo día y de nuevo el día 42.

Al final del periodo de 42 días, sólo el 6,7% de las madres que recibieron esketamina habían sufrido un episodio depresivo grave, en claro contraste con el 25,4% de las que recibieron inyecciones de placebo. Algunas sufrieron efectos secundarios de mareo y visión doble, pero éstos remitieron al cabo de un día.

"Una sola dosis de esketamina intravenosa es extraordinariamente segura, eficaz y barata para las mujeres con riesgo de empeoramiento de la depresión tras el parto", dijo a 'Euronews Health' el doctor Rupert McShane, profesor asociado de psiquiatría de la Universidad de Oxford que no participó en el estudio.

"El reto para nosotros en el Reino Unido es encontrar la financiación para el seguimiento, de modo que se puedan maximizar los beneficios y reducir al mínimo los riesgos", añadió.

¿Qué es exactamente la depresión posparto?

La depresión postnatal afecta a una de cada 10 mujeres después del parto. Las afectadas experimentan intensos sentimientos de tristeza, ansiedad y agotamiento que suelen comenzar dos o tres días después del parto y pueden durar meses.

Otros síntomas son insomnio, pérdida de apetito, irritabilidad intensa y dificultad para establecer vínculos afectivos con el bebé. En raras ocasiones, puede desarrollarse un trastorno extremo llamado psicosis posparto.

El tratamiento actual incluye terapia de conversación o antidepresivos tradicionales, pero pueden tardar semanas en hacer efecto.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cada dos minutos muere una mujer por el embarazo o el parto, en Europa subió un 17% en 4 años

Malta le impide abortar a una turista con un embarazo no viable y cuya vida está en peligro

Polonia podría obligara a los me´dicos a registrar oficialmente los embarazos de sus pacientes