This content is not available in your region

Siete fantásticas ciudades de Europa a las que no es necesario volar para visitarlas

Siete fantásticas ciudades de Europa a las que no es necesario volar para visitarlas
Derechos de autor  Copyright Victor He / Unsplash
Por Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El tren vuelve a ser una opción sostenible muy popular entre los viajeros. ¿Se pregunta cómo planificar unas vacaciones sin necesidad de tener que coger un avión? Ya sea desde un punto de vista medioambiental o económico, la respuesta es sencilla: viajar en tren.

Con la creciente 'conciencia' de la huella de carbono que deja el turismo mundial, las vacaciones en tren, por Europa, son cada vez más populares. Una extensa red ferroviaria permite recorrer fácilmente el 'Viejo Continente' y las impresionantes vistas del trayecto hacen que los viajes en tren sean memorables.

Desde los centros culturales del norte hasta los destinos 'bañados por el sol' del sur, hemos seleccionado siete fantásticas ciudades de Europa a las que no es preciso llegar en avión para poder descubrirlas.

Para los paisajes de montaña: Berna

La capital suiza, lugar ideal para las postales, está situada a orillas del río Aar y rodeada por la imponente belleza de los Alpes nevados. También alberga 6 km de galerías comerciales de piedra arenisca, repletas de tiendas especializadas en el comercio del vino, cafés y artesanía. Para disfrutar de las mejores vistas de la Altstadt (Ciudad Vieja) medieval, suba los 344 escalones de la catedral de Berna hasta llegar a la torre; con 101 metros, es la torre de un centro religioso más alta del país.

Hay trenes directos a Berna desde París y Fráncfort, que cubren la distancia en 4 horas y 30 minutos. Desde Bruselas y Londres, el viaje dura 7 horas y 30 minutos y es preciso hacer un transbordo.

La página web myswitzerland.com le ayuda a planificar su viaje.

Para las delicias gastronómicas: Florencia

Es imposible elegir un solo punto de interés gastronómico en Europa, pero la encantadora ciudad italiana de Florencia es una opción especialmente apetecible. Enfatizando los alimentos locales, sostenibles y de temporada, las delicias toscanas como el pan plano schiacciata y el sabroso bistec florentino están, a menudo, en el menú. También se puede degustar tagliatelle con trufa y setas de la zona, o pasta pappardelle con jabalí. Para terminar, puede disfrutar de una nota dulce, con el mejor helado de todo el país.

Chloe Xie / Unsplash
Florencia tiene una oferta gastronómica increíbleChloe Xie / Unsplash

Los trenes nocturnos llegan a Florencia en 10 horas desde Múnich, por lo que la ciudad es un destino ideal para las vacaciones, en tren nocturno. Desde Ginebra, el viaje dura menos de 6 horas y 30 minutos.

Inspírese en visitflorence.com.

Para los amantes de la cultura: Ámsterdam

Gracias a pintores famosos como Van Gogh y Rembrandt, Ámsterdam es una ciudad 'icónica' del arte. Con las obras de los maestros holandeses en el Rijksmuseum y las obras modernas, igualmente atractivas, en el Stedelijk, es fácil adivinar por qué la célebre ciudad de los Países Bajos se considera uno de los centros culturales de Europa. Si sigue explorando, descubrirá muchas más cosas, desde esculturas al aire libre hasta pequeñas galerías independientes.

Puede coger un tren directo y llegar desde Fráncfort a Ámsterdam en 4 horas, desde Londres en poco más de 3 horas y 30 minutos y, desde París, en tres horas.

Planifique su visita en iamsterdam.com.

Para hacer turismo bajo el sol: Sevilla

Aunque esté un poco alejada, Sevilla, en el sur de España, es un destino vibrante que recompensa generosamente a los visitantes dispuestos a recorrer esos 'kilómetros de más'.

Se trata de una ciudad cargada de historia, con elementos arquitectónicos que van desde la mayor catedral gótica del mundo hasta el 'exquisito' Real Alcázar. Un entorno sensual y soleado de callejuelas, tapas 'celestiales' y arte flamenco en los tablaos, que sin duda le dejarán huella.

Sevilla está a 2 horas y 30 minutos, en tren directo desde Madrid. Un viaje en ferrocarril, desde París o Lisboa, dura entre 12 y 13 horas.

Organice su viaje sin vuelos en spain.info.

Para una arquitectura intrigante: Colonia

La ciudad alemana de Colonia es una fascinante mezcla de antiguas murallas romanas e iglesias medievales. Las agujas gemelas de su catedral Kölner Dom son un icono del horizonte y la vista sobre la 'llamativa' extensión de la ciudad, desde la Torre Sur bien vale la pena subir los 533 escalones para acceder a ella. Esta estructura también alberga la campana de oscilación libre más grande del mundo; una campana cuyo peso ronda las 24 toneladas.

Florian Schmetz/Unsplash
Colonia es una ciudad conocida por su singular 'perfil urbano'Florian Schmetz/Unsplash

Se puede viajar a Colonia desde Londres en 4 horas y 30 minutos, realizando un cambio de tren en Bruselas. Desde París, el viaje directo es de 3 horas, por lo que es una opción ideal para sus vacaciones en tren por Europa.

Más información en cologne-tourism.com.

Para los exuberantes viñedos: Burdeos

Podría decirse que Burdeos es la capital del vino en Francia, y que deleita a los visitantes con sus cuidados y hermosos viñedos. Allí se pueden visitar algunos de los cientos de propiedades vinícolas aristocráticas, o 'châteaux', para aprender más sobre el proceso de elaboración del vino y catar el producto final. En la propia ciudad, el ultramoderno museo La Cité du Vin es un impresionante lugar dedicado a acercar el vino y su patrimonio a una generación más joven, a través de exposiciones 'envolventes'.

Burdeos está a apenas un par de horas en tren, desde París. Se puede llegar desde Londres o Ámsterdam en unas 5 horas y 30 minutos, con un cambio de tren incluido, o en 4 horas y 30 minutos desde Bruselas.

Planifique su viaje en bordeaux-tourism.com

Por la grandeza imperial: Viena

La capital de Austria es conocida como la 'Ciudad de la Música' en el mundo gracias a un patrimonio que incluye a Mozart, Beethoven (quien pasó varios años allí), Brahms y Strauss. Visite el mundialmente famoso Musikverein, donde actúa la Orquesta Filarmónica de Viena, o explore las exposiciones interactivas del innovador museo Haus der Musik. También puede descubrir el legado imperial de los Habsburgo en el Palacio de Hofburg, que data del siglo XIII y es uno de los mayores complejos palaciegos del mundo.

Puede llegar a Viena desde París en 10 horas, realizando un transbordo, o desde Bruselas en 11 horas. Un viaje directo desde Fráncfort dura 6 horas y 30 minutos.

Obtenga información para su visita en wien.info/es.

Consejos relacionados con la pandemia de COVID-19

Tenga en cuenta que, actualmente, hay restricciones para viajar debido a las restricciones ordenadas por los Gobiernos para tratar de detener el avance de la COVID-19. Dependiendo del país que visite, los restaurantes, bares y museos pueden estar cerrados. Consulte siempre los consejos de cada Gobierno antes de hacer cualquier reserva.