This content is not available in your region

Un postre digno del desierto

Un postre digno del desierto
Derechos de autor  euronews   -   Credit: Dubai
Tamaño de texto Aa Aa

La francesa Jessica Préalpato ha recibido el encargo de crear un postre especial para la Exposición Universal de Dubái 2020, en su calidad de embajadora del Pabellón de Francia. Euronews se reunió con ella en la Brasserie Boulud del hotel Sofitel Dubai The Obelisk mientras elaboraba su primera encarnación del plato.

Galardonada con el premio a la 'Mejor Chef Pastelera del Mundo' en 2019, concedido por la lista World's 50 Best Restaurants, grupo que engloba a los 50 mejores restaurantes del mundo, actualmente trabaja junto a Alain Ducasse en el Hotel Plaza Athénée en París. Un honor que, según ella, conlleva cierta presión.

"El reconocimiento trajo mucha presión porque la gente que probó mi plato afirma que es el mejor postre del mundo... sea bueno o no sea bueno. Así que, es muy importante para mí, y estaba muy estresada", declara Jessica Préalpato.

Préalpato creció en Mont-de-Marsan, en el sudoeste de Francia, donde estaba rodeada de productos locales frescos; algo que todavía le gusta incorporar a sus platos. Con ingredientes como la sandía, la sémola, los dátiles, el cardamomo, el clavo, la menta, el estragón y el lebení, quiso hacer un guiño a los sabores tradicionales de Oriente Medio en una receta especial.

©
Euronews©

En calidad de pionera y modelo para muchas mujeres del sector, reflexionó sobre cómo ha cambiado la industria para abordar la igualdad de género.

"Empecé en el sector hace 20 años y era muy difícil ser una mujer en la cocina. Empecé en un restaurante condecorado por la Guía Michelin y éramos dos mujeres entre 25 hombres. Así que, era muy complicado tener mi propio espacio", afirma Préalpato.

Hija de pasteleros, no siempre estuvo destinada a seguir sus pasos, ya que, en un principio, eligió estudiar psicología. Según relata a Euronews, pronto se dio cuenta de lo que le hacía feliz y decidió formarse como repostera y hacer de ello su profesión, en la Escuela de Hostelería de Biarritz. Su fulgurante carrera profesional la ha llevado a trabajar en Francia, Dubái, Tokio, Beirut o San Petersburgo.

Como creadora del concepto de ‘postres libres de culpa’, le gusta aplicar un enfoque de ‘naturalidad’ a sus platos; en este caso, utilizando los 'azúcares naturales' de las frutas y un poquito de miel.