EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Carteles falsos y huelgas de hambre: ¿Qué hay detrás de la reacción europea contra el turismo de masas?

Varias personas desfilan junto a una playa durante una manifestación contra el turismo excesivo que afecta a la población local con viviendas inaccesibles, en las Islas Canarias.
Varias personas desfilan junto a una playa durante una manifestación contra el turismo excesivo que afecta a la población local con viviendas inaccesibles, en las Islas Canarias. Derechos de autor Europa Press via AP
Derechos de autor Europa Press via AP
Por Rebecca Ann Hughes
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El turismo excesivo está ejerciendo presión sobre los servicios sanitarios, la gestión de residuos, el suministro de agua y la vivienda a expensas de los residentes.

PUBLICIDAD

A medida que Europa se acerca a la temporada alta de verano, las zonas turísticas se resienten cada vez más. En algunos lugares, como España, los lugareños llevan tiempo hartos del turismo de "sol, sexo y sangría" que atraen ciertos destinos.

Pero ahora el problema va más allá de las molestias. El aumento del número de visitantes ejerce presión sobre los servicios sanitarios, la gestión de residuos, el suministro de agua y la vivienda, en detrimento de los residentes.

El aumento de la construcción de hoteles y viviendas pone en peligro los lugares históricos, la biodiversidad y los recursos naturales. Recientemente, la frustración se ha desbordado en varios destinos turísticos europeos, obligando a las autoridades locales a replantearse la relación entre turistas y residentes.

Desde pintadas reivindicativas a huelgas de hambre, he aquí cómo se defienden los lugares excesivamente turísticos.

Los destinos turísticos españoles luchan contra la crisis inmobiliaria

Uno de los efectos más acuciantes del turismo de masas en España es la falta de vivienda y la subida de los precios de los alquileres. Los malagueños han expresado su frustración llenando el centro de la ciudad de pegatinas en paredes y puertas que dicen a los visitantes lo que piensan de ellos.

Los mensajes van desde los más suaves "antes esta era mi casa" y "antes esto era el centro" hasta "a tu puta casa" y "apestando a turista". La ciudad de la Costa del Sol ha sido durante mucho tiempo un destino popular para los visitantes extranjeros, gracias a su clima soleado y a un coste de vida relativamente bajo. Pero con la llegada de los nómadas digitales, la situación de la vivienda se ha vuelto crítica.

La "iniciativa de las pegatinas" partió del propietario de un bar, Dani Drunko. En declaraciones al periódico local 'Diario Sur', Drunko explicó que inició la campaña después de que le "echaran" de la casa en la que había vivido durante una década. Afirmó que el casero se negó a negociar el alquiler o incluso a venderle la propiedad porque quería convertirla en un alquiler de corta duración para turistas.

Personas marchan durante una manifestación masiva contra el turismo en España.
Personas marchan durante una manifestación masiva contra el turismo en España.Miguel Velasco Almendral/Copyright 2024 The AP. All rights reserved

Es una historia que se repite en todo el país, donde los propietarios han desahuciado a residentes de larga duración en favor de turistas o han subido los alquileres para que sólo los nómadas digitales con altos ingresos puedan permitírselos.

Las Islas Canarias viven una situación igualmente drástica. Los activistas afirman que los más de 10 millones de visitantes extranjeros que pasan sus vacaciones en el archipiélago cada año están arruinando la vida allí. Los habitantes duermen en coches y cuevas debido a la subida de los precios de la vivienda.

Según una organización local, las islas se están "colapsando social y medioambientalmente" por la presión del turismo de masas. Un informe de Ecologistas en Acción advertía de que casi el 34% de la población local -cerca de 800.000 personas- está en riesgo de pobreza o exclusión social.

Los residentes canarios planean una huelga de hambre contra el desarrollo hotelero

La construcción de alojamientos y servicios para las avalanchas de veraneantes que llegan a Canarias también está ejerciendo presión sobre el uso del suelo, la gestión de residuos, el abastecimiento de agua y la biodiversidad.

Un grupo de activistas de la isla de Tenerife ha planeado una huelga de hambre contra la construcción de dos nuevos hoteles. Las autoridades habían paralizado las obras del Hotel La Tejita y la Cuna del Alma en el Puertito de Adeje de Tenerife por infraccionesmedioambientales, pero las obras se han reanudado recientemente.

"Canarias tiene un límite", rezaba el lema de las manifestaciones el 20 de abril en Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y La Palma.

Decenas de miles de residentes salieron a protestar contra el turismo de masas con pancartas en las que se leía "Aquí vive gente" y "No queremos ver morir nuestra isla". Los manifestantes en Tenerife dijeron que quieren que la isla imponga un límite a la llegada de turistas.

"Las autoridades deben detener inmediatamente este modelo corrupto y destructivo que agota los recursos y precariza la economía", dijo a Reuters Antonio Bullón, uno de los líderes de la protesta. "Canarias tiene límites y la paciencia de la gente también".Los residentes también han recurrido a colocar carteles y pegatinas falsas de "cerrado por masificación" en un intento de disuadir a los turistas en lugares populares.

Los residentes de Venecia protestan por la nueva tasa de entrada

Venecia es otro destino que lleva mucho tiempo lidiando con un número insostenible de turistas. De nuevo, el efecto más perjudicial ahora es la creciente difusión de los alquileres de corta duración: desde el año pasado, hay más camas turísticas en la ciudad que residentes.

La población local se enfrenta a una oferta cada vez menor de viviendas de alquiler y a precios desorbitados. "Todos los días llegan a nuestros mostradores personas con problemas muy graves de vivienda: sin techo (a menudo con trabajo), discapacitados que viven en pisos altos sin ascensor, gente que vive en casas húmedas y ruinosas, incluso declaradas antihigiénicas por el sistema sanitario estatal", explica Susanna Polloni, de la Red de Solidaridad por la Vivienda, con sede en Venecia.

El ayuntamiento de Venecia ha destinado 27,7 millones de euros a reparar y reurbanizar unos 500 apartamentos en el centro histórico, las islas y la península. Pero al parecer hay unas 2.000 viviendas vacías que, según Polloni, podrían haberse renovado hace tiempo si se hubieran gestionado mejor los fondos.

PUBLICIDAD

Los activistas aprovechan la introducción de la nueva tasa de entrada de 5 euros para visitantes de un día, el 25 de abril, para hacer oír su voz. Los manifestantes, que tienen prevista una manifestación el día de su puesta en marcha, afirman que quieren otra visión de la ciudad que no ponga el turismo en primer plano.

Miembros de la Asamblea Social de la Vivienda de Venecia y de la Red de Solidaridad por la Vivienda han criticado el gasto municipal en la tasa de estancia.

Visitantes en Venecia.
Visitantes en Venecia.Luca Bruno/Copyright 2023 The AP. All rights reserved

"Es un avance más hacia la Venecia que no queremos, la 'ciudad museo', un paso hacia la normalización de esta imagen, tanto más peligrosa cuanto más entra en el imaginario internacional", afirma Polloni.

"Esta medida contribuirá a hacerla aún más concretamente real. Una ciudad vacía de habitantes y de alma, dado que el monocultivo turístico devora ya todo lo necesario para la vida de una ciudad: vivienda, empleo protegido, servicios públicos, comercios de barrio y artesanía."

Los manifestantes son sólo algunos de los muchos venecianos que consideran insuficiente el plan de vivienda elaborado por el ayuntamiento. El ayuntamiento ha dicho que lo recaudado con las entradas se destinará a servicios que ayuden a los residentes de la ciudad, como el mantenimiento, la limpieza y la reducción del coste de la vida.

PUBLICIDAD

Pero los críticos afirman que no servirá de mucho para moderar la afluencia de turismo, que a su vez es uno de los principales factores de la despoblación de Venecia.

Los habitantes de un pueblo austriaco construyen una valla para impedir que los turistas se hagan selfies

El año pasado, los vecinos también adoptaron medidas extremas para hacer oír su voz. Se cree que el impresionante telón de fondo del pueblo de Hallstatt, en las montañas austriacas, inspiró la película 'Frozen' de Disney. Por ello, más de un millón de turistas acuden cada año a este destino, y muchos quieren hacerse un selfie con las famosas vistas.

El año pasado, los habitantes del pueblo se sintieron tan frustrados que colocaron una valla para impedir que los visitantes se hicieran fotos. Más tarde se retiró debido a las reacciones en las redes sociales, pero se esperaba que la barrera impidiera que la gente se reuniera en uno de los lugares más populares para hacerse selfies y molestara a los residentes haciendo demasiado ruido.

Activistas colocan señales de advertencia falsas en las playas de Mallorca

El verano pasado, unos activistas colocaron carteles de advertenciafalsos en las playas de Mallorca para mantener alejados a los turistas angloparlantes. Algunos carteles advertían de "medusas peligrosas", "rocas que caen" o agua de mar contaminada con aguas residuales.

Otros decían que la playa estaba cerrada con un símbolo de "prohibido bañarse" debajo o advertían de que se tarda horas en llegar andando a pesar de que el mar está a menos de 100 metros.

PUBLICIDAD

Sin embargo, unas pequeñas líneas de texto en catalán debajo revelaban a los lugareños que estas advertencias no eran reales. Explicaban que "el problema no es un desprendimiento de rocas, es el turismo demasas" o que la "playa está abierta, excepto para extranjeros y medusas".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un cuadro "perdido" del pintor Gustav Klimt se vende por 30 millones de euros

EURONEWS HOY | Las noticias del martes 23 de abril de 2024

Alemania legaliza el cannabis: ¿Qué opina el resto de Europa del 'turismo de la hierba'?