El Rey Carlos III visitó el Parlamento, para que le recordaran que el poder del monarca tiene límites.

El Parlamento británico recibe la visita del rey Carlos III poco antes de su coronación

Poco antes del fin de semana de su coronación, el Rey Carlos III visitó el Parlamento, para que le recordaran que el poder del monarca tiene límites.

Poco antes del fin de semana de su coronación, el Rey Carlos III visitó el Parlamento, para que le recordaran que el poder del monarca tiene límites.

Carlos y Camilla, la reina consorte, asistieron a una recepción para los legisladores, la mayoría de los cuales no han podido conseguir una entrada para la ceremonia de coronación del sábado en la Abadía de Westminster.

La presidenta de los Comunes, Lindsay Hoyle, recorrerá a pie los cientos de metros que lo separan de la abadía para asistir a la coronación, vestida con el traje ceremonial completo, que incluye jabot y puños de encaje, y precedida por un sargento de armas que portará la maza ornamental desde el hemiciclo de la Cámara.

El rey puede visitar Westminster Hall - la parte más antigua de las Casas del Parlamento, vestigio del palacio medieval que una vez estuvo aquí -, pero no puede entrar en la Cámara de los Comunes.

Desde que el rey Carlos I intentó arrestar a los legisladores en 1642 y acabó depuesto, juzgado y decapitado, el monarca tiene prohibida la entrada a la Cámara de los Comunes.