Última hora
This content is not available in your region

¿El nuevo coronavirus es una tapadera para esconder los peligros del 5G? euronews responde

Dos personas mirando sus teléfonos en Pekín frente a una publicidad de 5G
Dos personas mirando sus teléfonos en Pekín frente a una publicidad de 5G   -   Derechos de autor  Ng Han Guan/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

En medio de la inquietud lógica y la avalancha de desinformación sobre la pandemia sin precedentes de COVID-19, una de las teorías de la conspiración más recurrentes es relacionar el despliegue de la 5G, una tecnología que genera rechazo en buena parte de la población.

Un número creciente de conversaciones en las redes y en los hogares confinados afirman que hay insidiosos vínculos entre el despliegue de las redes 5G y el coronavirus. Todo se confabula en una gran "conspiración del siglo":

Muchas sugieren que la pandemia de COVID-19 sirve para encubrir los peligros para la salud de las redes 5G, o que la propia tecnología daña el sistema inmunológico. Otra muy en boga, impulsada por un vídeo viral sugiere que cada nueva instalación de nuevos sistemas de ondas a través de la historia ha traido consigo epidemias.

Son sólo algunas de las muchas teorías en circulación que los expertos califican de "infundadas".

Sin embargo el debate se amplifica gracias a algunas celebridades como el actor estadounidense Woody Harrelson, que compartiendo un post en Instagram relacionando el 5G con la pandemia, y la estrella de la televisión británica Jason Gardiner sugiriendo que la Organización Mundial de la Salud había advertido contra la red móvil debido a la enfermedad. En EEUU las estrellas Calum Best o Keri Hilson también se ha unido a estas teorías.

¿Qué es el 5G?

El 5G es una red móvil inalámbrica que se desplegó en 2019 para aumentar la potencia de las telecomunicaciones y la conectividad móvil.

Funciona a una frecuencia de onda más alta que sus predecesores (3G, 4G) para permitir manejar un volumen de datos mayor, y más rápido.

¿Por qué se dice que el 5G es perjudicial para la salud?

Antes del estallido de la pandemia de COVID-19, ya se hablaba de los efectos que podía tener el 5G en la salud de las personas y en la biodiversidad, debido a estas frecuencias más altas y al tipo de radiación que emite (ondas milimétricas).

Pero desde el brote, la conversación sobre el 5G se ha vinculado al nuevo coronavirus y algunos afirman que podría exacerbar la propagación a través de sus frecuencias, o dañar el sistema inmunológico.

Otros han afirmado que el virus está, de hecho, siendo utilizado para encubrir los peligrosos efectos de la nueva red de telefonía móvil.

Entonces ¿El 5G está vinculado al coronavirus?

La respuesta corta es no.

Es cierto que a nivel de fechas, el despliegue de la teconología coincide con la pandemia, y la situación de crisis está paralizando su despliegue.

Wuhan, Madrid, Nueva York y Milán, ciudades experimentales

Otros señalan que las ciudades de Wuhan, Madrid, Nueva York o Milán, las más afectadas por el COVID-19, son pioneras en el despliegue de la 5G. Sin embargo el país más avanzado en el despliegue es Corea del Sur, que tiene cinco millones de abonados con una red que funciona a pleno rendimiento. En Corea el Sur han muerto solo 186 personas y 10.284 han sido infectadas. Muy lejos de las cifras astronómicas se se sufren en Europa o Estados Unidos.

Esto gracias a una estricta política de control electrónico de masas y de pruebas sistemáticas a la población.

Un arma de Estados Unidos usa las mismas ondas

El Éjército estadounidense utiliza ondas milimétricas de 95 GHz (las más altas previstas en el 5G) en un cañón de control de manifestaciones que provoca una sensación de quemadura, con un sistema similar a un microondas. Esto alimenta sospechas de muchos ciudadanos. Sin embargo el cañón estadounidense utiliza un reflector para concentrar las ondas, por definición las antenas difundirán esta energía, aunque el tipo de onda del 5G necesita instalar más antenas que en el tipo de ondas del 4G y 3G.

El 5G ha sido considerado seguro por la Comisión Internacional sobre la Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP).

Sin embargo el despliegue del 5G sí tiene un componente geopolítico y está en el centro de las disputas entre las dos superpotencias mundiales, Estados Unidos y China (lo cual alimenta algunas de las teorías conspirativas).

Las ondas electromagnéticas crean pandemias

¿Las ondas electromagnéticas propagan pandemias? La teoría más popular, difundida por un vídeo viral basado en del filósofo esotérico Rudolf Steiner, ha sido rebatida por numerosos medios especializados en bulos. Por ejemplo, aunque relaciona las ondas de radio con la pandemia de Gripe Española de 1918, se apunta que las primeras emisiones comerciales de radio no se dieron hasta 1920.

En cuanto a la teoría de que los virus se crean como una excreción de una célula intoxicada, los virólogos rechazan de plano estas afirmaciones y recuerdan que los virus forman parte de la biodiversidad desde la noche de los tiempos.

Teorías para todos los gustos

Las teorías conspirativas en torno al 5G son interminables, como la que sugiere que el COVID es un nanovirus capaz de propagarse por Internet, un arma biológica imaginada por las élites para obtener sangre humana, o que todo es una estrategia para eliminar a parte de la población -metiendo a Bill Gates, objetivo preferente de las conspiraciones en el cóctel- pero las precedentes son las más comunes.

¿Está el 5G representa un peligro para la salud?

Las ondas electromagnéticas emiten radiación electromagnética, que a altas frecuencias se cree que representan un riesgo de causar cáncer.

Sin embargo, las frecuencias bajas, como las de 5G, producen una forma de radiación no ionizante que no se cree que pueda penetrar y dañar las células. El arma estadounidense sólo crea una sensación de quemadura superficial que desaparece cuando se apaga el aparato o el sujeto se aleja del foco.

Las frecuencias de 5G pueden ser más altas que las de 4G y otras redes anteriores, pero siguen siendo muy inferiores a los límites estipulados en las directrices internacionales.

La Organización Mundial de la Salud, que dispone de una guía detallada sobre la red móvil, dijo que "no se ha vinculado ningún efecto adverso para la salud de manera causal con la exposición a las tecnologías inalámbricas", incluso después de que se llevaran a cabo "muchas investigaciones".

Aunque apunta a que sólo se han unos pocos estudios sobre las frecuencias utilizadas por 5G, pero "siempre que la exposición general se mantenga por debajo de las directrices internacionales, no se prevén consecuencias para la salud pública".

Uno de los defensores más célebres de los peligros del 5G (sin relacionarlo con el coronavirus) es un antiguo ejecutivo de Microsoft, Frank Clegg.

Yusuf Sambo, un investigador de la Universidad de Glasgow que está probando el 5G en Escocia, dijo a la AFP que aunque podía reconocer otros temores de salud, no tenían nada que ver con los virus.

Dijo: "Sí, hay temores sobre las implicaciones para la salud del 5G pero tienen que ver con el cáncer y no con las infecciones virales".

De las teorías a los actos, arde una antena en el Reino Unido

En medio del creciente enfado popular y sospechas con el tema, la semana pasada ardió una antena de 5G en Birmingham, Reino Unido. Muchos usuarios respondían al tuit que mostraba el incendio animando a este tipo de comportamientos o compartiendo teorías sobre los peligros del 5G.

Un usuario en Facebook decía: "Destruyan todas o quémenlas. Salvar vidas - si la policía te pregunta qué te llevó a hacerlo, es simple".

"Las vidas son preciosas y estas cosas están destruyendo la vida. Es una vergüenza para el gobierno saber lo que está pasando en el mundo pero callarse y culpar a las ratas y murciélagos en China" comentaba otro.

El proveedor de red EE dijo a Euronews en un correo electrónico que sus ingenieros estaban evaluando la causa de un incendio en una torre de Birmingham que había causado "daños significativos".

La empresa dijo: "Si resulta que fue un incendio provocado, lo que parece probable en este momento, trabajaremos para ayudar a la policía de West Midlands a identificar al culpable. Suprimir deliberadamente la conectividad móvil en un momento en que la gente necesita más que nunca estar conectada entre sí es algo imprudente, perjudicial y peligroso. Intentaremos restaurar la cobertura total lo más rápido posible, pero los daños causados por el incendio son significativos."

La policía de West Midlands aún no ha confirmado la causa.

Mientras tanto, Mobile UK, un sindicato de proveedores de telefonía móvil británicos denuncia que la tensión está teniendo consecuencias en sus trabajadores. "Algunas personas están agrediendo a nuestros trabajadores y amenazando con dañar la infraestructura".